Diario 5967 07.08.2020 | 18:25
Hosteltur: Noticias de turismo
Edición España. El verano del coronavirus

Así van las cancelaciones y reservas de hotel en 13 destinos de España

Infografías interactivas con datos de Mirai de toda España, Barcelona, Benidorm, Costa Blanca, costa de Cataluña, costa de Almería, Costa de la Luz, Costa del Sol, Gran Canaria, Madrid, Tenerife, Valencia, Mallorca y Lanzarote 6 julio, 2020
  • La recuperación de la industria hotelera se ve amenazada por un porcentaje de cancelaciones casi el doble de lo habitual
  • Tres factores que podrían disparar las cancelaciones en cualquier momento, afectando más a algunos destinos que a otros
  • ¿Han de ser permanentes las facilidades que los hoteles están dando a los consumidores para cancelar?

A pesar de que la demanda muestra signos de reactivación y de que las reservas de hotel en España van aumentando semana tras semana, la recuperación de la industria turística se ve amenazada por un porcentaje de cancelaciones casi el doble de lo habitual, según advierte la empresa tecnológica Mirai. De hecho, existen al menos tres factores que podrían disparar las cancelaciones en cualquier momento, afectando más a algunos destinos que a otros.

Estratosfera

Tal como podemos observar en la infografía interactiva que acompaña este artículo, la ratio de cancelaciones alcanzó la estratosfera a mediados de marzo.

Concretamente, en la semana número 12 del año el porcentaje de cancelación fue del 1.020% en España.

Es decir, hubo 1.020 noches de hotel canceladas por cada 100 realizadas en esa misma semana. El año pasado, por esas mismas fechas, el porcentaje de cancelación fue del 20%.

Desde entonces, el ritmo de anulaciones ha ido rebajándose aunque el porcentaje de cancelaciones de reservas de hotel en España se situó en el 47% durante la semana del 22 al 28 de junio (frente al 25% del año pasado en el mismo período).

Rebrotes

Son varios los factores que pueden propiciar un repunte de las cancelaciones.

En primer lugar, la evolución de la pandemia. En este sentido, si se van registrando nuevos brotes de COVID-19 en España en determinadas zonas, los hoteles de las áreas afectadas podrían ver cómo caen las reservas de nuevo mientras se disparan otra vez las cancelaciones.

La situación podría agravarse si las autoridades sanitarias ordenasen incluso un confinamiento de la población, aunque fuera selectivo y limitado a determinadas comarcas, provincias o ciudades.

Vuelos más caros

Otro factor que puede llevar a un aumento de las cancelaciones está relacionado con el transporte aéreo.

Y es que durante los últimos años, los consumidores se han acostumbrado a volar de un sitio a otro a precios relativamente económicos. Sin embargo, este verano las tarifas aéreas han aumentado en numerosas rutas debido a que hay mucha menos oferta de asientos disponibles.

Resultado: los consumidores reservan una estancia, pero luego consultan los vuelos, ven los precios de los billetes y entonces se echan atrás, cancelando la reserva del hotel. Muchos buscarán alternativas en destinos más cercanos, a los que puedan acceder en coche.

Esto es justo lo que denunció hace unos días el presidente de la Federación Andaluza de Hoteles y Alojamientos Turísticos (FAHAT), Luis Callejón Suñé.

Espada de doble filo

Otro factor a tener en cuenta son las nuevas políticas de cancelaciones más flexibles introducidas por los hoteles en 2020.

Y es que las facilidades para cancelar pueden llegar a ser un arma de doble filo: por un lado dan confianza a los consumidores y permiten captar demanda. Por el otro, si se perpetúan pueden comprometer la rentabilidad a futuro de muchas empresas hoteleras.

Es lo que advertía recientemente Gonzalo García-Lago, directivo del fondo Azora, durante una jornada online: “¿Esas facilidades para cancelar están aquí para quedarse? Porque eso meterá mucha complejidad en la comercialización a futuro".

Concesión temporal

Según apunta Pablo Sánchez, analista de Mirai, "la flexibilización de las políticas de cambio y cancelaciones parece necesaria en un entorno de incertidumbre como el que estamos viviendo, donde en cualquier momento puede haber cambios que impidan o dificulten la realización del viaje en las fechas planificadas. Obviamente este factor dificulta la gestión comercial del hotelero, ya que sus ingresos pueden variar significativamente en poco tiempo. No así los costes, que son mucho más rígidos".

"La cuestión es que sin esta flexibilización, la demanda, ya tocada por el coronavirus, caería todavía más. Parece casi inevitable hacer esta concesión para ayudar a que los clientes se animen y acaben reservando. Y si no hay sorpresas de última hora, la mayoría de clientes disfrutarán de sus vacaciones sin tener que cancelar", añade este experto.

"Ahora bien, ¿han de ser permanentes estas facilidades para cancelar? En nuestra opinión no deberían serlo, y algún día, cuando dejemos atrás la resaca del coronavirus y la demanda vuelva a la normalidad, las políticas volverán a ser como antes: varias alternativas donde la flexibilidad irá en función del precio", concluyen desde Mirai.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.