Cuatro municipios concentran el 76% del turismo que llega a la Costa del Sol

La antigüedad es un grado. Los cuatro municipios que tomaron en su día la delantera del desarrollo turístico son los que ahora se llevan la mayor parte del pastel. Torremolinos, Benalmádena, Fuengirola y Marbella acogen, en ese orden, el mayor número de los visitantes que llegan cada año a la Costa del Sol. Entre los cuatro sumaron más del 76 por ciento de los 8.300.000 turistas que pasaron por la provincia el año pasado. Por detrás, pero con cuotas de mercado que en ningún caso alcanzan el cinco por ciento, les siguen Estepona, Nerja, Málaga ciudad y Mijas.

La antigüedad es un grado. Los cuatro municipios que tomaron en su día la delantera del desarrollo turístico son los que ahora se llevan la mayor parte del pastel. Torremolinos, Benalmádena, Fuengirola y Marbella acogen, en ese orden, el mayor número de los visitantes que llegan cada año a la Costa del Sol. Entre los cuatro sumaron más del 76 por ciento de los 8.300.000 turistas que pasaron por la provincia el año pasado. Por detrás, pero con cuotas de mercado que en ningún caso alcanzan el cinco por ciento, les siguen Estepona, Nerja, Málaga ciudad y Mijas. Los datos del Observatorio Turístico, realizado por la empresa pública Sopde para el Patronato de Turismo, han vuelto a poner en evidencia el alto grado de concentración de la actividad turística en esa franja de la Costa del Sol occidental. La llegada de turistas a la zona es incluso mayor de lo que podría corresponder a la oferta de hoteles y apartamentos turísticos, ya que los cuatro municipios concentran el 71 por ciento del total de plazas. No obstante, la tendencia de los últimos años está comenzando a atenuar esta concentración por el desarrollo turístico que empieza a insinuarse tanto en Málaga capital como en las comarcas del interior y la Axarquía. En los datos del Observatorio Turístico correspondiente a 2001 se observaba una concentración en los cuatro grandes destinos del 81 por ciento del total. Los casi cinco puntos que la franja de más desarrollo perdió en un año se repartieron principalmente en Málaga capital, que creció dos puntos, y en el interior, donde el turismo rural vive un momento de auge, según explica el director del estudio, Rafael Fuentes. En el último año se ha verificado también un cambio en el tipo de alojamiento preferido por los turistas. Los hoteles de tres estrellas, que hasta 2001 habían sido la modalidad más utilizada, han pasado a un segundo plano por el empuje del turismo residencial. Ahora, casi el 24 por ciento de los turistas optan por el alquiler de apartamentos, mientras que los hoteles de tres estrellas alcanzan al 20 por ciento del total, casi cinco puntos menos que en 2001. Por detrás se sitúan los hoteles de cuatro estrellas, que han ganado terreno al crecer más de dos puntos y alcanzan ya a más del 16 por ciento del mercado en la Costa del Sol. Los alojamientos en propiedad se mantienen en un 13 por ciento. (H.B., diario Sur, 30/04/03) 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.