Diario 5513 21.02.2019 | 19:44
Hosteltur: Noticias de turismo
Entrevista con la vicepresidenta y responsable de Sostenibilidad del Grupo Iberostar

Gloria Fluxá: "Queremos contribuir a definir un modelo más sostenible"

10 febrero, 2019
  • "Sería una irresponsabilidad no actuar con mayor rotundidad sobre al impacto medioambiental"
  • "Nosotros no imponemos, queremos que el cliente vaya descubriendo el movimiento con su propia experiencia cuando llega al hotel"
  • "Nuestro reto está en contar bien este movimiento, que el cliente no perciba que lo que se hace es por una reducción de costes"

La cuarta generación del Grupo Iberostar está aún más comprometida si cabe con la protección del medio ambiente. De hecho, de la mano de Gloria Fluxá, su vicepresidenta y responsable de Sostenibilidad, la compañía ha puesto en marcha ‘Ola de Cambio’, un ambicioso movimiento que incluye tres líneas de acción -reducción del plástico, fomento de la pesca sostenible y mejora de la salud costera- y que pretende contribuir a preservar los océanos.

¿Cómo surge la idea de desarrollar ‘Ola de Cambio’?

No es algo que surge de repente, lo llevamos dentro. No hubiéramos podido perdurar como empresa familiar cuatro generaciones sin ser responsables. Es una realidad que cada generación va adaptando a sus tiempos, y en el actual, con la información de que disponemos, somos más conscientes de lo que ocurre y sería una irresponsabilidad no actuar con mayor rotundidad sobre al impacto medioambiental. Así nace el movimiento ‘Ola de Cambio”. En 2017 empezamos a conceptualizar el movimiento, el primer acto fue eliminar las pajitas de plástico y a partir de ahí vino el resto.

El 80% de nuestros hoteles está en primera línea de mar y nos hemos enfocado en los océanos porque no se puede concebir un turismo vacacional sin ellos

¿En qué medida se puede reducir el impacto sobre el entorno de un sector que crece tan rápido?

El año 2017, según la OMT, cerró con más de 1.300 millones de viajeros a nivel mundial, y esto tiene un impacto, y lo que pretendemos desde Iberostar, dentro de la humildad, es aportar nuestro granito para definir un modelo de turismo que sea cada vez más responsable.

¿Por qué tres líneas de acción en el movimiento?

Son fruto de muchas conversaciones y de mucho interés personal. El detonante fue una reunión que hubo en el Foro Económico Mundial, en Davos, donde había una gran diversidad de gente, desde biólogos marinos a ONG, interesada en este tema. Tras hablar con muchos de ellos, empezamos a establecer esas tres líneas de acción. El diferencial del movimiento es que tiene una base científica, que aporta rigurosidad y credibilidad a la hora de concienciar a los clientes.

El Foro Económico Mundial ha incorporado a Gloria Fluxá al grupo de Jóvenes Líderes Globales, integrado por menores de 40 años.

¿Y cómo lo acepta el cliente?

Cuando llega a un hotel lo va descubriendo con su propia experiencia. Nosotros no imponemos, queremos que el cliente vaya descubriendo el movimiento. Si ve que en el baño de la habitación en lugar de muchos elementos hay dispensadores, que en el restaurante hay una fuente de ósmosis en lugar de botellas de plástico… irá preguntando y se dará cuenta de que hay un movimiento.

El reto de saber contarlo

En esta estrategia es fundamental contarlo bien...

Sí, el reto está en contarlo bien para que se entienda, que el cliente no perciba que lo que se hace es por una reducción de costes. Hemos distribuido folletos en los que se explica con detalle el objetivo de cada iniciativa. Por ejemplo, por qué hemos instalado dispensadores en los baños de las habitaciones. En el caso del pescado, es importante que el cliente no lo perciba como una merma de la calidad. Todo lo contrario, si le ofrezco caballa en lugar de atún, tiene que saber por qué le estoy ofreciendo esta opción.

¿Cómo valora el consumidor este cambio cuando llega al restaurante de un hotel Iberostar?

Positivamente. El lujo en el turismo hoy en día viene por la experiencia y para la persona que viene a nuestros hoteles y ve el pescado sostenible es una experiencia más porque pregunta, quiere informarse, se interesa en saber por qué se hace, qué es un pescado certificado…

¿Ha sido complicado sustituir los artículos de plástico por otros materiales?

No es fácil. Hemos ido paso a paso para ver qué sustitutos había y leer la letra fina, qué compromisos tenían de certificación, si son biodegradables como decían, si eran elementos compostables o no. Hay muy pocos referentes homogeneizados, incluso a nivel europeo, que te puedan dar una guía.

Están facilitando así el camino a los que vengan detrás…

Hemos tenido un efecto de contagio, ha habido proveedores que nos han acompañado en este viaje. Eso es positivo, cuantos más se unan, más se allanará el camino y encontraremos mejores alternativas. Hay que unir fuerzas para encontrar cada vez mejores opciones. Mucha gente habla de la guerra al plástico, pero no hay un criterio común sobre cuáles son las mejores alternativas. Sería conveniente desarrollar una hoja de ruta.

"Esta apuesta supone también un elemento diferenciador de tu identidad. Como marca, me gustaría que me elijan también por el valor medioambiental que estamos aportando, no sólo por el servicio"

En el área de mejora de la salud costera, han firmado un acuerdo con la Universidad de Baleares para crear la cátedra Iberostar del Mar...

Lo que pretendemos con este acuerdo es fomentar la formación, que cada vez haya más recursos y estudios relacionados con el mar que a la larga generen más concienciación.

Usted ha sido elegida por el Foro Económico Mundial entre los Jóvenes Líderes Globales. ¿En qué medida esta posición puede contribuir a dar más visibilidad a este programa?

Da visibilidad, y eso es positivo, pero además, gracias a esa plataforma he conocido a la comunidad científica que nos está asesorando en el proyecto.

¿Cómo se han trasladado estas iniciativas a los empleados?

Vimos que los más de 32.000 empleados que tenemos tenían que ser el inicio, sin ellos el movimiento no habría sido posible. Ha habido un gran esfuerzo de formación, hicimos grupos de trabajo y convenciones específicas para cada departamento. Pero también es muy importante escuchar. Tú puedes tener la idea y saber hacia dónde quieres ir, pero, por ejemplo, una camarera de pisos es la persona que gestiona el día a día. De hecho, a medida que el movimiento ha ido avanzando los empleados han venido con muy buenas ideas porque lo han hecho propio.

Filosofía de empresa

¿En qué medida ‘Ola de Cambio' se ha integrado en el modelo de negocio de Iberostar?

El movimiento está cada vez más integrado en nuestra forma de operar, en nuestro modelo de negocio, y también queremos introducirlo en las actividades que el cliente pueda hacer en los hoteles. En temas de animación, por ejemplo, hay actividades específicas relacionadas con los océanos. El 8 de junio es el día de los océanos y ya se ha establecido que los niños puedan hacer actividades relacionadas con los mismos. Pueden hacer manualidades con materiales reciclados del mar, que les ayuden a entender, por ejemplo, por qué no se utilizan ya las pajitas de plástico. Es decir, una serie de acciones que van permeando.

¿Es caro ser sostenible?

En un inicio hay un incremento de costes, pero estamos dispuestos a hacer esa inversión porque estamos convencidos de que a la larga va a generar valor.

En el ámbito del compromiso social, ya que están presentes en 18 países, ¿qué tipo de estrategias llevan a cabo, sobre todo en economías más débiles?

Hay muchas, pero diría que la primera y la más potente es la formación y el acceso a un trabajo estable. La Fundación, que lleva ya 14 años de vida, ha desarrollado acciones muy focalizadas en los niños y en la educación; hemos colaborado en la generación de escuelas con Unicef…

También estáis implantando energías limpias…

En los últimos años hemos establecido iluminación LED, controles domóticos en el aire acondicionado, sensores de luces y en los grifos de las zonas comunes… toda una serie de medidas para reducir el consumo. Nos queda pendiente la parte de aguas. Estamos desarrollando un plan piloto para la reutilización de las aguas grises mediante energías renovables. También estamos estudiando de qué forma podemos utilizar manglares para un segundo nivel de filtrado para todos los excedentes de aguas negras.

Esta revista forma parte de los contenidos de la revista HOSTELETUR de enero-febrero, especial Fitur. Puede descargarla en formato PDF en el siguiente enlace:

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.