Diario 5354 20.08.2018 | 13:18
Hosteltur: Noticias de turismo

Agencias de viajes tiran los precios para captar turistas nacionales que salven la temporada en Ibiza

23 junio, 2003
Turoperadores y agencias de viajes continúan con su estrategia de tirar los precios para los viajes y estancias en Eivissa. Si antes el objetivo era captar el mercado británico y alemán «a cualquier precio», ahora el foco al que se dirigen las ofertas parece ser el turismo nacional.
Turoperadores y agencias de viajes continúan con su estrategia de tirar los precios para los viajes y estancias en Eivissa. Si antes el objetivo era captar el mercado británico y alemán «a cualquier precio», ahora el foco al que se dirigen las ofertas parece ser el turismo nacional. Y es que nunca unas vacaciones en Eivissa fueron tan baratas. Un viaje de ocho días en junio desde Barcelona o Valencia en barco, con alojamiento en un hotel de cuatro estrellas en media pensión sólo cuesta 243 euros. Si la travesía se realiza en avión, la cuantía sólo aumenta 35 euros. Pero los chollos para viajar a las Pitiüses no se reducen exclusivamente a los meses previos al verano sino que comienzan a abarcar también la temporada alta. Unas vacaciones en Eivissa durante una semana en el mes de julio, con avión, alojamiento en hotel de tres estrellas en régimen de todo incluido se vende por el módico precio de 325 euros. Y las agencias de viajes y los hoteleros advierten de que estas gangas podrían prolongarse durante todo el verano en el caso de que líneas aéreas y establecimientos de alojamiento turístico no consiguieran llenar sus plazas. «Tenemos un grave problema con la escasa demanda de camas. Seguimos con la misma incertidumbre de si la gente realizará sus reservas a última hora. Todos los agentes turísticos vivimos en la misma situación. Hoteleros, agencias de viajes y aerolíneas optan por realizar ofertas llamativas, aunque esto les obligue a reducir considerablemente sus beneficios, con el fin de cubrir las plazas. No debemos engañarnos al pensar que los precios se han reducido con respecto a años anteriores sino que los empresarios preferimos rebajar las plazas que quedan por vender antes de perderlas», explicó el presidente de los hoteleros de Sant Antoni de Portmany, Joan Bufí. El empresario ibicenco advirtió de que, a estas alturas, tal y como están las cosas, será difícil acabar la temporada con un buen resultado económico. «Estamos cubriendo gastos. Las líneas aéreas y los turoperadores no van a obtener beneficios. Está claro que, en este sentido, no vamos a tener una buena temporada. No será un año para tirar las campanas al vuelo. Es necesario realizar campañas de choque inmediatamente para recuperar el turismo que poseíamos hace unos años», insistió Joan Bufí. Desde la Federación hotelera de Eivissa y Formentera, las previsiones para esta temporada parecen ser algo más positivas. «Está claro que sigue habiendo ofertas y que vamos a seguir viendo gangas anzuelo que se aplican a períodos muy puntuales. De todas formas, el mercado se va normalizando y la temporada estará a la altura de la del año pasado», manifestó el presidente de los hoteleros pitiusos, Pedro Matutes. (E.L., diario El Mundo-El Día de Baleares, 23/06/03)

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.