Diario 5905 27.05.2020 | 12:34
Hosteltur: Noticias de turismo
Edición España. Protocolo elaborado por el ICTE

Campings: las nuevas normas sanitarias imponen el distanciamiento social

Documento consensuado con el sector, elaborado por el ICTE por encargo de la Secretaría de Estado de Turismo 7 mayo, 2020
  • Los clientes deberán aceptar las normas frente al COVID para formalizar la reserva
  • Los empleados deberán llevar el cabello recogido, no portar anillos, pulseras, pendientes o similares
  • Se priorizará el contacto telefónico para que el cliente evite desplazarse a la recepción

Los campings deberán enviar al cliente con reserva, previo a su llegada, la normativa y directrices del establecimiento frente al COVID-19 y este deberá aceptar dichas normas para formalizar la reserva; también deberán indicar las distancias de seguridad en la recepción, la entrada al restaurante, etc; además los empleados deberán llevar el cabello recogido, no portar anillos, pulseras, pendientes o similares; igualmente las empresas deberán “aprovisionarse de mascarillas, guantes y gafas de protección”. Además, “se priorizará el contacto telefónico para que el cliente evite desplazarse a la recepción”. Son algunas de las medidas recogidas en el borrador del protocolo sanitario único para campings, un documento consensuado con el sector, elaborado por el ICTE por encargo de la Secretaría de Estado de Turismo, a falta de ser aprobado por el Ministerio de Sanidad.

Según recuerda el citado protocolo, “el COVID-19 obliga a establecer protocolos para que la reapertura de las instalaciones no aumente el riesgo de contagio comunitario, así como establecer las medidas de protección necesarias para las personas trabajadoras en este sector”.

Este documento será de aplicación “a todos los campings independientemente de su tipología, categoría o tamaño”. Además, se recuerda a los campings que también deberán tener en cuenta el “protocolo de Medidas para la reducción de riesgos higiénico-sanitarios frente al COVID-19 en Servicios de Restauración (ICTE, 2020)”.

El tamaño juega a favor de los campings

Según explica Ana Beriain, presidenta de la Federación Española de Campings, a pesar de las normas de distanciamiento social que impone la nueva normativa sanitaria para evitar el contagio del COVID, "en comparación con otros tipos de alojamientos, los campings lo tendremos algo mejor gracias precisamente a que nuestras instalaciones disponen de mucho espacio".

Por ejemplo, "las terrazas de los campings ya suelen ser amplias, ahora se tratará de separarlas más. Y si un grupo se sienta alrededor de una misma mesa, deberán usar mascarilla o bien ponerse a un metro y medio de distancia".

Respecto a los sanitarios comunes, "los campings ya disponen de duchas e inodoros separados con tabiques, o incluso con lavabos independientes". En todo caso, otra alternativa será "clausurar el inodoro que quede enmedio".

Requisitos generales

Según recoge el protocolo, “el establecimiento debe asumir un compromiso firme con la gestión del riesgo, liderando la implementación sistemática de medidas dirigidas a minimizarlo”.

En este sentido, deberá elaborar “un plan de contingencia, que debe detallar las medidas concretas que va a adoptar para reducir los riesgos de contagio de la COVID-19”.

“Sería conveniente que ese plan de contingencias fuera fruto del consenso entre la empresa y el comité de salud o seguridad (o el comité de gestión en su defecto)”.

En este sentido, “la dirección del camping debe conformar un comité para la gestión del riesgo en caso de no disponer de un comité de seguridad y salud que asuma este papel. De ser así, y que éste no exista, la representación legal de los trabajadores formará parte del comité de gestión formará parte”.

Este comité asumirá la definición de estrategias y toma de decisiones para la minimización de riesgos higiénico-sanitarios por COVID-19.

Uno de sus cometidos, por ejemplo, consistirá en “identificar los riesgos considerando la naturaleza del camping (afluencia de clientes, tipología de clientes, servicios que se presta, etc.)”.

“En función de la tipología o tamaño del establecimiento, si éste cuenta con servicio de prevención de riesgos laborales propio o ajeno, será éste el que realice esta evaluación”, apunta el documento oficial.

El camping deberá proceder a “la asignación de recursos humanos y materiales, incluida la determinación el uso de Equipos de Protección Individual (EPIS) atendiendo a las necesidades derivadas del análisis previo de la evaluación de riesgos laborales”.

También deberá implantarse “un protocolo de actuación en el caso de que un empleado o cliente muestre sintomatología compatible con la COVID-19, siguiendo en todo caso las directrices de la prevención de riesgos y autoridades sanitarias respectivamente, y considerando la revisión de los protocolos de limpieza y desinfección de las superficies potencialmente contaminadas”.

“El camping debe establecer las acciones necesarias para aprovisionarse de los recursos necesarios previstos, así como de los recomendados por las autoridades sanitarias (ej. mascarillas, guantes, gafas de protección)”

En cualquier caso, “el camping debe considerar las restricciones que pudieran existir para el aprovisionamiento de recursos materiales y las limitaciones de servicios que se pudieran derivar de dichas restricciones, valorando en su caso otras posibilidades distintas a las inicialmente propuestas, siempre consensuadas con la representación legal de los trabajadores, que sean factibles”.

“En caso de que en algún momento se detecte falta de recursos materiales, el comité de gestión deberá analizarlo y registrarlo para la salvaguarda de la organización turística y de sus empleados ante las autoridades competentes, pudiendo analizar y proponer recursos y medidas alternativas”.

Empleados

El camping también deberá “planificar las tareas y procesos de trabajo de tal forma que se garantice la distancia de seguridad establecida por las autoridades sanitarias; la disposición de los puestos de trabajo, la organización de la circulación de personas y la distribución de espacios (mobiliario, estanterías, pasillos, etc.), en el centro de trabajo debe adaptarse si fuera necesario”.

“En caso de imposibilidad, se tomarán medidas alternativas para evitar el riesgo de contagio por contacto”.

“En caso de que existan turnos, éstos deben planificarse siempre que sea posible de forma que se concentren los mismos empleados en los mismos grupos de turnos”

“Igualmente, si el personal precisa cambiarse de ropa, debe habilitarse un espacio que permita también asegurar dicha distancia interpersonal o establecer el aforo máximo de los vestuarios de personal, si lo hubiere. Además, se debe mantener el distanciamiento social en reuniones internas”.

Otra obligación será tomar la temperatura a los empleados, por lo que será necesario disponer de un termómetro sin contacto.
Igualmente “se recomienda realizar tests, de acuerdo a criterios sanitarios establecidos por las autoridades sanitarias”
Por otra parte, “si no puede asegurarse la desinfección del método de control horario con contacto (huella, dígitos) en caso de que lo hubiere, debe implementarse un método de control horario que evite el uso de una misma superficie por parte de distintos empleados. En caso de que se opte por la desinfección tras cada uso, debe asegurarse la disponibilidad de una solución hidroalcohólica”.

En caso de que algún servicio se encuentre subcontratado, “la empresa principal supervisará que el personal cuenta con los equipos de protección individual necesarios”.

También deberán establecerse “normas de uso de las instalaciones en la que se desarrolla el trabajo y los espacios compartidos para mantener la distancia de seguridad (p.e en ascensores, comedores, accesos y zonas comunes, vestuarios)”.

El camping también deberá determinar, en función del tipo de uniforme de los empleados, el tipo de limpieza a aplicar y su frecuencia de lavado.
“En el caso de que el lavado del uniforme del personal se haga en el domicilio del personal el establecimiento debe informar a los empleados de que el lavado debe realizarse a >60ºc. La ropa de trabajo debe introducirse en una bolsa cerrada para su transporte. En aquellos casos en que los uniformes no puedan ser lavados a esa temperatura, se deberá proceder a una adecuada desinfección”.

Igualmente será necesario “desinfectar frecuentemente, a lo largo de toda la jornada laboral, los objetos de uso personal (gafas, móviles, etc.) con una solución hidroalcohólica o con agua y jabón cuando sea factible, así como los elementos del puesto de trabajo (pantalla, teclado, ratón, etc.)”.

“En caso de que exista alternancia en el uso de determinados equipos o dispositivos, el camping debe establecer pautas de limpieza y desinfección entre uso y uso para la reducción del riesgo de contagio”.

Otras obligaciones para los empleados serán: Llevar el cabello recogido, no portar anillos, pulseras, pendientes o similares; llevar las uñas cortas y cuidadas; Portar diariamente la ropa de trabajo limpia.

Como mínimo, el personal debe utilizar mascarilla y guantes.

El protocolo establece que en todas las actividades que se lleven a cabo en el camping, “se deberán respetar las distancias de seguridad. Para ello y cuando sea necesario, se deberá realizar el correspondiente control de aforos. En caso de que no sea posible, deben garantizarse las medidas y equipos de protección necesarios”.

También se propone “evitar el saludo con contacto físico, incluido el dar la mano, tanto al resto de personal como a clientes. Se debe respetar la distancia de seguridad siempre que sea posible”.

Medidas informativas para los clientes

En el caso de clientes sin reserva, el camping entregará un documento informativo sobre la prevención del contagio de COVID-19 así como de las medidas sanitarias adoptadas por el establecimiento.

Durante la estancia del cliente, los clientes deberán ser informados de aquellas medidas del plan de contingencia que les afecten directamente y deban aplicar (por ejemplo, uso de mascarilla, lavado de manos, distancias de seguridad, etc.) “y deben contemplarse y definir las medidas a adoptar cuando un cliente no cumpla con las directrices establecidas en el plan de contingencia”.

“El establecimiento debe informar al cliente antes de la confirmación de reserva de las condiciones de servicio y de las medidas preventivas e higiénicas establecidas, para su aceptación”

Las medidas informativas deben incluir:

- Cartelería con medidas preventivas implantadas en el centro y pautas a seguir por los clientes.
- Indicación de posiciones respetando la distancia de seguridad con marcado o medidas alternativas (p.e en recepción, a la entrada al restaurante, etc.)
La información dispuesta debe encontrarse en al menos una lengua extranjera (considerando el país/países de origen de los clientes).

En los servicios de recepción, acogida y facturación, será necesario “establecer los mecanismos necesarios para asegurar la distancia de seguridad. En caso de no ser posible, deben instalarse elementos físicos de barrera que aseguren la protección del personal de recepción, de fácil limpieza y desinfección. En la medida de lo posible, debe priorizarse el servicio de recepción a través de una ventanilla al exterior”.

“En la zona de recepción y acogida se debe contar con solución hidroalcohólica para uso de clientes”

“Debe asegurarse la distancia mínima de seguridad entre clientes y fijar de manera visible marcadores de distancia para evitar aglomeraciones (o utilizar otro método que asegure el objetivo perseguido)”.

Igualmente, “debe fomentarse el pre-checking, el pago on line, con tarjeta o con otros medios electrónicos como contact-less, etc. Esto es aplicable a todos los servicios del camping”.

Además, “se priorizará el contacto telefónico para que el cliente evite desplazarse a la recepción. Para ello, se debe poner a disposición del cliente un número de teléfono, mensajería instantánea u otro sistema que permita contactar con el personal en horario de atención al cliente”.
“Debe desinfectarse el TPV tras cada uso en el que exista contacto. La tarjeta de crédito/débito debe ser manipulada únicamente por el cliente”.

“Los mostradores deben limpiarse y desinfectarse de forma periódica, considerando la mayor o menor afluencia de clientes. Se deben eliminar del alcance del cliente folletos de uso compartido y decoración que impida la correcta higiene y limpieza”

El personal de recepción debe disponer de los números de emergencias y hospitales o centros de salud cercanos.

Por otra parte, “cuando exista disponibilidad o posibilidad, se deben asignar las parcelas y/elementos de alquiler (bungalows, mobile home, etc.) priorizando aquellas en las que no se hayan alojado clientes en las 48 horas anteriores a la llegada del nuevo cliente”.

Animación y áreas comunes

“Las actividades de animación deben diseñarse y planificarse de tal forma que permitan controlar los aforos y respetar la distancia mínima de seguridad entre personas. En caso contrario, se debe utilizar mascarilla”.

“El desarrollo de actividades de animación atenderá a la normativa dictada por la autoridad competente en cada momento en relación al número de personas que puedan participar”.

“Debe desinfectarse el material utilizado en las actividades de animación antes de cada uso”.

“Los aseos de uso común deben contar con dispensadores de papel de secado o secador de manos. Se deben evitar las toallas, incluso las de uso individual. Se recomendará el uso de calzado apropiado para el uso de las duchas”.
Las papeleras de los aseos deben contar con apertura de accionamiento no manual y disponer en su interior de doble bolsa interior.

Además:
• Debe asegurarse la reposición de consumibles (jabón, toallas de papel…)
• Los dispensadores de papel, gel y jabón deben limpiarse periódicamente, atendiendo al nivel de uso.
• Si el área de juegos infantiles se abre, debe asegurarse la limpieza y desinfección periódica. Deben establecerse medidas higiénicas de uso a la entrada a la zona de juegos (lavado de manos o uso en su defecto de solución hidroalcohólica).
• En el caso de los gimnasios, debe respetarse la distancia de seguridad entre máquinas. Si no se pueden garantizar las distancias mínimas de seguridad, deberá clausurar la instalación. Deberá instarse al usuario utilizar su propia toalla para en el uso de las instalaciones y equipamientos. En caso de existir fuentes de agua, se deben clausurar, optando por otras formas para dar el servicio al cliente.
• En el caso de piscinas, se determinarán las directrices y recomendaciones a aplicar de acuerdo a los resultados del informe científico solicitado sobre comportamiento del virus en el agua de piscinas tanto exteriores como cubiertas.

Servicios sanitarios

El establecimiento deberá determinar, en función de las características físicas de los servicios sanitarios:
- el aseguramiento de la distancia de seguridad interpersonal (por ejemplo, en los lavabos, urinarios de caballeros);
- la inutilización de alguno de los equipamientos;
- los aforos en el espacio, estableciendo una sistemática de entrada e instando a los clientes a esperar fuera de las instalaciones;
- debe fijar de manera visible marcadores de distancia para evitar aglomeraciones;
- el uso exclusivo por los clientes que no dispongan de estos servicios en su alojamiento de acampada;
- la disposición de gel desinfectante en la puerta de acceso;
- la ventilación y desinfección profunda y frecuente de toda la instalación, especialmente grifos, puertas, inodoros, mandos de ducha.

Lavandería

Deberá asegurarse la distancia mínima de seguridad en su uso (por ejemplo, fijando de manera visible marcadores de distancia para evitar aglomeraciones).

Se debe indicar e informar de la limitación del aforo para evitar aglomeraciones.

“Debería disponerse de solución hidroalcohólica junto a este equipamiento y señalizar el uso del mismo antes de la entrada”.

Limpieza y mantenimiento

El establecimiento deberá adaptar su plan de limpieza y desinfección teniendo en cuenta el análisis de los riesgos identificados. El plan debe considerar como mínimo:

- Un incremento de las frecuencias de limpieza y repasos, especialmente en las zonas de mayor contacto (superficies, pomos, lavabos, grifería, manivelas, ascensores, mostrador de recepción, puertas, llaves/tarjetas de elementos de alquiler como bungalows, mobile home, teléfonos, mandos a distancia, botón de descarga del wc, barreras de protección, control de climatización, secador, máquinas de gimnasios, barandas, etc.) De forma específica, debe desinfectarse la zona de trabajo de los empleados al finalizar su turno (ej. mostrador de recepción, caja, etc.)

- La ventilación/aireación y/o renovación de aire diaria de las zonas de uso común en las que haya habido clientes.

- El uso de productos de limpieza desinfectantes en condiciones de seguridad, por ejemplo, dilución recién preparada de lejía (concentración de cloro 1 g/L, preparado con dilución 1:50 de una lejía de concentración 40-50 gr/L). También son eficaces concentraciones de etanol 62-71% o peróxido hidrógeno al 0,5% en un minuto, así como el uso de otros métodos alternativos autorizados y/o de probada eficacia homologados por las autoridades sanitarias. En todo caso, debe asegurarse la eficacia de los desinfectantes que se usen y se utilizarán de acuerdo a las fichas de datos de seguridad de los productos.

- La limpieza de áreas de acampada, bungalows/mobile home en condiciones de seguridad.

Los carros de limpieza deben limpiarse y desinfectarse tras su uso diario

La recogida de papeleras de zonas de uso común debe realizarse de forma que éstas queden selladas y trasladadas al punto de recogida.

Debe quedar registro diario de las limpiezas realizadas en las zonas de uso común y elementos de alquiler, indicando la frecuencia y el método de limpieza llevado a cabo.

Limpieza de áreas de acampada y elementos de alquiler

El plan de limpieza y desinfección de las parcelas y elementos de alquiler en el contexto COVID-19 “debe contemplar de forma específica la limpieza y desinfección de parcelas, y quién debe realizarlo en función del uso del espacio, para eliminar residuos, el aireado del elemento de alquiler (bungalows, mobile home, etc.), el remplazo de toallas y de lencería de cama de dichos elementos de alquiler”.

Además, se prestará especial atención a:
- Limpieza y desinfección de paredes, suelos, techos, espejos y ventanas, muebles, equipos y elementos decorativos y funcionales.
- Limpieza y desinfección de cualquier superficie o equipamiento con un alto nivel de uso/contacto.

Limpieza de textiles

Se debe cumplir con los siguientes requisitos:
- Los textiles “sucios” debe recogerse, meterse en una bolsa y cerrarla hasta su tratamiento en la lavandería.
- No se deben sacudir los textiles sucios. En el caso de lencería, debe evitarse depositarla en el suelo del elemento de alquiler.
- Tras la manipulación de textiles “sucios” el personal debe lavarse las manos.
- Los textiles “sucios” debe lavarse a >60º. Si el servicio de lavandería se encuentra externalizado, debe informarse al proveedor del servicio de la temperatura mínima exigida.

Se debe definir una sistemática para evitar la contaminación cruzada, poniendo la ropa limpia únicamente tras la limpieza y desinfección de la habitación. La ropa sucia debe introducirse en bolsas antes de depositarla en los carros de limpieza.

Mantenimiento

El camping deberá disponer de un protocolo específico para el personal de mantenimiento que debe entrar en los elementos de alquiler y/o áreas de acampada mientras éstas se encuentran ocupadas. Este protocolo debe contemplar al menos lo siguiente:

El personal de mantenimiento debe protegerse con el equipo de protección individual definido, en función de la evaluación de riesgos

Una vez finalizada la asistencia o reparación, el personal debe desinfectarse las manos y tratar el equipo de protección individual de acuerdo a las especificaciones del fabricante (p.e desecharlo).

Las intervenciones que deba realizar el personal de mantenimiento en el interior del elemento de alquiler y/o área de acampada debe realizarse preferentemente cuando el cliente no se encuentre en el mismo. En caso contrario, debe guardarse la distancia de seguridad y, de no ser posible, se debe instar al cliente a ponerse la mascarilla mientras el personal de mantenimiento permanezca en dicha área de acampada y/o elemento de alquiler.

De forma específica, debe revisarse el sistema de aire acondicionado entre cada estancia, especialmente la limpieza de filtros y rejillas.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.