TUI recortará capacidad aérea ante la parálisis del mercado

La crisis del mercado turístico alemán es un hecho plenamente diagnosticado: en la temporada 2002/03 la facturación de los touroperadores ha caído entre un 7% y 9% y la cifra de viajeros ha descendido entre el 5% y 7%, aún a pesar de que los precios de los paquetes turísticos se han recortado un 2,2%.

La crisis del mercado turístico alemán es un hecho plenamente diagnosticado: en la temporada 2002/03 la facturación de los touroperadores ha caído entre un 7% y 9% y la cifra de viajeros ha descendido entre el 5% y 7%, aún a pesar de que los precios de los paquetes turísticos se han recortado un 2,2%. Ésta es una situación inédita que la industria turística de este país explica por la crisis económica, que ha retraído el consumo, los conflictos internacionales y una nueva regulación de las vacaciones escolares, haciéndolas coincidir en los meses de julio y agosto en los estados de Baden-Wüttemberg, Renania del Norte-Westfalia y Baviera, donde habita la mitad de la población alemana. Pero si la crisis está diagnosticada, lo que aún no se ha encontrado es la fórmula magistral que la alivie. Y el propio sector, durante el congreso anual de agencias de viaje alemanas (DRV) celebrado la semana pasada en Túnez, ha dado muestras evidentes de ese desconcierto. Acusa a la guerra de ofertas y, especialmente, a los vuelos de bajo coste de haber conducido a la industria turística a un callejón sin salida. 'Ha sido un error no haber reducido capacidad', sostiene el presidente de la DRV, Klaus Laepple. Sin embargo, únicamente TUI ha apostado abiertamente por disminuir su oferta aérea y dar la espalda a la estrategia de los precios bajos. Mientras el otro gran operador, Thomas Cook, ha eludido cualquier compromiso de este tipo. Álvaro Blanco, director de la Oficina de Turismo de España en Berlín, apunta que los mayoristas alemanes han iniciado 'una carrera para estar en el primer puesto, pero sin saber adónde les conduce'. La principal consecuencia en España de la crisis del mercado turístico alemán ha sido el desplome de Baleares, que ha perdido 700.000 turistas de este país, retrocediendo a la situación de hace 10 años, en opinión del consejero balear de Turismo, Joan Flanquer. Preussag. El grupo Preussag, propietario de la mayorista alemana TUI y de la británica Thomson, es el principal touroperador europeo. Cada año envía a España en torno a siete millones de turistas alemanes y es copropietario del grupo hotelero español Riu. El presidente ejecutivo de TUI, Michael Frenzel, sostiene que el paquete turístico tradicional 'está en peligro', por lo que junto a la reducción de la oferta y mantenimiento de precios ha animado al sector a 'ser más flexible' y 'reducir costes'. Thomas Cook. Filial de Lufthansa y del grupo de distribución Karstadt, es el segundo touroperador en volumen en Europa. Especializado en un segmento de precios ligeramente inferior a TUI, no ha mostrado una opinión tan claramente favorable al abandono de la guerra de las ofertas y los vuelos baratos. Su presidente, Stephan Pichler, se mostró sensiblemente optimista a lo largo del encuentro celebrado por los agentes integrados en la DRV al indicar que 'la demanda estará ahí mañana'. (E.M., diario Cinco Días, 23/10/03) 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.