La próxima temporada turística peligra en La Costa del Sol por los destrozos en las playas

La incertidumbre del sector turístico se ve agravada en la Costa del Sol por los destrozos que los temporales han causado en 50 kilómetros de litoral malagueño. Los hoteleros piden soluciones definitivas para conservar las playas, la Junta urge la regeneración y el Gobierno reconoce que no podrá hacer nada antes de Semana Santa.

La incertidumbre del sector turístico se ve agravada en la Costa del Sol por los destrozos que los temporales han causado en 50 kilómetros de litoral malagueño. Los hoteleros piden soluciones definitivas para conservar las playas, la Junta urge la regeneración y el Gobierno reconoce que no podrá hacer nada antes de Semana Santa. Los temporales de Levante que se desataron los primeros días de enero han provocado fuertes daños en la Costa del Sol. Hay playas desaparecidas y otras sensiblemente reducidas que necesitan aportación artificial de arena. Los municipios de la zona oriental (Vélez-Málaga, Torrox y Algarrobo) han sido los más afectados. Sólo en Vélez el ayuntamiento ha tasado en 4,5 millones de euros el valor de los daños ocasionados en sus 22 kilómetros de costa. En el área occidental, Fuengirola y Benalmádena han sido los municipios más afectados, si bien, ayuntamientos como Marbella exigen inversiones de 2,6 millones de euros para reparar los desperfectos. La Dirección General de Costas, organismo integrado en el Ministerio de Medio Ambiente, comenzó el 9 de enero a evaluar la situación. El subdelegado del Gobierno en Málaga, Carlos Rubio, calcula que a finales de la semana próxima habrá concluido el informe y podrá tenerse una valoración global de los daños. A partir de ahí se iniciarán los trámites para abordar con carácter urgente la recuperación y regeneración de las playas afectadas. En cualquier caso, las obras "salvo cosas puntuales" no estarán listas antes de Semana Santa. Es más, el subdelegado del Gobierno admite que sólo "podrá haber medianamente garantías" de que se habrá recuperado el litoral para el verano. En un momento en el que la incertidumbre sobrevuela el negocio turístico, afrontar la Semana Santa con parte de las playas desaparecidas o sensiblemente reducidas, con duchas y servicios destrozados, ha encendido los ánimos del sector turístico y prendido la mecha de la controversia política. El presidente de la patronal hotelera de la Costa del Sol, Miguel Sánchez, reclama una solución definitiva. "Todos los años pasa lo mismo, antes o después se hacen arreglos, pero provisionales. Las Administraciones no toman en serio a la industria turística y mucho menos al segmento de sol y playa, que representa el 75% de la actividad". El Gobierno, en cambio, rechaza que puedan existir las soluciones definitivas que demandan los hoteleros. Su representante en Málaga aconseja resignarse a "hacer actuaciones de mantenimiento cada dos o tres años y aporte adicional de arena cada 10 ó 12", asegura Carlos Rubio. El consejero de Turismo de la Junta de Andalucía, el andalucista José Hurtado, sostiene que el Gobierno "se despreocupa" del turismo andaluz, "porque Andalucía no es del PP, por eso mantienen esa actitud tan sectaria". Hurtado reivindica que la regeneración de las playas de la Costa del Sol esté lista para Semana Santa: "Es la fecha en la que empieza el turismo nacional y es imprescindible dar una buena imagen. Si no, difícilmente podremos tener un buen verano". (Encarna Maldonado, diario Cinco Días, 17/01/02) 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.