Diario 5456 17.12.2018 | 19:15
Hosteltur: Noticias de turismo
Un post de Caterina Jaume

Estudios de Turismo, ¿una carrera en versión Beta permanente?

¿Turismo? ¿Para quién? 29 agosto, 2011
  • "Y es que no es fácil, aunque otros crean que sí, estudiar aspectos turísticos. No es fácil conocer, jugar y negociar con el ocio de la gente"

¿Qué es lo que se estudia en la Diplomatura de Turismo? ¿Para qué se estudia, con qué objetivos y con qué contacto con la realidad? En este post, Caterina Jaume cuestiona el enfoque actual de los estudios en esta materia, que parecen haberse situado en una versión Beta permanente, y aboga por que de una vez desaparezca el gran interrogante que pesa sobre los propios estudios y el futuro de quienes los realizan. ¿Turismo? ¿Para quién?

¿Qué seremos de mayores los que hemos estudiado turismo? Ésta es la pregunta eterna. La mayoría de los que terminan la carrera de turismo no saben hacia dónde dirigirse para buscar trabajo. No existe un puesto concreto para el diplomado en tal materia. Por tanto, el que termina dicha carrera, sale de la universidad con un enorme interrogante.

La sociedad, la empresa privada y el sector público no son, todavía, capaces de valorar el hecho de que existen jóvenes interesados por estudiar el fenómeno que más fuentes de ingresos genera en las Islas Baleares. Digo que no son capaces porque apuestan poco por nosotros y permiten que jóvenes formados aburran el turismo.

Una carrera en versión Beta permanente

Por otra parte, está la universidad. Ésta no se salva. La mayoría de alumnos que llegan a esta carrera empiezan sin saber qué van a estudiar. Desde mi punto de vista, los responsables de la carrera tampoco saben qué saldrá de ahí. Pareciera que la carrera sigue en versión beta y el problema es que lleva años en ese estado. No se adapta a los cambios y no progresa (adecuadamente).

Algunos de los que hemos estudiado los 3 años de diplomatura, nos hemos quedado con ganas de más y estamos hoy realizando estudios de posgrado para profundizar más en el tema. Nos exigen ser críticos, pues lo que estudiamos aún no está consolidado. La literatura se está elaborando y,nosotros, ayudamos a elaborarla.

Gestionando el ocio

Y es que no es fácil, aunque otros crean que sí, estudiar aspectos turísticos. No es fácil conocer, jugar y negociar con el ocio de la gente. Justamente de ésto es de lo que se trata: gestionar el ocio de la gente. ¿Cómo poner precio al ocio? ¿Y a los servicios que lo generan? Este ocio depende de muchas variables y eso nos obliga a tener que adquirir la capacidad de aplicar. En el turismo se aplican aspectos muy variados. Hay que tener en cuenta a la sociedad residente, hay que cuidar el entorno ya que éste forma parte del servicio que se ofrece, etc…

Muchos creen que el turismo debería ser eso, aplicaciones de otras materias. Y lo es, pero se tendría que normalizar la esencia propia de este campo. Me refiero a que, al haber tanta aplicación, se corre el peligro de no asignar a dicho término una función concreta. Sería bueno partir del vocablo turismo como ciencia. Insisto, muchos no parten por ahí.

La verdad es que el máster me está ayudando a ver las cosas diferentes. Me está motivando y obligando a ser crítica y objetiva en un mundo lleno de subjetividades, como es el turismo.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 6
Y yo que pensé que eso solo se daba aca en Perú. Todo indica que el problema es global.
Gracias a Caterina por proponer el debate y a todas las persona que han añadido sus comentarios. Como profesor que me dedico a la docencia en turismo, me ha encantado observar, una vez más, la visión que se tiene de la formación turística. Hay que decir, que, en general, la educación experimenta un periodo de revisión, entendido como proceso de mejora necesaria, fruto de los cambios experimentados en la sociedad. Estos cambios, surgen, especialmente a partir de la expansión del nuevo paradigma de de la sociedad del conocimiento y de la sociedad red. Desde entonces, ya nada es igual en el mundo del conocimiento y las personas, muchos mejor informadas y con mejores instrumentos para razonar y tomar decisiones, encuentran a faltar elementos que optimicen los procesos más importantes en su vida cotidiana. La formación, sería uno de ellos, pero también su relación con el trabajo, sus relaciones sociales, su gestión del tiempo, la condición socio-económica e incluso, su relación con la política y las decisiones que desde este ámbito le afectan. No es e extrañar, pues que experimentemos quejas y reclamaciones plenamente justificadas. Por ello, he creído necesario aportar un elemento de información al debate, explicando la forma como se han ido elaborando los nuevos programas de formación universitaria en turismo. Para empezar, la formación universitaria inición un cambio dentro de un programa que afectaba a todos los países de la UE, conocido como Plan Boloña, que preveía una formación más orientada a la adquisición de competencias por parte de los estudiantes, de modo que pudiesen ejercer mejor su profesión. En una segunda etapa de formación, una vez alcanzado el grado universitario, l@s graduada@s podrían seguir una formación (a tavés de los Másters) de mayor capacitación profesional, por un lado, o de capacitación para la investigación. En España, en 2004 se publicó el LIBRO BLANCO DLE TÍTULO DE GRADO DE TURISMO (www.aneca.es/media/359791/libroblanco_turismo_03.pdf) en el que, basándose en las competencias que los profesionales dle turismo podrían necesitar en cada una de las áreas de trabajo previstas. La complejidad de un sector como el turismo, donde la cantidad de profesiones es muy variada, resulta casi imposible poder incluír formación para todas ellas y podríamos decir que la tendencia de este libro fué hacer una propuesta de curriculums de grado, que formasen a profesionales capacitados para la gestión de los diferentes servicios que incluye el turismo. A partir de las propuestas del Libro Blando, las diferentes universidades españolas elaboraron sus programas de grado que sometieron a la ANECA y al Ministerio correspondiente para su aprobación. Entre las ventajas que este nuevo método ha supuesto hay que destacar que permite la existencia de programas mejor orientados a la demanda, ya que cada universidad puede realizar estudios de mercado respeto de las necesidades profesionales de formación en su territorio. No hay que olvidar, sin embargo, que la formación universitaria no pretende ser una formación profesional intrinsecamente, si no una formación de conocimientos y competencias. Existen también en España, ciclos de formación profesional para la capacitación de los trabajadores en muchas de las profesiones relacionadas con el turismo. Otro tema, es que, tradicionalmente, en nuestro país se ha preferido estudiar en la universidad antes que cursar unos estudios de FP, considerados de menor categoría. Así encontarmos que en el sector servicios, está llenode dependientes o de comerciales con licenciaturas en historia o en filología, por citar algunas y sín ninguna capacitación profesional para su trabajo, que podrían haber conseguido en los centros de FP. Entraríamos aquí en la discusión de como escogen los estudiantes de bachillerato su formación, en base a qué criterios. En la mayoría de los casos, no lo hacen en base a la demanda de l mercado del trabajo, si no en base a sus intereses (muchas veces bastante desconocidos a tan temprana edad). Por mi experiencia, puedo afirmar rotundamente que la grandísimia mayoría desean poder trabajar en algo que les aoprte muchos ingresos, sin embargo, todos quisieran ser jefes para empezar. Evidentemente no hay nada más lejos de la realidad social que estas expectativas. Por esto, la gran desilusión de la mayoría de estudiantes de cualquier carrera cuando terminan sus estudios. El mercado es incapaz de responder. En los estudios de turismo se han venido haciendo prácticas desde siempre y, en la mayoría de los casos, han servido, aunque, en la coyuntura actual, parece más que el mercado considere estas prácticas como una fuente de mano de obra barata, más que como una verdadera formación profesional. Alemania, el país europeo que indudablemente mejor gestiona su actividad productiva, dispone de un marco de formación en la empresa que incluye la figura del aprendiz y la del maestro, dentro de un entorno bien regulado y controlado por el propio sector productivo, en colaboración con los centros de formación. Seamos sinceros, ésto no sucede en España y tienen culpa de ello, tanto las empresas como la administración. La Universidad ha manifestado en incontambles ocasiones su opinión, pero quien debe regular es la administración. Debates como el que ha abierto Caterina son necesarios porqué permiten sacar a la luz los problemas de un sector como el de la formación turística en el que todos los actores se deberían sentir vinculados. Si las propuestas del LIBRO BLANCO sobre las competencias del grado ya no sirven (a pesar de que fueron elaboradas con un debate estrecho entre universidad y sector) debería hacerse patente. Sin embargo, por las aportaciones al debate que empezó Caterina, me parece que el problema principal no es tanto la inexistencia de programas formativos adecuados, como la falta de información de donde formarse mejor para cada caso y para cada tipo de profesión turistica. Las UNiversidades uede ser que tengamos algo de culpa en ello, pero, quien debería informar a los estudiantes deberia ser la administración. Existen oficinas dedicadas, pero quizas no sean suficientemente eficaces. En cualquier caso, como profesor tomo nota de ello y pienso moverme para intentar corregir, dentro de mis posibilidades esta deficiencia.
Avatar Diana Castillo Diana Castillo hace 7 años
Hola a todos. Tengo 24 años y me faltan 2 asignaturas para terminar la carrera, 2 chinas en el zapato, ejemplo de la incompetencia de los profesores, y en este caso es cierto, si fuera problema mio no habria mas del 60% de suspenso cada año. Pero bueno he venido a hablar del tema que nos ocupa, la versión beta de la carrera de turismo y comentaros los cambios que han hecho para pasar al grado. En mi facultad, la de Málaga se ha limitado a separar en dos muchas asignaturas, cosa que será de agradecer porque el temario era excesivamente extenso para el tiempo del que se disponía. Pero hay dos cambios muy importantes en estructura. Ahora son 4 años. Los 3 primeros son todas las asignaturas obligatorias, incluidos los idiomas. Pero solo dos, pues tienes que elegir entre francés o alemán, cosa que veo mal porque seria bueno dar los 2. Hablando de la generalidad de la carrera, es bueno o malo según tus expectativas de futuro. Por ejemplo, yo no tengo una vocación clara, por lo que quiero pasar por diferentes puestos antes de decidirme por alguno. Por que ninguno es perfecto, y aqui hablamos de la poca valoración que se tiene a los de turismo, lo mismo comparado con los de FP que con los de ADE, y por mucho que me pese es normal, porque los 2 vienen mejor preparados en lo suyo, porque nosotros por un mes de practica no llegamos a la especialización de los de FP y tampoco a la especialización en dirección de empresas que tienen los de ADE. Por lo cual concluyo que a mi me viene bien el saber un poco de todo, asi sé mejor como elegir pero vendría bien una mejor regulación laboral del sector.
Como Diplomado en turismo y estudiante de un Master, comparto gran parte de tus inquietudes y me gustaría matizar ciertos puntos subjetivos, basados en mi experiencia. 1) La carrera de turismo no está orientada a las necesidades del mercado turístico actual. Es ambigua. La contabilidad, estadística o Mkt son standars y muy poco especializadas. Ésto queda reflejado en que la mayoría de mis compañeros actualmente ya no pertenecen a este sector. 2) las empresas no saben que esperar de un profesional del turismo. El viejo paradigma de recepcionista y reservas sigue presente hoy en día y muchos somos ejemplo de ello. 3) El sector turístico está altamente burocratizado, por lo tanto no ofrece oportunidad de desarrollar una carrera profesional a los jóvenes con inquietudes. 4) Dentro de dicho concepto, la experiencia internacional está infravalorada. Sino se sabe que esperar de los estudiantes del sector, tampoco se puede valorar sus carreras profesionales de un modo objetivo. 5) Se valora más un trabajador orientado únicamente al aumento de ingresos a corto plazo, en detrimento a la experiencia del cliente. Aquel profesional que aplica los conocimientos adquiridos durante sus estudios, pretenda generar valor añadido o esté orientado en exceso al cliente, no encajará en la gran mayoría de estructuras organizativas de la empresa turística actual. Este es mi conocimiento empírico sobre el sector a fecha de hoy y desearía que alguien escéptico diera un punto de vista más objetivo. un saludo.
Me diplomé en turismo en 2004. Si ahora me preguntaran si volvería estudiar turismo diría que no. Estudiaría Empresariales o ADE y luego me especializaría con un master. Tengo la sensación que, aún para empresas turísticas, en el CV se valora mejor un ADE que un Turismo, tienes que empezar por call center, recepcionista, mostrador agencia viaje, checkin aeropuerto, informadora, camarera... Porqué cuándo las empresas tuísticas no buscan entre los candidatos que tienen turismo cuando abren posiciones para financiero, community manager, SEO, SEM, promoción y planificación de destino, márqueting, MICE, auditoría, RRPP....
Avatar Caterina Jaume Caterina Jaume hace 7 años
Gracias por vuestras aportaciones. Vuestras palabras, junto a las mías, no son más que otra demostración de que se necesita un cambio y se necesita ya, pero es evidente que este cambio no interesa a todo el mundo... Un saludo

Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.