El Hotel Ametlla Mar abre sus puertas en medio de controversia

El Hotel Ametlla Mar, ubicado en la urbanización Roques Daurades de l'Ametlla de Mar (Tarragona), abrió este fin de semana sus puertas tal y como anunció a pesar de no estar inscrito como establecimiento hotelero por la Consejería de Industria, Comercio y Turismo.

El Hotel Ametlla Mar, ubicado en la urbanización Roques Daurades de l'Ametlla de Mar (Tarragona), abrió este fin de semana sus puertas tal y como anunció a pesar de no estar inscrito como establecimiento hotelero por la Consejería de Industria, Comercio y Turismo. Según informó a Europa Press uno de los administradores de la sociedad constructora del establecimiento, Josep Pagés, el viernes se presentó a la consejería la documentación para formalizar la inscripción del hotel en el registro de actividades como establecimiento hotelero, un trámite sin el que el establecimiento no puede abrir sus puertas. Pagés informó que, a pesar de no estar inscrito en Turismo, el hotel dispone de todos los permisos municipales necesarios, por lo que "se ha abierto como se hace en el 99,9 de los casos". Pagés también aseguró que desde la promotora no se considera que "haya razones para que se paralice la inscripción del hotel en el registro", tal y como apuntaron algunas informaciones, por lo que se espera completar el trámite normalmente. Por su parte, el Ametlla Mar abrió comenzó a recibir a turistas procedentes de agencias mayoristas y con reserva previa. Durante el día de su inauguración se esperaba llenar 100 de las 250 habitaciones de que dispone el hotel. "Durante la próxima semana esperamos llenar todas las habitaciones", informó Pagés. El hotel tenía previsto abrir hace dos semanas, pero "la entrega de la obra se retrasó" y las reservas que ya se tenía contratadas "se derivaron a otros hoteles" después de informar a las agencias mayoristas, principales clientes del nuevo establecimiento, según explicó el administrador. Sobre el hotel Ametlla Mar pesa una orden de derribo parcial dictada por la Agencia Catalana del Agua (ACA), que afecta exclusivamente "a las obras que se han hecho para canalizar el barranco de Bon Capó", según recordó Pagés, que añadió que la promotora recurrió este dictamen y se está a la espera de un fallo judicial, "hasta que no se produzca no tocaremos ni una piedra", añadió. El informe en que se basó la ACA para dictaminar el derribo considera que la instalación hotelera está construida "en una zona inundable peligrosa, sin que la canalización en fase de ejecución dé garantías para salvaguardar la seguridad de personas y bienes en caso de avenidas". Además, en el informe de la ACA se establecía que las obras de canalización "aumentan la superfície inundable aguas arriba". 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.