Su director, Javier Friera, intervino en la jornada del IE sobre turismo en la era digital

Impacto de la tecnología en el perfil del cliente del NH Eurobuilding

Su demanda ha rejuvenecido y es más internacional

Javier Friera, director del NH Collection Eurobuilding, ve la tecnología como “una herramienta que te ayuda a conseguir tus objetivos”. Y ya de paso, a impactar en el cliente. No en vano, tras la profunda reforma concluida hace dos años, el NH Eurobuilding se convirtió en el hotel del futuro, según publicó HOSTELTUR noticias de turismo. Friera ha explicado en la jornada celebrada en el IE sobre turismo en la era digital, cómo ha cambiado el perfil del cliente del hotel con la incorporación de los últimos avances tecnológicos a su oferta.

La nueva oferta tecnológica disponible para sus clientes (la mayor pantalla LED curva instalada en un hotel en su bóveda de 300 metros cuadrados, tecnología holográfica, sistemas de videoconferencia de nueva generación y dos habitaciones Living Lab donde se testan las aplicaciones del futuro, entre otras) ha rejuvenecido a su clientela, con una edad media que ha caído 20 años en su demanda actual frente a la anterior a la reforma.

Asimismo ha cambiado la segmentación de la clientela, de manera que el huésped nacional ha pasado de representar un 70% de la demanda al actual 33%, lo que, como ha destacado Friera, “repercute también en el precio medio pues el cliente internacional gasta más y se aloja más días”. De hecho el NH Collection Eurobuilding aumentó un 40% su ADR tras la reforma.

El contar con esos avances tecnológicos le ha permitido también al hotel poder organizar “eventos de impacto, como la primera rueda de prensa con hologramas para presentar una película de Hugh Jackman, o los desfiles y grandes espectáculos que se organizan bajo la bóveda”.

El NH Collection Eurobuilding dispone de la mayor pantalla LED curva instalada en un hotel en su bóveda de 300 metros cuadrados.El NH Collection Eurobuilding dispone de la mayor pantalla LED curva instalada en un hotel en su bóveda de 300 metros cuadrados.

Finalmente la disponibilidad de esas dos habitaciones tecnológicas en las que se pueden probar las últimas innovaciones facilita el que el hotel pueda calibrar si merece la pena o no aplicarlas, a modo de banco de pruebas. En este sentido, como ha explicado el director del hotel, “en ocasiones no tienen el éxito esperado o pueden gustar mucho pero la demanda prevista no te va a permitir generalizar su aplicación porque puede que no satisfaga a todos los clientes y para que tenga éxito tiene que ser de disfrute mayoritario”.

La tecnología por tanto, concluye Friera, “ayuda a conocer mejor al cliente. Por suerte o por desgracia en los hoteles obtenemos todos sus datos, con la obligación por supuesto de su custodia, pero es la mejor base de datos que puedas tener, y hay que gestionarla bien para conocer sus preferencias. Y es que, bien manejados esos datos, puedes hacer llegar al cliente información más precisa de que tienes lo que quiere”.

 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.