Edición España. Los sindicatos denuncian la vigencia del sistema "kafala"

Megainversiones hoteleras (y su lado oscuro) en el Golfo Pérsico

Los proyectos en curso en la región añadirán 75.900 nuevas habitaciones de hotel de aquí hasta 2024 17 noviembre, 2021
  • Los países árabes del Golfo Pérsico prevén nuevas inversiones hoteleras por valor de 24.000 millones €
  • Cerca de 3.000 millones € corresponden a proyectos hoteleros anunciados en plena pandemia
  • Arabia Saudí y Qatar impulsan proyectos gigantescos para diversificar su economía

Los proyectos hoteleros en curso en varios países árabes del Golfo Pérsico suman una inversión aproximada de 24.000 millones de euros y añadirán 75.900 nuevas habitaciones durante el período 2021-2024. Así lo revela un informe presentado durante la jornada The Arabian & African Hospitality Investment Conference (AHIC) que se celebró el pasado septiembre en Dubai. Sin embargo, organizaciones como la Confederación de Sindicatos Internacional y Aministía Internacional denuncian que el boom de la construcción en la región del Golfo se sustenta en el "kafala", un sistema de relaciones laborales que atenta contra los derechos de miles de trabajadores y que se considera de semiesclavitud.

Nuevas inversiones anunciadas en plena pandemia

De esas inversiones en marcha que suman 24.000 millones de euros en total, cabe destacar que 3.000 millones de euros corresponden a nuevos proyectos hoteleros anunciados en los últimos 18 meses, en plena pandemia, según explicó Ed James, director de análisis de la firma Meed Projects, una de las empresas coorganizadoras de AHIC.

"Esto indica que los inversores esperan que el mercado vuelva a la normalidad en los próximos dos o tres años, cuando los nuevos proyectos estén listos para abrir", indica Ed James.

Las nuevas inversiones anunciadas en el último año medio se encuentran ubicadas principalmente en Arabia Saudí (incluyendo nuevas fases del proyecto Jabal Omar, en La Meca), en los Emiratos Árabes Unidos (proyecto Jewel of the Creek) y Qatar (proyecto Qetaifan Island North).

Recreación virtual de uno de los resorts turísticos impulsados por The Red Sea Development Company

Arabia Saudí: 40.000 nuevas habitaciones

A largo plazo, el grueso de las inversiones hoteleras previstas en la región se concentran en los "gigaproyectos" que impulsa Arabia Saudí como The Red Sea Project, NEOM, Amaala, Diriyah Gate o Al-Ula, entre otros.

De este modo, Arabia Saudí añadirá 40.000 nuevas habitaciones de hotel, en línea con el objetivo de "diversificar su economía para convertirse en un actor líder en el segmento del turismo de lujo", dice Ed James.

A finales de octubre, la empresa promotora The Red Sea Development Company (TRSDC) anunció la firma de nueve acuerdos de gestión empresarial con marcas hoteleras internacionales para operar complejos turísticos en la primera fase de desarrollo de este gigaproyecto.

"Estas firmas hoteleras se encargarán de la administración de 9 de las 16 propiedades que se están desarrollando en la primera fase y que, en conjunto, suponen más de 1.700 llaves de hotel del total de 3.000 previstas para la primera fase", según explicó la compañía, impulsada por el gobierno saudí.

"Entre estos acuerdos se encuentran Edition Hotels y St Regis Hotels & Resorts, que forman parte de Marriott International; Fairmont Hotel & Resorts, Raffles Hotels & Resorts y SLS Hotels & Residences, que pertenecen al grupo hotelero mundial Accor; Grand Hyatt, perteneciente a Hyatt Hotels Corporation; Intercontinental Hotels & Resorts y Six Senses, que forma parte de InterContinental Hotels Group (IHG); y Jumeirah Hotels & Resorts, una empresa hotelera de lujo a nivel mundial", informó la empresa promotora del proyecto Red Sea.

Otro de los proyectos destacados es el hotel Desert Rock:

-Así será el hotel de superlujo dentro de una montaña en el desierto

The Red Sea Development Company es una sociedad anónima que pertenece en su totalidad al Fondo de Inversión Pública (PIF) de Arabia Saudí. "TRSDC se creó para impulsar el desarrollo de The Red Sea Project, un destino turístico de lujo y sostenible que establecerá nuevos estándares en materia de desarrollo y situará a Arabia Saudí en el mapa turístico mundial", según sostiene esta empresa.

Una imagen de Qatar. Foto: chris clark desde Pexels

Qatar: 100 nuevos hoteles en marcha

Otro país de la región donde se están realizando inversiones millonarias es Qatar, que organizará la Copa Mundial de Fútbol de 2022 y donde ya existen 183 hoteles que suman más de 21.000 habitaciones.

"Actualmente, se están construyendo más de 100 hoteles y apartamentos hoteleros, algunos de los cuales estarán terminados a tiempo para la Copa Mundial de la FIFA 2022", explica Kristina Bagateliya, Regional Manager de Turismo de Qatar

Según añade esta portavoz, "está en marcha una amplia estrategia de desarrollo turístico que incluye la apertura de nuevos complejos turísticos, hoteles y apartamentos hoteleros, que satisfarán las necesidades de todos los presupuestos y se sumarán a la gama de propiedades existentes".

"La estrategia se basa en el objetivo de superar los seis millones de visitantes internacionales al año para 2030, triplicando los niveles de 2019 y convirtiendo a Qatar en el destino de más rápido crecimiento de Oriente Medio", indica Kristina Bagateliya.

"Un ejemplo de ello es Katara Hospitality, propietaria, promotora y operadora de hoteles a nivel mundial, con sede en Qatar. Su carteraha crecido hasta incluir 42 hoteles propios y/o gestionados. La empresa está ahora centrada en alcanzar su objetivo de 60 hoteles en su cartera para 2030", añade la representante de Turismo de Qatar.

Respecto a los nuevos hoteles que próximamente abrirán sus puertas en Qatar, destacan Raffles & Fairmont en Lusail City, con 542 habitaciones, que se inaugurará en 2022; Place Vendome, que contará con cinco hoteles de lujo, un centro comercial con 580 tiendas y zonas de ocio; Pullman Doha West Bay; JW Marriott West Bay; Steigenberger Hotel...

Cómo funciona el sistema "kafala"

Sin embargo, el boom de la construcción de hoteles de lujo, apartamentos, parques temáticos, centros comerciales y estadios de futbol en los países árabes del Golfo Pérsico se sustenta no solo en los petrodólares, sino también en un perverso sistema de relaciones laborales conocido como "kafala", según denuncian organizaciones como Amnistía Internacional o la Confederación de Sindicatos Internacional (ITUC).

Bajo el sistema "kafala", los trabajadores extranjeros no cualificados empleados en la construcción, hostelería, tareas domésticas, etc (principalmente procedentes de países como India, Pakistán, Bangladesh, Nepal, Indonesia o Filipinas) deben entregar sus pasaportes y visados a una empresa local. Si desean cambiar de empleo o abandonar el país, deben solicitar permiso a su empleador, por lo cual este podría abusar de su posición de dominio con casi total impunidad.

El año pasado, Qatar se comprometió a abolir dicho sistema y a establecer un salario mínimo. "Cerca de 400.000 trabajadores inmigrantes de Qatar verán incrementado su salario un 33%. El salario mínimo en Qatar, de 494 dólares -incluyendo comida y alojamiento- cubrirá a todos los trabajadores, incluyendo los empleados domésticos", según informó la Confederación de Sindicatos Internacional.

"Otros países del Golfo debería seguir el ejemplo de Qatar, estableciendo un salario mínimo y regularizando sus sistemas de relaciones laborales, incluyendo el desmantelamiento del sistema kafala", añadió dicha organización sindical en un comunicado difundido en agosto de 2020.

Amnistía Internacional: las viejas prácticas abusivas han resurgido

Sin embargo, justo ayer, 15 de noviembre, Amnistía Internacional ha recordado que "a un año de la Copa Mundial de Fútbol de 2022 de la FIFA, Qatar se está quedando sin tiempo para cumplir su promesa de abolir el sistema de patrocinio kafala y mejorar la protección de la mano de obra migrante".

"Los cambios llevan un año paralizados y han resurgido las viejas prácticas abusivas, que recuperan los peores elementos de la kafala y socavan algunas de las recientes reformas. Para muchos trabajadores y trabajadoras migrantes del país, la realidad cotidiana sigue siendo dura, pese a los cambios legales que vienen introduciéndose desde 2017", afirma Amnistía Internacional.

Según recuerda la organización que vela por los derechos humanos, "en agosto de 2020, Qatar había aprobado dos leyes para eliminar las restricciones que impedían a la mano de obra migrante salir del país y cambiar de trabajo sin permiso de la entidad empleadora. De ser correctamente aplicadas, esas leyes podrían asestar un certero golpe al sistema kafala, que sigue atando al personal migrante a sus empleadores y empleadoras".

En la actualidad, el kafala sigue vigente en países como Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Qatar, Kuwait y Omán.

Ni los portavoces de la empresa The Red Sea Development Company ni de Qatar Turismo han respondido a las preguntas enviadas por HOSTELTUR sobre qué medidas se están tomando para garantizar que las condiciones de trabajo cumplen con los estándares demandados por la asociación sindical International Trade Union Confederation.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.