Una guerra larga amenazaría al turismo en el Caribe, dicen hoteleros

La extensión de la guerra contra Irak amenazaría seriamente el frágil sector turístico caribeño, afirmaron expertos reunidos ayer en la VII conferencia anual de Hoteles del Caribe e Inversión turística que se celebra en Bermudas. "Si la guerra es larga, estimamos que tendrá un impacto negativo en el Producto Interior Bruto (PIB) del mundo en lo que a viajes y turismo se refiere", afirmó el presidente del Consejo de Viajes y Turismo (WTTC), con sede en Londres, Jean-Claude Baumgarten.

La extensión de la guerra contra Irak amenazaría seriamente el frágil sector turístico caribeño, afirmaron expertos reunidos ayer en la VII conferencia anual de Hoteles del Caribe e Inversión turística que se celebra en Bermudas. "Si la guerra es larga, estimamos que tendrá un impacto negativo en el Producto Interior Bruto (PIB) del mundo en lo que a viajes y turismo se refiere", afirmó el presidente del Consejo de Viajes y Turismo (WTTC), con sede en Londres, Jean-Claude Baumgarten. Baumgarten reclamó reuniones con los Gobiernos para exponerles "lo importante que es el turismo para la región, para el mundo", y resaltó la necesidad de una mayor colaboración en el sector turístico. Pocos días antes del comienzo de la guerra, el WTTC, del que forman parte 162 países, estimó un descenso del 10,2 por ciento del PIB mundial, o 3.500 billones de dólares, así como la pérdida de 195 millones de puestos de trabajo o el 7,6 por ciento del empleo global. El presidente del WTTC dijo que, por el contrario, una guerra corta tendría los mismos efectos que la guerra del Golfo en 1991, que hizo descender el turismo durante algún tiempo pero fue seguido por un aumento sostenido del sector. Otro de las participantes en la conferencia, el profesor de estudios turísticos de la Universidad de Washington, Douglas Frechtling, aseguró que el futuro del turismo en el Caribe depende de numerosos factores. Entre ellos citó el curso de la guerra en Irak, el estado de la economía estadounidense, de los mercados del petróleo y de la situación de las industria aérea en los Estados Unidos. Las principales líneas aéreas estadounidenses perdieron 11.400 millones de dólares en 2002 frente a los 7.500 millones de dólares del año anterior, acumulan deudas de 100.000 millones de dólares y han reducido sus vuelos y servicios. Según las proyecciones de los expertos, una guerra corta aumentaría este año el turismo en un 1,7 por ciento, tras la caída del 3,4 por ciento registrada en 2002, y propiciaría una recuperación del sector con aumentos del 6,6 por ciento en el sector turístico en 2004. Por el contrario, si la guerra es larga, el turismo caerá un 6,2 por ciento en 2003 y crecerá un 5,7 por ciento el año próximo. 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.