¿Auditas tu web?

Cinco mejoras web desde el punto de vista del viajero, no de la marca

Análisis desde el punto de vista del viajero y su experiencia

El sentido común y la lógica deben formar parte de todo proyecto web. En este caso, implementar procesos clave que fomenten la interacción, los tiempos de permanencia y la compra impulsiva debe de anteponerse a tendencias como la que pueda ser una estética demasiado vanguardista.

No sé si tenéis la misma sensación cuando visitáis la web de un determinado destino o de un hotel, ¿realmente esa web está conceptuada desde el punto de vista del viajero o más bien desde el propio negocio para sí mismo? Cuando he hablado con directores de hotel, de camping o técnicos de turismo de determinados destinos siempre me han transmitido esa parte mecánica de la web, ese concepto estructurado y rígido poco amigable con lo que es el famoso y desgastado concepto de “experiencia turística”.

La presencia online de las marcas debe de adaptarse a las necesidades objetivas y subjetivas del viajero. La presencia online de las marcas debe de adaptarse a las necesidades objetivas y subjetivas del viajero.

Me gustaría que reflexionaramos sobre esto y analizáramos nuestra web desde el punto más crítico. La objetividad y el análisis es el mejor camino hacia la mejora y, por lo tanto, debemos ser consecuentes con nuestra imagen online para así conseguir llevarla hacia la fórmula más rentable. Una vez tenemos claro que todo gira entorno al viajero, el resto consiste en analizar necesidades y plasmarlas en la web. Empezamos por plantearnos una serie de preguntas para ver en que medida incurrimos en problemáticas comunes:

  • ¿Realmente el viajero está buscando una web “mega-espectacular”?

No serás el primero que tras realizar una fuerte inversión en una web “maravillosa” se da cuenta de que sus ventas disminuyen. Surgen problemas del tipo “el teléfono no para de sonar” o “nos llegan demasiadas solicitudes de información a través del email”, por determinadas dudas que antes no existían y ahora sí que se plantean. Es importante apostar por webs sencillas, con estructuras simples y no demasiado ambiciosas, primando la solución de “problemáticas” concretas. La estética no está reñida con la usabilidad y, por lo tanto, es importante anteponer la practicidad al diseño.

  • ¿Estamos aportando el contenido que refuerza nuestra reputación online?

Según información extraída del informe Tripbarometer de Tripadvisor 2015: “El 93% de los viajeros de todo el mundo dicen que las valoraciones tienen impacto en sus decisiones acerca de la reserva”. Entonces, si sabemos que el usuario valora las opiniones, no encuentro explicación a que las webs de todos los establecimientos turísticos no tengan integradas las opiniones en sus propias plataformas.

  • ¿El contenido audiovisual es lo suficientemente atractivo?

Si eres de los que recorta en imágenes de mayor calidad o en videos que muestren tu emplazamiento o tus instalaciones, no te sorprendas ya que no eres el único. Detrás de esta problemática existe una falta de visión absoluta sobre cuáles son los factores que refuerzan el proceso de reserva del usuario. Si la problemática de tener un buen producto la hemos superado, ahora solo consiste en contar con un buen profesional y ponernos guapos para la foto.

El mercado ha dado un giro en relación a la venta. No queremos “comprar turismo” como cualquier otro tipo de mercancía sino que queremos invertir nuestro dinero en vivir nuevas y maravillosas sensaciones en espacios determinados. Para llegar a transmitir ese diferencial será clave contar con contenidos que refuercen ese mensaje. Contenido profesional generado por especialistas que conozcan el sector, la actividad o la zona.

Cuando estructuramos nuestra presencia online conviene analizarla como conjunto. Es necesario no focalizar en conceptos puntuales y analizar el proceso del viaje desde sus diferentes etapas. Me parece muy interesante generar tanto la oferta de experiencias como de contenidos dentro de dichas etapas. La compañía Beonprice identifica 8 etapas en el proceso del viaje que nos pueden servir para “auditar” nuestra web.

Tener la capacidad de poder abstraernos y empatizar con nuestro usuario es un aspecto fundamental en la presencia online. Salirnos de nuestra posición de oferta y partir desde el punto de vista de la demanda debe ser indispensable a la hora de planificar el desarrollo de la imagen web de tu negocio. Por lo tanto, conviene hacernos la típica pregunta que se hace cada fín de semana un DJ, ¿pones música para tí o para tu cliente?

 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.