Hosteleros cántabros estiman en 18 millones de euros las pérdidas por efecto del "Prestige"

El presidente de la Asociación de Hostelería de Cantabria, Miguel Mirones, estima en 18 millones de euros las pérdidas que, entre julio y agosto, ha ocasionado al sector el efecto del "Prestige", que ha afectado "negativamente" a la imagen turística de la comunidad autónoma, dijo. Mirones presentó en conferencia de prensa este viernes la encuesta que ha elaborado la asociación sobre 504 establecimientos hosteleros (hoteles, bares y cafeterías, restaurantes, campings y turismo rural) de Cantabria, que, en su mayoría, han apuntado a un descenso en la ocupación, en el gasto medio por cliente, en la facturación y en el margen de explotación.

El presidente de la Asociación de Hostelería de Cantabria, Miguel Mirones, estima en 18 millones de euros las pérdidas que, entre julio y agosto, ha ocasionado al sector el efecto del "Prestige", que ha afectado "negativamente" a la imagen turística de la comunidad autónoma, dijo. Mirones presentó en conferencia de prensa este viernes la encuesta que ha elaborado la asociación sobre 504 establecimientos hosteleros (hoteles, bares y cafeterías, restaurantes, campings y turismo rural) de Cantabria, que, en su mayoría, han apuntado a un descenso en la ocupación, en el gasto medio por cliente, en la facturación y en el margen de explotación. Por el contrario, el presidente de la Asociación de Hostelería indicó que el sector se ha mantenido, en general, "estable" en lo que se refiere a empleo y precios. Mirones, quien achacó parte de las pérdidas que ha sufrido el sector en la zona occidental a la falta de agua registrada en agosto y septiembre, explicó que hasta ahora los establecimientos hosteleros de Cantabria han remitido a la asociación gastos por importe de unos 513.000 euros, a consecuencia de manchas de fuel en moquetas, toallas, sábanas y otro tipo de lencería. Indicó que estos gastos, así como otros 127.400 euros que se han registrado por efecto de la falta de agua, deberían ser reintegrados por el Gobierno de Cantabria. Mirones consideró, respecto a los gastos ocasionados por efecto del "Prestige", que las cantidades que han sido contabilizadas por los establecimientos hosteleros deberían ser remitidas, junto con la cantidad que haya estimado el Gobierno regional, al Estado para que se reintegren todos los daños. El presidente de la Asociación de Hostelería de Cantabria apuntó también a la puesta en marcha de campañas de promoción en España y a nivel internacional, sobre todo, dirigidas al turismo inglés, para intentar "paliar los daños que ha sufrido esta temporada el sector". Mirones opinó que Cantabria debe ser un lugar de estancia de los turistas ingleses que llegan a la región a través del Ferry y "no sólo un sitio de paso" y apuntó también, en este sentido, a potenciar y aumentar las líneas del Aeropuerto de Parayas y afirmó que el aeródromo cántabro debe incrementar sus líneas regulares con Madrid y Barcelona, con nuevas compañías que permitan disminuir el coste del billete, así como introducir líneas aéreas de bajo costo, "un fenómeno que está cambiando el turismo mundial". Señaló, además, que la incorporación de líneas aéreas de bajo costo en el aeropuerto de Parayas permitiría atraer a la región turismo inglés y alemán, algo que ya están produciéndose en Cataluña, Valencia y últimamente en Bilbao. "Si no conseguimos esto correremos el peligro de que Parayas no se meta en un mercado claro y se convierta en un aeropuerto residual". El presidente de la Asociación de Hostelería de Cantabria pidió también al Gobierno regional la elaboración de un estudio "con rigor suficiente" sobre el crecimiento de la oferta turística no reglada en la región y sobre el mercado de la segunda vivienda. Mirones recordó que según un estudio elaborado por La Caixa Cantabria es la primera comunidad autónoma española donde más turistas se hospedan en establecimientos no reglados (un 86 por ciento), por lo que insistió en conocer "claramente" cuál es la capacidad real de este tipo de oferta en la región. Indicó que hay que poder actuar sobre este tipo de establecimientos "desleales", ya que están causando un "grave perjuicio" al sector y aseguró que Cantabria cuenta con una oferta "más que suficiente" para hacer frente al turismo que llegue a la región, por lo que pidió un estudio para controlar los establecimientos no reglados y la segunda vivienda, que origina posteriormente "problemas como los cortes de agua en la zona occidental". El presidente de la Asociación de Hostelería de Cantabria apuntó también al descenso en la estancia media de los turistas en la región (2,91 días según la última encuesta de ocupación turística en agosto, publicada por el Instituto Nacional de Estadística) y consideró que esta situación también está provocando la disminución en la facturación. 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.