Jale crecerá en Andalucía a través de hoteles en gestión o en alquiler

La cadena Hoteles Jale-Monasterio, con sede en el gaditano Puerto de Santa María, quiere dar el salto a otras provincias andaluzas, pero no lo hará con establecimientos propios, sino a través de hoteles en gestión (propiedad de terceros, a los que la compañía abonaría una parte de los ingresos obtenidos) o en arrendamiento (gestión de establecimientos en régimen de alquiler).

La cadena Hoteles Jale-Monasterio, con sede en el gaditano Puerto de Santa María, quiere dar el salto a otras provincias andaluzas, pero no lo hará con establecimientos propios, sino a través de hoteles en gestión (propiedad de terceros, a los que la compañía abonaría una parte de los ingresos obtenidos) o en arrendamiento (gestión de establecimientos en régimen de alquiler). Así lo ha anunciado el recién nombrado director general de la cadena, Enrique Lucini, quien avanza que la compañía ya está estudiando su entrada en Córdoba, Huelva y Málaga. En esta última provincia, además, concretamente en Marbella, la división de promoción inmobiliaria del grupo está construyendo el Hotel Cerros del Lago, y la cadena está analizando la posibilidad de gestionarlo. "Nuestro objetivo es crecer inicialmente en Andalucía y a través de esta fórmula, aunque no descartamos realizar inversiones si surgen oportunidades de negocio", destaca Lucini. De hecho, el crecimiento de la cadena a través de hoteles en gestión será paralelo al previsto por la compañía a corto y medio plazo con proyectos propios, todos ellos en su localidad natal, donde cuenta con tres establecimientos hoteleros (Duques de Medinaceli, Monasterio San Miguel y Dunas Puerto) y un centro de convenciones y congresos (Hacienda Las Beatillas). Según Lucini, la cadena sumará a su oferta tres nuevos hoteles. El primero de ellos -cuyas obras se iniciarán el próximo ejercicio- será un cinco estrellas con 120 habitaciones, para el que cuenta con 8.000 metros cuadrados y la inversión prevista rondará los 8,4 millones de euros. "Estará próximo al Hotel Duque de Medinaceli, de manera que complementará su oferta de ocio y negocio", comenta el director general, quien apunta al respecto que "además de un SPA [centro de salud y deportes], por ejemplo, contará con 2.000 metros cuadrados de salones para reuniones". Los otros dos establecimientos formarán parte de un complejo turístico que contará con un campo de golf de 17 hoyos. Para ello, la compañía dispone de unos terrenos de más de tres millones de metros cuadrados junto a la Hacienda Las Beatillas. "De ahí que aún estemos estudiando cuál será la oferta de tales hoteles, ya que nuestro objetivo es aprovechar las sinergias que puedan surgir". La cadena tampoco ha concretado aún la inversión que requerirá este proyecto, "aunque rondará los 50 millones de euros". Tal iniciativa supondrá la entrada de la cadena en un nuevo segmento, el turismo de golf. "En la Bahía de Cádiz se está empezando a apostar por el golf, pero el buen jugador busca una amplia oferta para poder probar varios campos. Además, con ello contribuiremos a aumentar el atractivo de El Puerto de Santa María como destino turístico, que es nuestro principal propósito", explica el máximo responsable de la compañía. Y de Andalucía, al resto de España, aunque poco a poco. El grupo se ha dotado de una estructura directiva para afrontar tales retos y acaba de abrir delegaciones comerciales tanto en Estepona (Málaga) como en Barcelona "para ir preparando al mercado", avanza Lucini. Estas oficinas se suman a la que ya poseía la cadena en Madrid, donde el nuevo responsable se plantea entrar. "Es una plaza de referencia en cuanto a imagen", comenta. A pesar de que 2003 no está siendo un buen año para el sector turístico, esta cadena prevé incrementar su cifra de negocio en un 6 por ciento, hasta alcanzar los 12 millones de euros. "Aún estamos lejos del crecimiento previsto -aclara Lucini- y lo cierto es que, en circunstancias normales, hubiéramos crecido más. De cara al próximo ejercicio tampoco queremos ser ambiciosos, nos conformamos con consolidar nuestra oferta". Jale se ha visto afectada por el descenso del turismo de incentivos. "Dependemos mucho de las multinacionales, que son las que organizan los congresos y las convenciones, y en el conjunto del año registraremos en torno a las 3.000 pernoctaciones menos debido a los recortes presupuestarios de las compañías", adelanta Lucini. "La clave para seguir creciendo -añade- ha sido buscar reuniones más pequeñas y potenciar el turismo vacacional, que este año ha estado protagonizado por el mercado nacional". "Es lo bueno de tener una oferta amplia y diversificada", apostilla. Enrique Lucini, técnico de Empresas y Actividades Turísticas y Máster en F&B, ha sido elegido para ocupar el recién creado puesto de director general de esta cadena hotelera y su principal reto personal es "consolidar tal posición, además de convertirme en ciudadano de El Puerto de Santa María". (Diario de Jerez, 19-09-03) 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.