Diario 5405 18.10.2018 | 15:23
Hosteltur: Noticias de turismo

Las reservas de viajes para Semana Santa caen un 50% por la crisis de Irak

20 febrero, 2003
El ambiente de temor ante una guerra en Irak está afectando al volumen de reservas de cara a las próximas vacaciones de Semana Santa. A día de hoy, las agencias están viendo reducidas las contrataciones de viajes a la mitad y los hoteles estiman que sus reservas para el verano están por debajo, un 16%, de las del pasado año.
El ambiente de temor ante una guerra en Irak está afectando al volumen de reservas de cara a las próximas vacaciones de Semana Santa. A día de hoy, las agencias están viendo reducidas las contrataciones de viajes a la mitad y los hoteles estiman que sus reservas para el verano están por debajo, un 16%, de las del pasado año. Hoteleros y empresarios del sector turístico español consideran que la situación de incertidumbre en la que nos encontramos está afectando gravemente en las decisiones de los turistas a la hora de viajar. Por este motivo, respecto a enero del año pasado, las agencias de viaje están a la mitad de las reservas contratadas para las próximas vacaciones de Semana Santa, según el presidente de la cúpula de agencias de viajes (Caave), Jesús Martínez Millán. El viajero, explica, 'se siente vulnerable y no sabe nada de lo que pasará mañana, si habrá guerra, las consecuencias que tendrá, ni cuánto tiempo durará'. Por esta razón, 'retrasa su salida hasta el último momento', añade. Martínez Millán cree que 'las reservas con antelación son cada vez menos frecuentes y hasta los alemanes y británicos contratarán sus viajes a ultimísima hora'. En la mayoría de los casos, apunta, 'el hotelero, al comprobar que la gente no se anima a viajar, bajará los precios para incentivar la demanda. Esto se traducirá en una caída de la calidad del servicio para el cliente y en menores ingresos para el empresario'. No obstante, los agentes turísticos coinciden en asegurar que 'España no será un destino especialmente castigado por una posible situación bélica, como ha sucedido en pasados conflictos'. Entonces, 'nuestro país se convirtió en un destino refugio para muchos turistas europeos', dice. Países próximos o relacionados con el conflicto, como Egipto o Turquía, 'podrían estar más afectados por la crisis', prosigue. Las cadenas hoteleras también consideran que 'este estado prebélico se traduce en inseguridad y en menores niveles de reservas en los establecimientos españoles'. Sin embargo, confían en que este año, al iniciarse las vacaciones más tarde, en abril, 'el buen tiempo ayudará a llenar los hoteles, aunque sea a última hora', señala Valentín Ugalde, secretario de la Federación Española de Hoteles. Los establecimientos de sol y playa comenzarán a abrir sus puertas, precisamente en abril, e incluso en el mismo periodo vacacional de Semana Santa; aunque comunidades como Baleares, que sufre la caída más alta de ocupación, por la recesión en la llegada de turistas de Alemania, presentará sorpresas y mantendrán cerrados más hoteles de costa de lo que suele ser habitual, según fuentes de la industria. De hecho, más de un 25% de los británicos ha pospuesto los viajes que tenían planeados por miedo a que se declare una guerra, según un sondeo divulgado por la mayoría de agencias británicas.Pese a que los expertos consideran que el turismo de negocios continua intacto ante la amenaza de guerra en Irak, algunas comunidades como Andalucía están sufriendo cancelaciones hasta del 60% de las reservas realizadas por estadounidenses, que venían a celebrar algún tipo de encuentro de trabajo, según la Federación Andaluza de Agencias de Viajes. Esta situación de duda 'afecta aún más al turista de aquel país, que eleva su grado de sugestión, surgido tras los atentados terroristas del pasado 11 de septiembre de 2001 y alimentado por su Gobierno', dicen en el sector. Para el verano, el volumen de reservas no parece ser mejor. Los hoteles están un 16% por debajo del nivel del año pasado por estas fechas. A día de hoy sólo se ha contratado 'el 25% del volumen total de reservas', señalan en la Federación Española de Hoteles. Pese a ello, las grandes cadenas, como Sol Meliá, estiman que el año será bueno, 'mejor que el pasado' y que se alcanzarán 'índices muy altos de ocupación'. Las agencias de viajes se aventuran a predecir que será 'un año récord en llegadas de turistas, pero soportará caídas de ingresos debido a las obligadas ofertas que los grupos turísticos harán para llenar sus establecimientos y aviones'. En este sentido, las tarifas aéreas de clase turista se han visto reducidas en un 8,3% durante el último trimestre de 2002 por la recesión económica. Para los seis primeros meses de este año, las previsiones también contemplan descensos de los precios, de acuerdo con el European Corporate Travel Index (ECTI), según un estudio trimestral que elabora American Express. . (A.N., diario Cinco Días, 20/02/03)

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.