«Mallorca ya no es la isla de las asistentas»

El Govern balear efectuó ayer un marcado acto de propaganda institucional ante el Estado Federal de Renania del Norte-Westfalia, el más poblado de Alemania, con 18 millones de habitantes y que como el resto de Alemania no se libra de la cara del desempleo: tiene un 10% de paro.

El Govern balear efectuó ayer un marcado acto de propaganda institucional ante el Estado Federal de Renania del Norte-Westfalia, el más poblado de Alemania, con 18 millones de habitantes y que como el resto de Alemania no se libra de la cara del desempleo: tiene un 10% de paro. La comitiva balear, compuesta por el president Francesc Antich y el conseller de Hacienda, Joan Mesquida, a la que se incorporó en el aeropuerto de Düsseldorf el conseller de Turismo, Celestí Alomar, tras su viaje privado a los carnavales de Venecia, se reunió con el vicepresidente del Parlamento del estado alemán, Peer Steinbrück, y otros dirigentes regionales germanos. Steinbrück reconoció que la ecotasa había sido «muy criticada» por la opinión pública alemana, pero confió en que «con el tiempo se entendería», eso sí, si en las Islas «se conservan precios asequibles". El vicepresidente del Parlamento de Renania del Norte-Westfalia destacó que en Alemania existía un impuesto de similares características al de Baleares. «Con esta tasa las ciudades pueden estar más limpias. Siempre que se destine a buen fin, sí que se puede comprender». Steinbrück también reconoció que las cifras de turistas alemanes hacia Baleares siguen decreciendo y culpó esta coyuntura a la crisis económica que padece la aún locomotora económica europea. Sin embargo, el jefe del servicio de visitas del Parlamento, Kleine Tebbe, reconoció que la ecotasa podría haber influido en la caída de turistas alemanes a Baleares, y en concreto, a Mallorca. «Se ha criticado a la ecotasa porque la gente quería vacaciones baratas, pero yo creo que la imagen de Mallorca ha cambiado. Mallorca ya no es la isla de las asistentas. Ahora viajan hasta intelectuales». De otro lado, Antich insistió en que Alemania era un país «muy importante» para los intereses de Baleares y resaltó que la crisis económica alemana había supuesto una «preocupación de nuestro principal mercado, que está en una situación de desaceleración y dificultad económica». «Eso nos tiene que servir para saber qué medidas tiene que adoptar el Govern». Antich asumió errores estratégicos del Govern al precisar que se debería «diversificar los mercados y vender el producto de Baleares de otra manera». Y remató: «Que este mercado (el alemán) esté en dificultades no significa que dejemos de trabajar en él, de mejorar las relaciones entre la sociedad y las instituciones de aquí. Asimismo, el president abogó por promover inversiones alemanas en Baleares como el Parcbit de Mallorca. (A.R., diario El Mundo-El Día de Baleares, 27/02/03) 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.