El congreso de agentes británicos en Mallorca peligra por la "guerra" con el Govern

La asociación de agencias de viajes británica ABTA debe celebrar su congreso anual en Palma durante el próximo otoño. Cada diez años, y desde 1973, ABTA elige Mallorca como sede de su convención y este congreso supone siempre una promoción de alto nivel para las necesidades turísticas de la isla porque participa la mayor parte de las agencias de Gran Bretaña.

La asociación de agencias de viajes británica ABTA debe celebrar su congreso anual en Palma durante el próximo otoño. Cada diez años, y desde 1973, ABTA elige Mallorca como sede de su convención y este congreso supone siempre una promoción de alto nivel para las necesidades turísticas de la isla porque participa la mayor parte de las agencias de Gran Bretaña. Sin embargo, la concordia que siempre ha reinado en el sector turístico a la hora de organizar este evento se ha quebrado este año. Hay una ruptura dentro del empresariado por las diferencias que sobre el papel que debe jugar la conselleria de Turismo. El enfrentamiento que mantiene una parte del empresariado con el Govern del Pacto de Progreso llega a tal punto que se ha paralizado la organización del congreso por parte del sector turístico y la convención corre riesgo porque faltan apenas seis meses para su inicio. Los distintos sectores empresariales están conformes con que la Conselleria pague la factura de los gastos del congreso, pero no quieren que asuma ningún protagonismo. "Si acaso, podríamos dejar que el conseller participe en la misa de bienvenida de los agentes de viajes", decía un destacado empresario. El borrador de actividades que se ha redactado no incluye misa alguna, y ni siquiera el concierto en la Catedral, que debería ser el acto más solemne del congreso. Parte de los empresarios turísticos, que no quieren diálogo alguno con el Govern, han lanzado amenazas a la otra parte de sus colegas que quiere conversar con Alomar para organizar el congreso. El emisario de una sociedad recientemente creada presiona a los profesionales que cree cercanos al Govern -o al menos que propician el diálogo-, utilizando términos como "estás con ellos o con nosotros" y "al enemigo, ni agua". Estas son algunas de las frases que varias fuentes han admitido haber recibido por parte de dichos portavoces. Los más beligerantes en la confrontación que rodea a ABTA son los hoteleros, pero un importante empresario que forma parte de la federación ha señalado que "no se puede dejar al margen a la Conselleria. Es ridículo. Debemos consensuar un mensaje conjunto". Algunos de los mayores empresarios turísticos de la isla participan en este boicot y son los encargados de mantener la paralización de la organización del congreso de ABTA. Según los ejecutivos consultados, ahora mismo mantienen un alto grado de satisfacción porque todo está parado y no hay indicios de actividad organizativa alguna. Un profesional se lamentaba: "Estamos de brazos cruzados y esto no puede seguir así". De momento hay un borrador de actividades para el congreso, y también una estimación de costes, pero no se avanza porque el dinero no es problema, aunque los empresarios no quieren financiar de su bolsillo el congreso. Como alternativa, esperan conseguir que Turespaña asuma una parte importante del presupuesto. Está prevista la visita de empresarios al director de Turespaña, Germán Porras, esta misma semana para plantearle este extremo y pedirle además que colabore con más acciones promocionales que favorezcan a Balears. En la Conselleria niegan que la industria pueda organizar por su cuenta el congreso, al margen del Govern, "porque ABTA ha firmado un acuerdo con nosotros y con la ciudad de Palma, y no con los empresarios". Desde la misma Conselleria aseguran que "los empresarios están dispuestos a cargarse el congreso de ABTA si con eso molestan al Govern. No les necesitamos para el congreso, podemos hacerlo con nuestros propios medios. Disponemos de los fondos necesarios pero ellos no han sido capaces de unirse ni para reunir dinero para hacer publicidad, y menos lo harán para cubrir los gastos de este congreso". No sólo podrían suspender el congreso de los ingleses, sino también el de los alemanes de la DRV, que debería tener lugar el año próximo por las mismas fechas. Los alemanes están expectantes y esperan que se dirima el enfrentamiento para tomar una decisión sobre si hacerlo o no en Palma. Los alemanes también lo hacen cada diez años en la isla desde 1984. La primera estimación de gastos realizada por los empresarios alcanza los 850.000 euros, y la Conselleria les había prometido cubrir unos 700.000. Sin embargo, el Govern estaría dispuesto a mejorar su oferta, pero como todas las partes reconocen, el problema no es el dinero, sino el político. De momento, Sol Meliá se ha anticipado a todos y se ha asegurado el alojamiento de la mayor parte de los asistentes a sus hoteles. Quedan pendientes muchos flecos más, como el transporte. La conselleria de Turismo elaboró un borrador de actividades que remitió a los empresarios para su firma, pero estos lo mantienen congelado. Por una parte, querrían introducir algunas reformas al mismo para mejorar el plan de actividades y, por otra, no se atreven a firmarlo porque se descargaría la ira de quienes abogan por la ruptura total. Según el borrador inicial, la llegada de los agentes británicos está prevista para el miércoles día 29 de octubre y el acto inaugural se realizaría en un local cerrado, pero se preferiría hacerlo al aire libre, así como la despedida, que tendría lugar el domingo día 2 de noviembre. Las jornadas de trabajo se desarrollarían entre el viernes y el domingo, y el lunes 3 y martes 4 de noviembre se produciría el regreso de los agentes de viajes a sus respectivas ciudades. Se calcula que la asistencia sería de unas 2.000 personas. Las elecciones del 25 de mayo podrían despejar el panorama y relajar la actual tensión. Algunos profesionales turísticos esperan que los cambios de personas al frente de la federación hotelera y de la conselleria de Turismo animen a frenar la confrontación e iniciar el diálogo, pero afirman tropezar con un nuevo obstáculo: Celestí Alomar continuaría si gana el Pacto (ya lo ha anunciado a los empresarios) y esto sería un obstáculo si se mantiene el actual liderazgo de la federación. Los empresarios apuestan por otra salida si gana el Pacto: que Turismo se le entregue a UM y el cargo de conseller lo ocupe una persona cercana y de talante dialogante como Miquel Angel Flaquer. Hace más de un año, cuando el enfrentamiento dividía seriamente al Govern y a los empresarios, algunos presidentes de patronales comentaron su deseo de dejar el cargo por la presión que estaban sufriendo. Llegaron todos a un pacto para no abandonar, puesto que le lectura que se extraería de su dimisión sería la debilidad. Tiempo después, el presidente de Aviba, Eduardo Zamorano, se desligó del acuerdo y dejó el puesto, ya que había experimentado cambios profesionales que requerían atender con mucha dedicación su nuevo destino. Las elecciones del 25 de mayo supondrán que otros podrían seguir el mismo camino, como el caso del hotelero Pedro Cañellas y el presidente del Fomento Miquel Vicens, aunque éste no podría marcharse antes de terminar 2003 por razones estatutarias. Aun así, a Vicens le gustaría presidir el Fomento cuando cumpla su centenario, en 2005, por lo que aún no ha tomado una decisión definitiva. (M.M., Diario de Mallorca, 25/04/03) 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.