Diario 6006 22.09.2020 | 14:10
Hosteltur: Noticias de turismo
Edición España.

Egipto: Turistas israelíes vuelven a "invadir" la costa del Sinaí

21 julio, 2003
Centenares de turistas israelíes han vuelto a "invadir" las playas de la península egipcia del Sinaí, animados por la tregua acordada recientemente por los grupos radicales palestinos. "Ahora nos sentimos más confiados. Las playas del Sinaí son de las mejores de la región y tienen muy buena fama en Israel", confesaba a EFE Isaac Stein, un estudiante de Economía en la Universidad de Jerusalén. Isaac y dos amigos llegaron el pasado fin de semana a la popular población de Dahab, en la costa oriental del Sinaí, en su vehículo desde Jerusalén, con la intención de pasar una semana de vacaciones en la costa egipcia. En una mesa lateral de un restaurante, Hanna y Raquel, dos empleadas de un supermercado en Haifa, añadían que los autobuses a localidad fronteriza israelí de Eilat, viajan llenos de jóvenes y familias judías rumbo a Egipto. "En la frontera, hay muchos coches que esperan el permiso de las autoridades egipcias para entrar", aseguraban las dos amigas, mientras esperaban un taxi que les llevara a uno de los centros de submarinismo de la zona. "Algunas de nuestras amigas vinieron hace tres años y nos comentaron lo bien que lo pasaron, pero nos daba algo de miedo por la situación" política en la región, manifestaron. Stefan Michelsen, un belga director de un centro de windsurf en la bahía de Dahab, apunta otra importante razón para el nuevo flujo de jóvenes israelíes a la costa de Egipto: los precios. "Los hoteles y los servicios son muchos más baratos que en Israel. Con poco dinero, pueden disfrutar de buenas instalaciones y un amplio programa de actividades", aseguró.
Centenares de turistas israelíes han vuelto a "invadir" las playas de la península egipcia del Sinaí, animados por la tregua acordada recientemente por los grupos radicales palestinos. "Ahora nos sentimos más confiados. Las playas del Sinaí son de las mejores de la región y tienen muy buena fama en Israel", confesaba a EFE Isaac Stein, un estudiante de Economía en la Universidad de Jerusalén. Isaac y dos amigos llegaron el pasado fin de semana a la popular población de Dahab, en la costa oriental del Sinaí, en su vehículo desde Jerusalén, con la intención de pasar una semana de vacaciones en la costa egipcia. En una mesa lateral de un restaurante, Hanna y Raquel, dos empleadas de un supermercado en Haifa, añadían que los autobuses a localidad fronteriza israelí de Eilat, viajan llenos de jóvenes y familias judías rumbo a Egipto. "En la frontera, hay muchos coches que esperan el permiso de las autoridades egipcias para entrar", aseguraban las dos amigas, mientras esperaban un taxi que les llevara a uno de los centros de submarinismo de la zona. "Algunas de nuestras amigas vinieron hace tres años y nos comentaron lo bien que lo pasaron, pero nos daba algo de miedo por la situación" política en la región, manifestaron. Stefan Michelsen, un belga director de un centro de windsurf en la bahía de Dahab, apunta otra importante razón para el nuevo flujo de jóvenes israelíes a la costa de Egipto: los precios. "Los hoteles y los servicios son muchos más baratos que en Israel. Con poco dinero, pueden disfrutar de buenas instalaciones y un amplio programa de actividades", aseguró. La costa oriental del Sinaí es una de las zonas turísticas más explotadas de Egipto, sobre todo durante la época estival. Desde la punta, donde se sitúa el famoso balneario de Sharm el-Sheij, hasta la localidad fronteriza de Taba, la línea del mar es un rosario de hoteles y balnearios, que ofrecen al turista opciones de descanso o emociones con deportes de riesgo. La costa es famosa por su arrecife coralino, uno de los mejores del mundo, y por la frecuencia de su vientos, que la hace propicia para deportes como el windsurf. También ofrece el espectáculo de las desérticas y peladas montañas bíblicas de Moisés, donde los caprichos de la naturaleza forman retorcidos y bellos cañones. Además, es uno de los dos únicos países árabes de la zona, junto a Jordania, a los que los israelíes pueden viajar. Israel y Egipto firmaron en 1978 un acuerdo de paz por el que la península del Sinaí, conquistada por el Ejército israelí durante la guerra de los Seis Días de 1967, retornó a manos egipcias. Desde entonces, el turismo israelí ha sido una fuente de ingresos para los habitantes de esta semi-despoblada península, que en los últimos diez años se ha desarrollado enormemente, hasta convertirse en el principal destino de recreo de Egipto. Sin embargo, el estallido de la Intifada o alzamiento palestino y la guerra en Irak habían hecho decrecer, tanto el turismo israelí, como el de otros países al Sinaí. La tregua, que coincide con la temporada alta en la zona, ha permitido que los israelíes "vuelvan a ocupar" la costa del Sinaí, como dice en tono jocoso Jimmy, un egipcio dueño de un centro de buceo. El ministro egipcio de Turismo, Mamduh Al-Beltagi, aseguró el miércoles que el avance de las negociaciones de paz entre palestinos e israelíes y el fin de las operaciones militares lideradas por EEUU en Irak han devuelto a los turistas la confianza en Egipto como destino seguro. "No hay turismo sin paz", recalcó Al-Beltagi, quien expresó su esperanza en que "palestinos e israelíes avancen en sus negociaciones, porque ello beneficiará a todos". Egipto espera que llegue a cinco millones el número de turistas que viajen este año al país, que tiene una acogida anual calculada en 6,5 millones de visitantes.
Avatar redactor Carlos Paquito

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.