Diario 6064 28.11.2020 | 12:16
Hosteltur: Noticias de turismo
Edición España.

Viajar a España será más difícil para los británicos a partir de enero

Nuevas exigencias para pasaportes, viajar con mascotas, roaming gratis, conducción de vehículos y controles varios 25 octubre, 2020

El 31 de diciembre de 2020 finaliza el periodo transitorio, tras el cual Reino Unido dejará de formar parte, de forma definitiva, de la Unión Europea, pasando a ser considerado como “tercer país” con la pérdida de derechos y obligaciones que ello va a comportar, en especial, el derecho a la libre circulación y residencia. Los británicos tendrán más complicado viajar a España a partir del 1 de enero de 2021, y no sólo por las restricciones de la pandemia.

Hasta el 31 de diciembre de 2020, los británicos podrán seguir viajando a los países del área Schengen o a cualquier otro lugar de la UE con su pasaporte británico sin limitación alguna por razón de su nacionalidad y residencia.

Sin embargo, partir del 1 de enero de 2021 empezarán a estar vigentes nuevas condiciones para viajar a los países que siguen en la UE. Según advierte el abogado Gabriel Buades, socio del Bufete Buades, sus pasaportes deberán contar con al menos 6 meses de vigencia para viajar a la mayoría de los países de Europa -sin incluir Irlanda-.

Asimismo, teniendo en cuenta que a partir de esa fecha los ciudadanos británicos serán considerados como ciudadanos no pertenecientes al Espacio Económico Europeo, se les aplicarán diferentes controles fronterizos cuando viajen a otros países de la UE o del espacio Schengen, como es España.

Además, advierte, es posible que se les haga mostrar un billete de vuelta o de ida y vuelta y también, demostrar que tienen suficiente capacidad económica para su estancia, como ocurre ahora con los viajeros de muchos otros países.

Las negociaciones no han terminado, pero así están las cosas en este momento respecto a cómo será el Brexit.

A partir de esa fecha del 1 de enero, "salvo que se llegue a un acuerdo diferente" admite el experto, ya que las negociaciones no han concluido, los británicos podrán viajar a otro país del área Schengen, entre ellos España, y permanecer en él hasta un máximo de 90 días, consecutivos o no, en cualquier período de seis meses sin necesidad de un visado para fines tales como el turismo.

Para permanecer por más tiempo -ya sea por trabajar, estudiar, o viajes de negocios-, se deberá cumplir con los requisitos de entrada establecidos por España en este caso concreto, lo que podrá significar la necesidad de solicitar un visado o un permiso de trabajo

Los británicos que lleguen de vacaciones a España a partir del 1 de enero podrán encontrarse también con complicaciones en cuando a sus licencias para conducir un vehículo, aunque todavía no existe un acuerdo formal al respecto. E igualmente, tendrán más complicado viajar con sus mascotas ya que dejará de regir el sistema actual de pasaportes para mascotas y en su lugar deberá iniciarse un proceso distinto que podría prolongarse hasta cuatro meses.

Finalmente, y aunque queda todavía un largo y complejo proceso de negociación, también con el roaming gratuito tendrán dificultades los británicos, ya que, salvo que no haya acuerdo en contra, a partir de enero la itinerancia gratuita de los teléfonos móviles en toda la UE, Islandia, Liechtenstein y Noruega terminará para ellos.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 1
Apuesto lo que sea a que ya se encargarán los británicos de tener acuerdos especiales en materia de movilidad por el EEE. ¡Menudos son!