Este verano no se ha producido la esperada inflexión de ventas

Lo que más preocupa a las agencias de viajes es el miedo del cliente a gastar

Este verano ha parado la caída de ventas que se venía produciendo desde 2008, pero el sector de agencias de viajes no se fía. Esperaban un punto de inflexión y mayor repunte del que ha producido, y miran con expectación el comportamiento de un mercado marcado por la incertidumbre

Las agencias de viajes están pendientes del comportamiento del consumo, y son conscientes de que, aunque la crisis toque fondo, el mercado tardará al menos un año en recuperar la confianza. “Lo que más preocupa al sector es el bajón de las ventas a pie de calle. Por la crisis, pero también por el miedo a gastar de la gente ‘por si acaso’. Hay mucha incertidumbre ante la posibilidad de que el mercado no se recupere”, apunta José Luis Muñoz, presidente del Grupo Europa Viajes. 

Muñoz añade a ese factor de preocupación el de “la competencia desleal de ciertos proveedores, como las cadenas hoteleras que, no sólo por intenet, nos hacen dumping ofreciendo tarifas en su venta directa a la que las agencias sólo pueden llegar descontando su comisión. Esto es inaceptable. Eso general desconfianza hacia el proveedor, así no se puede trabajar”.

Hay que pagar las nóminas y el BSP

En el sector existían esperanzas esta primavera de que el verano fuera mejor de lo que ha sido. Que si bien ha experimentando un ligerísimo crecimiento de reservas, más que de ventas, no ha marcado la inflexión prevista. En este sentido, Francisco Carnerero, presidente de ACAV, indica que “la gestión del día a día de las pymes es muy cortoplacista. La crisis está durante más de lo que se pensaba”.

Lo que más preocupa a las agencias de viajes es el miedo del cliente a gastar

Y añade que “es cierto que las pymes tienen la ventaja, frente a las grandes redes, de una mayor flexibilidad a la hora de reaccionar, pero a veces no es tan fácil. Se junta el pago del BSP con los pagos de las nóminas… es complicado. Y es que las perspectivas no son claras, no se ha producido este verano ese punto de inflexión que esperábamos”.

Lo que está claro es que, para la mayoría de las agencias la mayor preocupación es “llegar a final de mes. No tener pérdidas. Si la agencia no pierde dinero, el empresario se da con un canto en los dientes”, declara Luis Felipe Antoja, presidente de AVASA, que añade que “ahora la esperanza está en que la crisis toque fondo, que parece que así será, para ver si se remonta la actividad y se entra en rentabilidad, dado que el sector ha llevado a cabo una profunda reestructuración durante la crisis, que ha hecho que las estructuras sean más reducidas y la empresa más ágil”.

Si bien considera que, “no obstante, hay que tener en cuenta que cuando acabe la crisis las agencias deberán esperar al menos un año a que el mercado, las familias, se recuperen, atiendan otros frentes más urgentes, y vuelvan a comprar viajes”. 

En un sentido similar se manifiesta José Redondo, director general de Viajes Redondo:Lo que más preocupa es cómo vendrá 2014, hay incertidumbre. Y, por supuesto, no perder dinero, pero este año ya está hecho, lo que inquieta es el futuro inmediato. Por otro lado, siguen habiendo muchas agencias, pese a los cierres que ha habido. Y, claramente, Internet está restando actividad”. 

 

Comentarios 2

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Pepe21/09/2013 13:09:56

Las cadenas hoteleras tienen conexión directa y fácil, con el público a través de internet. Este paso, que anteriormente venía de la mano de los intermediarios esta siendo "saltado" por la bajada del consumo. Esto desgraciadamente, viene ocurriendo en muchos sectores, los fabricantes salen a la red, a mostrar sus productos, en declive de los intermediarios.

20 Más comentarios del lector Responder

Usuario

Antonio23/09/2013 3:09:53

Aún así los hoteles siguen pagando comisiones a las OTAs, y aunque dispongan de un canal directo como puede ser la web del propio hotel, y en el caso de que disponga de motor de reservas propio, ya que sino tendrían que pagarles comisión a este. Les es difícil competir con grandes agencias como Booking.com o Expedia que destinan presupuestos desorbitados a posicionamiento en buscadores, ya sea SEO o SEM. Además de otros problemas como la usabilidad o diseño de la web. Sólo las grandes cadenas, como el grupo Accor, por poner un ejemplo, consiguen un mayor número de reservas procedentes de su propia web. Otro factor, que tal vez afectaría a las agencias, es la tendencia a "hacerlo tu mismo" que va en aumento, tal vez por un mayor conocimiento de los usuarios a nivel de Internet. Diría que la clave podría estar en una mayor diferenciación o especialización en un tipo de turismo específico por parte de las agencias.

20 Más comentarios del lector Responder

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.