La plantilla lleva ya tres meses de encierro

Los trabajadores del Hotel León optarán a hacerse con la gestión

Los trabajadores del Hotel León, de Gijón, llevan ya tres meses de encierro en protesta por su difícil situación laboral. La plantilla planea optar a gestionar el hotel mediante una cooperativa.

La empresa propietaria del Hotel León, Tascón Hermanos entró en concurso de acreedores en 2013, acumulando una deuda de 4 millones de euros. Actualmente el inmueble es propiedad de la inmobiliaria de Liberbank, al no haber podido hacer frente Tascón Hermanos la hipoteca de 2,5 millones.

En estos momentos hay ocho empresas tanto de Asturias como de otras comunidades interesadas en la gestión del Hotel León, mientras que los trabajadores aspiran a constituir una cooperativa, cuya viabilidad está analizando la asociación Asata, para hacerse por su parte con la gestión.

El titular del juzgado de lo Mercantil número 3 de los de Gijón ha decidido que, para hacerse con la gestión del Hotel León, los interesados deben saber que “se otorgará prioridad a las ofertas que impliquen un compromiso por parte del oferente de contratación de los antiguos empleados de la entidad concursada y el mantenimiento de sus puestos de trabajo”. No obstante, esto no da prioridad a la opción de la cooperativa por parte de los trabajadores.

Los trabajadores del Hotel León optarán a hacerse con la gestión

El juez rechaza las alegaciones

En concreto, el juzgado ha dictado un auto por el que rechaza las alegaciones presentadas por los trabajadores del hotel Gijón y aprueba el Plan de Liquidación. De esta forma, se descarta el obligar a subrogar a la plantilla, aunque sí que se primará, a igual oferta económica, aquellas que contraten mayor número de antiguos empleados, como se ha mencionado anteriormente.

Según el magistrado, no es lógico subrogar trabajadores porque están extintos los contratos. Tampoco considera que se haya habido ocultación en lo referente a los apartamentos del hotel que no entran en el inventario del Plan de Liquidación, mientras que aprecia que debe negociarse con sus propietarios su futuro uso, o bien asumir por parte del nuevo inversor la separación física de los mismos del equipamiento hotelero, como pasaría con la lavandería.

Además, ha dado de paso que la oferta presentada deba ser al menos por el 75% del valor del inventario. Eso sí, se abre la posibilidad de que quede el concurso desierto o abrir una subasta a la que opten solo las dos ofertas más altas, si es que estas no llegan al citado 75%. Además, debe indicarse el número de antiguos empleados que están dispuestos a contratar. La  adjudicación se hará a través de un auto judicial no susceptible de recurso.

 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.