Diario 5407 21.10.2018 | 06:03
Hosteltur: Noticias de turismo
Vídeo : Entrevista a Pedro Cañellas

Impuestos y obras, principales problemas de los hoteleros de Cala Millor

En Semana Santa se prevé una ocupación de hasta el 80% 15 abril, 2011
  • Las minivacaciones de los mallorquines por la Islas son, cada vez, más frecuentes
  • "Queda mucho verano por vender", asegura Cañellas

“Las obras de la carretera y la falta de rentabilidad por el aumento del gasto”, son las principales preocupaciones que tienen los hoteleros de Cala Millor. Lo ha asegurado el presidente de la Asociación de Hoteleros de esta zona turística, Pedro Cañellas, en una entrevista a HOSTELTUR.

En lo que se refiere a la obras, Cañellas ha explicado que “los accesos a Cala Millor están levantados y nos tememos, dice, que no acaben a tiempo (en mayo) para recibir a los turistas”.

Además, otro gran problema, de esta y otras muchas zonas de Mallorca es “la falta de rentabilidad debido al aumento del gasto”, dice el presidente. “La presión fiscal de los Ayuntamientos y del Estado es cada vez mayor. Y eso se nota, por ejemplo, en la recogida de basuras o en el IBI”.

El choriceo de cada año

Pero también en esta zona turística, "aunque es de las más tranquilas, sufrimos los típicos problemas de seguridad, especialmente al principio de la temporada”, dice Cañellas.

Es habitual, explica, el “choriceo de cada año, por ejemplo, el robo de maletas”, aunque, insiste, en que es una zona con “público principalmente familiar y tranquilo”.

Semana Santa a la mallorquina

En lo que respecta a las previsiones de Semana Santa, Cañellas prevé un ocupación entre el 75 y el 80% en los hoteles que están abiertos, y que son el 45% de la planta (unas 11.000 camas).

Una ocupación que se logrará gracias a las ‘minivacaciones’ que cada vez, con más frecuencia, se toman los mallorquines dentro de la Isla. “Es una clientela local, de gente de Palma o del centro de la islas, fundamentalmente familiar y que buscan descansar, montar en bici o darse un baño en una piscina climatizada, por ejemplo”.

Queda mucho por vender

De cara al verano las previsiones también son buenas, aunque “todavía queda mucho por vender”, dice Cañellas. Sin embargo, mayo está “bastante flojo” y “septiembre y octubre aún son una incógnita”.

Respecto al perfil del turista en temporada alta ya no mallorquín, sino alemán (65-70%) y británico (30-35%), si bien este último mercado se aloja, fundamentalmente en Calabona.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.