Diario 5908 31.05.2020 | 01:31
Hosteltur: Noticias de turismo
Edición España. En Palma

La experiencia de los hoteles que han abierto en la fase 1

Can Bordoy y el hotel Abelux cuentan en estos primeros días con una clientela de residentes, que se hospedan en sus instalaciones por trabajo o relax 20 mayo, 2020
  • En Can Bordoy aprovechan estos días para realizar el oportuno rodaje que todo hotel necesita tras pasar dos meses cerrado
  • En el hotel Abelux los clientes llamaban preguntando por la apertura, por lo que se decidieron a retomar la actividad
  • Ambos establecimientos palmesanos ya han comenzado a reincorporar a personal que se encontraba incluido en el ERTE

Mientras los hoteles de las cadenas españolas se están preparando ya para la vuelta a la actividad tras el parón por la crisis del coronavirus, tal y como publicó HOSTELTUR en Las cadenas españolas se preparan para una reapertura escalonada, algunos establecimientos ya han abierto sus puertas en plena fase uno de la desescalada. Es el caso de los hoteles de Palma de Mallorca Can Bordoy Grand House & Garden, y Abelux, que explican a este diario las razones que les han llevado a abrir a pesar de las limitaciones que establece esta fase y su experiencia en estos primeros días, en los que predominan los clientes residentes que se hospedan en sus habitaciones por trabajo o placer.

Giovanni Merello, director de Can Bordoy, un 5 estrellas Gran Lujo mallorquín con 24 suites de entre 30 y 80 metros cuadrados, explica que se han decidido a reabrir pensando en el ciudadano local. Así, la idea es “responder a la necesidad de muchos residentes que quieren aprovechar estas primeras fases para festejar alguna fecha especial, como cumpleaños o aniversarios, con su pareja o amigos”. Y al mismo tiempo se ha aprovechado para la puesta a punto de las instalaciones “y realizar el oportuno rodaje que todo hotel necesita después de haber estado dos meses cerrado, y tener todo listo, al máximo nivel de calidad, cuando se reactive la demanda dentro de unas semanas”, añade.

De este modo, en estos primeros días la mayor parte de clientes son residentes, "tanto nacionales como extranjeros que viven en la isla y viajeros de trabajo", indica

Una de las habitaciones del hotel Can Bordoy.

Todos han reaccionado bien ante los nuevos protocolos antiCovid, comenta Merello. "Están concienciados de la necesidad de implementar nuevas medidas para garantizar su seguridad y la de nuestros empleados, y actúan de manera muy colaboradora. La mayoría de nuestros clientes valoran la forma discreta y elegante con la que seguimos trabajando", incide.

Por su parte, Sergio Alonso, director del hotel Abelux, un "hotel familiar pequeño que trabaja con mucho cliente de empresas y gente de las islas", relata que en las últimas semanas no paraban de recibir llamadas interesándose por la apertura, por lo que se decidieron a retomar la actividad.

"Si vemos que hay tanto movimiento, decidimos abrir y al menos dar servicio a estos clientes, con los que hemos trabajado toda la vida", apunta

Ante las nuevos protocolos que ha traído para quedarse la crisis sanitaria de la Covid-19, Alonso resume el día a día de clientes y trabajadores: "Estamos adaptándonos todos a la nueva vida".

El hotel Abelux.

Plantilla

Ambos establecimientos aplicaron un ERTE al suspenderse la actividad durante el estado de alarma. En el hotel Abelux, ya han empezado a reincorporar personal del expediente de regulación de empleo, a todo el de recepción excepto a un empleado mientras que en cuanto a limpieza de pisos están al 50% de plantilla.

Por su parte, en Can Bordoy estas primeras semanas van a trabajar con unas trece personas, que son las que han estado operativas durante todo el estado de alarma. "Y próximamente, a medida que se active la demanda, iremos recuperando del ERTE al resto de nuestro personal, que en temporada alta está integrado por cerca de 60 personas", explica Merello.

En cuanto a las reservas, el director de Can Bordoy señala que estas dos semanas que quedan de mayo serán "de prueba", en las que se espera un goteo reducido y que estas estarán concentradas en el fin de semana.

"Para la primera y segunda quincena de junio confiamos en alcanzar entre el 20% y el 30% de ocupación y, en función de cómo se recupere la conexión y sobre todo, limitaciones y procedimientos de viaje con la península y el extranjero, creemos que podemos tener un mes de julio un tanto raro con una ocupación cercana al 50%, y un agosto discreto, de alrededor del 60%-65%", avanza.

Así las cosas, en Can Bordoy confían en que la normalidad pueda llegar en septiembre y esperan un "excelente otoño con una altísima demanda en octubre, sobre todo de mercados nórdicos"

Del mismo modo, Merello señala que contemplan la posibilidad de que el resto del otoño pueda verse afectado por eventuales rebrotes del virus, si bien confían en que para entonces pueda haber alguna vacuna, y puntualiza que también puede ser un factor relevante el clima, "que si se mantiene como los dos otoños pasados, será ideal para vacaciones saludables, de golf y experiencias en la isla".

Por su parte, en el hotel Abelux, tras informar por email a las empresas clientes del establecimiento de la reapertura, "no está yendo mal, hay bastante movimiento", cuenta Alonso, quien matiza que no es la ocupación que deserían para estas fechas, "pero al menos estamos dando servicio a estas empresas".

No obstante, la situación ya es más complicada de cara al verano, "porque dependemos del aeropuerto" y dado que muchas de las empresas clientes paran su actividad, detalla Alonso. "Quedan muchas plazas por vender en julio y agosto, siempre hemos sido muy de última hora por lo que es difícil hacer una previsión", sostiene.

Servicios

Mientras que el hotel Abelux el bar y el restaurante están cerrados, en Can Bordoy mantuvieron el servicio de restauración incluso durante la cuarentena. "Durante el confinamiento lanzamos de manera pionera el servicio de delivery de nuestro restaurante Botànic, que ofrecía platos de alta cocina en cualquier destino de Mallorca. Ahora, aunque ya tenemos abierto nuestro restaurante al 50%, aprovechando la maravillosa terraza y jardín que tenemos, vamos a seguir manteniendo ambas modalidades", cuenta su director.

En relación a los servicios que ofrecen, señala que en estos momentos es posible dar masajes y hacer tratamientos en las habitaciones de los clientes.

Asimismo, el cinco estrellas ya ultima los preparativos para cuando en la fase 2 se permita hacer uso de la Suite Spa, "que será utilizada seguramente de manera individual, o más personas, si son de la misma unidad familiar o se alojan juntos, y bajo petición, y de las piscinas", destaca

En cuanto a las medidas de seguridad, Can Bordoy ha implementado un protocolo de actuación para la reapertura que recoge iniciativas como el check in a distancia, mamparas de protección tanto en recepción en el bar que garantizan el distanciamiento y evitan el contagio aéreo, limpieza extrema de las habitaciones ocupadas, que se limpian y desinfectan dos veces al día o la posibilidad de consultar el menú del restaurante escaneando el código QR con el móvil o con la Suite Pad de la habitación, por citar solo unas pocas.

Por su parte, el hotel Abelux sigue las pautas marcadas por el Instituto de Calidad Turística Hotelera (ICTE). (Ver Así es el protocolo anti-Covid para garantizar la seguridad en los hoteles), "Se repeta el distanciamiento social, hemos instalado una mampara, se toma la temperatura a los clientes al llegar y hay gel hidroalcóholico en recepcion", señala su director, que detalla que todas las zonas comunes están cerradas, a excepción de la recepción y la zona de paso a las habitaciones.

Alonso cuenta además que todos los trabajadores cuentan con su equipo de protección individual (EPI) y se puesto en marcha un cambio en el procedimiento de limpieza. "Hemos eliminado la fregona y estamos utilizando unas mopas para evitar la contaminacion cruzada, cada habitación tiene su mopa y una vez que una camarera la utiliza para limpiar una habitación la pone automáticamente en un cubo para lavar", señala el director del hotel Abelux, quien apunta que también se ha comprado una máquina de ozono para desinfectar el aire de las habitaciones.

En este punto, advierte de que la vuelta a esta nueva normalidad ha salido cara. "Es una situación un poco delicada, tenemos que hacer una inversión en seguridad y no es barato, pero en esta situación en que estamos no podemos repercutirlo en los precios", remarca.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.