Alemania: Thomas Cook obtuvo un beneficio antes de impuestos de 91,9 millones de euros en 2001, un 289,4 por ciento más

El Grupo turístico alemán Thomas Cook obtuvo un beneficio antes de impuestos de 91,9 millones de euros en 2001, lo que supone un incremento del 289,4 respecto al año anterior, informó en rueda de prensa celebrada ayer en Alemania el presidente de la junta directiva del Grupo, Stefan Pichler.

El Grupo turístico alemán Thomas Cook obtuvo un beneficio antes de impuestos de 91,9 millones de euros en 2001, lo que supone un incremento del 289,4 respecto al año anterior, informó en rueda de prensa celebrada ayer en Alemania el presidente de la junta directiva del Grupo, Stefan Pichler. Estos datos incluyen los resultados de Thomas Cook en el Reino Unido, que fue adquirida en abril de 2001 y las ganancias procedentes de la venta de acciones Thomson por 41,2 millones de euros y de la venta de aviones por valor de 47,9 millones de euros. Excluidos los resultados de Thomas Cook, el beneficio antes de impuestos alcanzó los 58,7 millones de euros, un 148,7 por ciento más. En cuanto a los ingresos del consorcio, se situaron en los 7.900 millones de euros, un 58,3 por ciento más, mientras que excluidos los datos de Thomas Cook en Reino Unido fueron de 5.700 millones de euros, un 13,7 por ciento más. Por su parte, el beneficio del Grupo antes de impuestos y amortizaciones del fondo de comercio (EBTA) fue de 155,2 millones de euros si se incluyen los datos de Thomas Cook en Reino Unido, un 160,9 por ciento más; mientras que se situó en los 85,3 millones de euros, un 44,5 por ciento mas excluyendo la división inglesa. Asimismo, el Grupo Thomas Cook consiguió en 2001 reducir la caída de sus márgenes, que se venía produciendo en años anteriores. El margen de producto bruto mejoró un 2,4 por ciento, situándose en el 31 por ciento. El nivel de ocupación de la compañía entre enero y marzo de 2002 se situó en el 83 por ciento. El presidente de Thomas Cook reconoció que en el primer trimestre se han obtenido cifras negativas, aunque explicó que normalmente es así y luego se equilibra con los resultados obtenidos en verano. Así, el número de clientes se redujo un 21 por ciento y el volumen de negocio cayó un 13 por ciento respecto al mismo período del año anterior. En cuanto al EBTA, se redujo un 1 por ciento, aunque hay que tener en cuenta que los datos del primer trimestre no incluyen a Thomas Cook en el Reino Unido, y en el primer trimestre de 2002 ya están recogidos. "Tradicionalmente en invierno se registran pérdidas", resaltó Pichler, quien aseguró que la compañía "ha salido con buen paso y tiene buenas perspectivas de cara al verano". En este sentido, dijo que en invierno se produjo una reducción del 17 por ciento de la capacidad y es probable que también se haga en verano, aunque hasta que no pase la Semana Santa no se podrán dar cifras concretas. Sin embargo, reconoció que esta posible reducción de capacidad de cara al verano, afectará al mercado español. "Hay que tener en cuenta que el 40 por ciento de nuestros clientes viajaron a España en 2001", añadió Pichler. Por otro lado, en cuanto a los planes de crecimiento previstos por el Grupo, el presidente resaltó que la consolidación en Europa "ya está prácticamente realizada", y a partir de ahora la compañía se va a centrar en la mejora de los resultados y la eficiencia. En este sentido, explicó que no se van a producir nuevas compras a parte de la cadena de viajes en Países Bajos, cuya operación "todavía está en fase de negociación" Uno de los nuevos proyectos de Thomas Cook ha sido la creación de la aerolínea chárter Thomas Cook Airlines Belgium, que comenzará a ofrecer vuelos en Bélgica "probablemente" a partir de la tercera semana de marzo, una vez obtenga los derechos de vuelos pertinentes. El Grupo operará con cinco Airbus A320 que han sido alquilados a la compañía JMC, también integrada en el Grupo Thomas Cook. La idea de la compañía es, de este modo, ajustar y flexibilizar sus capacidades, "desviando aviones a aquéllos mercados que lo requieran", dijo Pichler. Asimismo, Thomas Cook tiene prevista la adquisición completa de una cadena de viajes en Países Bajos y la integración continua de las secciones de la empresa en Gran Bretaña, así como el desarrollo de los conceptos de franquicia en Alemania para optimizar la situación de sus negocios actuales. Otro de los objetivos del Grupo para 2002 es la apertura hacia nuevos mercados, especialmente, en India y China. Por otro lado, el Grupo puso en marcha un plan de garantía de resultados tras los atentados del 11 de septiembre denominado 'Triple T', en el que, aparte de la reducción de plantilla y de capacidad, se incluían hasta 400 medidas que le han permitido mantener márgenes de beneficios estables, aunque con una caída del 15 por ciento en el volumen de negocio. El objetivo de Thomas Cook es conseguir una reducción de sus costes de 120 millones de euros hasta 2005. (HOSTELTUR) 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.