Diario 5352 17.08.2018 | 11:06
Hosteltur: Noticias de turismo

Hoteles boutique devuelven el esplendor a Zona Colonial de Santo Domingo

7 febrero, 2002
La historia, belleza y magia que definen a simple vista la ciudad colonial ha sido el móvil para que cadenas hoteleras tanto internacionales como nacionales instalen en su corazón los denominados hoteles boutique. Casas, calles y monumentos, guardan como un tesoro la memoria de lo que hace más de 500 años fue la primera ciudad del Nuevo Mundo, atractivos que suelen seducir a los visitantes que vienen a República Dominicana en busca de lo cultural e histórico.
La historia, belleza y magia que definen a simple vista la ciudad colonial ha sido el móvil para que cadenas hoteleras tanto internacionales como nacionales instalen en su corazón los denominados hoteles boutique. Casas, calles y monumentos, guardan como un tesoro la memoria de lo que hace más de 500 años fue la primera ciudad del Nuevo Mundo, atractivos que suelen seducir a los visitantes que vienen a República Dominicana en busca de lo cultural e histórico. Los hoteles boutique tienden a alojar a viajeros que quieren adentrarse a lo que es la esencia del destino que visitan. Desde que la ciudad colonial se vistió con este tipo de hoteles, el esplendor y dinamismo ha vuelto a la zona, ya que estos establecimientos, los cuales se caracterizan por no tener más de 100 habitaciones y por el servicio personalizado que ofrecen, tienen toda una oferta complementaria al doblar de la esquina. El Grupo Accor, de origen francés, fue de las primeras cadenas internacionales que llegó al casco antiguo con este concepto hace tres años, tiempo que le ha servido para desarrollar dos hoteles boutique: el Sofitel Francés y el Mercure Comercial. La cultura y lo autóctono están entre los elementos que suele destacar la cadena Accor cuando desarrolla un proyecto hotelero en un país, de acuerdo a la explicaciones de Nuria Lakhdar, gerente general. En este caso el Grupo Accor prefirió la riqueza cultural, histórica y arquitectónica de la ciudad colonial para expandir dentro de la industria turística esta temática de la hotelería. Uno de los dos hoteles que tienen es el Sofitel Francés, calificado como su marca de lujo, de cinco estrellas, y el cual pone de manifiesto todo el ambiente de una casa colonial. Sólo tiene 19 habitaciones, lo que le da un toque íntimo y exclusivo al establecimiento. Todas están provistas de aire acondicionado, caja de seguridad, teléfono y minibar. Para la ejecutiva, los hoteles de la ciudad colonial son una llave para promocionar el destino República Dominicana, ya que según el testimonio de muchos turistas, esa urbe da la oportunidad de conocer las raíces dominicanas. Debido a que este tipo de establecimiento es una tendencia en auge en la zona, la cadena Accor dentro de sus proyectos de expansión abrirá en mayo del 2003 el Hostal Palacio Nicolás de Ovando, el cual tendrá clasificación de cinco estrellas y contará con 106 habitaciones. La ocupación de este tipo de establecimiento es de lunes a viernes. Según la gerente de Accor en el mes de enero su ocupación estuvo en un promedio de 78 por ciento. Parte del atractivo es que el turista tiene la oportunidad de recorrerla a pie y conocer la historia de cada monumento y edificación, así como de disfrutar de la oferta complementaria como restaurantes temáticos, bares y discotecas, gift shops y tiendas por departamentos. Con la ventaja de que todo se hace de camino al hotel. Entre los visitantes que más buscan este tipo de turismo están los europeos (de Francia, Alemania, Italia), seguido por los estadounidenses y canadienses y un mercado que está emergiendo en las islas del Caribe (San Martin, Guadalupe e Islas Canarias). (Listín Diario, 07/02/02)

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.