Temas de portada Hosteltur

Low cost, de tendencia a fuerza dominante del turismo

La crisis económica ha acelerado el fenómeno

La crisis económica no creó el fenómeno low cost pero sí lo ha acelerado, hasta el punto de que este modelo de negocio –nacido bajo las alas de la industria aérea- ha acabado por contagiar múltiples sectores económicos, tal como expone el tema de portada de la revista HOSTELTUR de diciembre.

Y es que ajustar los costes al máximo para luego trasladar los ahorros preferentemente a precios más baratos, se ha convertido en la tendencia que está liderando la industria turística en el primer cuarto del siglo XXI. Algunos elementos destacados del reportaje son los siguientes:

Según sostiene el economista Félix Cuesta, “el fenómeno low cost es muy sensato porque el consumidor sólo quiere pagar por lo que consume, no quiere que le cobren por todo”

Antes la clase media presumía de lo caro que había comprado, en la nueva "sociedad low cost" sucede lo contrario: se presume del chollo.

Un 37% de los viajeros que tenía una aerolínea preferida decidió cambiar a una compañía low cost por precio, y seis de cada 10 clientes escogen únicamente en función del precio

En España, la hotelería low cost es un segmento con mucho recorrido ya que sólo el 4% de las habitaciones son de esta categoría, frente a un 18% en el Reino Unido, un 24% en Francia y un 27% en Estados Unidos.

Según apuntan varios expertos, la hotelería low cost es la evolución normal de un mercado en época de crisis en el que el huésped quiere decidir qué servicios recibir y paga por ellos una contraprestación justa.

Portada de la revista HOSTELTUR de diciembre.Portada de la revista HOSTELTUR de diciembre.

No sólo es una cuestión de costes: el modelo low cost implica también avanzada tecnología, velocidad y flexibilidad para adaptarse antes que la competencia a los nuevos hábitos de consumo del cliente.

En el caso de las agencias de viajes la aplicación del concepto low cost es casi misión imposible, dado que no son dueñas del producto que venden y no pueden abaratarlo más allá de lo que lo hace el proveedor.

El reportaje incluye además una entrevista con Josep Francesc Valls, catedrático de márketing en ESADE, y apuntes sobre cómo posicionar en internet productos y servicios low cost.

Este reportaje ha sido publicado en la revista HOSTELTUR de diciembre y puede descargarse como pdf.

 

Comentarios 7

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Usuario

Miguel Ángel Martínez2/12/2014 9:12:08

No es oro todo lo que reluce en el mundo lowcost, y no hablo solo de turismo sino también de restauración, moda, alimentación etc etc.
Frecuentemente (y que me perdonen los que no son así) pagan salarios de m.... y envían al paro a profesionales formados que, al estar en el paro, solo les queda oportunidad de comprar productos lowcost.
También hay muchas compañías lowcost que no pueden aguantar y quiebran, pero antes se han llevado por delante cantidad de compañías serias que habían contratado buenos profesionales, que ofrecían una buena materia prima y que dignificaban el sector al que pertenecían.

90 Más comentarios del lector Responder

Usuario

Albert2/12/2014 10:12:47

LOW COST ???? Pan para hoy y ...
Para mi, es la crónica de una muerte anunciada...

20 Más comentarios del lector Responder

Usuario

Antonio Sanchez2/12/2014 10:12:19

De acuerdo con Miguel Angel en que hay que distinguir. Creo que el efecto secundario de la aparición de las estrategias low cost es que una parte del mercado ha empezado a orientarse más al precio que a otro parámetro, y aparecen las ofertas imposibles que destruyen el mercado haciendo competencia desleal.
Lo que quiero decir es que una cosa es ofrecer a los clientes la racionalización de ciertos servicios para ofrecerlos más baratos (algo razonable y atractivo para muchos) y otra es asociar el apellido low cost a cualquier producto o servicio barato, sin que se haya cambiado la estructura de costes.
En turismo esto tiene un efecto demoledor, depreciando los servicios que juegan limpio.

70 Más comentarios del lector Responder

Usuario

Juan Carlos Tejeda2/12/2014 11:12:20

¿un 4% de hoteles vendiendo low cost? ¿Alguien ha echado un vistazo a las tarifas de muchos hoteles de este país? hoteles de media España, de 4* y 5 *, vendiendo a 40€-50€ en sus propias webs y OTAS no es ya suficiente Low Cost?
Siempre he defendido la libre competencia y que el mercado es sabio, aunque también no es menos cierto que con mas medios se consiguen modificar esas reglas en detrimento de los que tienen menos posibilidades, dejando por el camino muchos profesionales y negocios que no pueden sobrevivir a precios low cost con costes high cost.
Yo creo que la única salida es la especialización y diferenciación, porque a igual servicio (la habitación física de tu hotel es la misma en Booking que en tu web) el precio manda, ha mandado siempre.

30 Más comentarios del lector Responder

Ignacio2/12/2014 12:12:26

Estoy cansado de oír por aquí y por allá, los benéficos que tienen para el consumidor las empresas low cost. ¿Para cuándo se va a hablar con seriedad sobre este asunto y se van a dejar de hacer cantos de sirena?
Es de todos conocida la forma de trabajar, pongo el precio por lo básico, que no puedo trocear, como es el asiento en el avión, pero resto de servicios inherentes los cobro aparte como un valor añadido, me quiere alquien explicar cómo es un valor añadido, querer llevar una maleta y facturarla, como es un valor añadido, llevar la tarjeta impresa desde casa, pues si no me van a crujir en el mostrador de la aéreo línea en el aeropuerto, y así suma y sigue, total cuando consigo los servicios que me ofrece una línea convencional, resulta que ya no es tan Low cost, se nos llena la bocota de palabro, y esto sin mencionar, los horarios intempestivos y el trato vejatorio e incluso inquisidor.
En fin señores, no todo es oro lo que reluce, este es más bien cago el loro, sino comparen; y que decir con que te dejen tirado el vuelo y te retengan 2 días más en el destino, sin ningún tipo de compensación.

21 Más comentarios del lector Responder

Leandro2/12/2014 14:12:15

Buenas tardes Ignacio: No veo nada de malo en separar los servicios inherentes para aquellos viajeros que no pueden afrontar el pago de un billete en una aerolinea "normal".
A quien no le importe salir/llegar en un horario intempestivo, solo llevar 10 kg de equipaje y tener que gastar 3 minutos en imprimir una tarjeta de embarque, podrá utilizar estas aerolíneas y ahorrar un dinero. Ahora,como usted dice, el mercado al ser tan sabio, ofrece a los clientes que no quieren viajar de este modo, todo el confort de una aerolínea normal. No entiendo cual es el tema con las low cost. Simplemente apuntan a un cliente especifico que "agradece" que el resto de servicios se le cobren aparte para el poder decidir por cuales pagar y cuales no.

30 Más comentarios del lector Responder

Usuario

Miguel Angel Campo Seoane3/12/2014 21:12:00

El fenómeno ”low cost” que puede tener sentido en las empresas de oferta flexible, no es tan claro que pueda tener validez para empresas de oferta rígida, como la hotelera, por otra parte no se puede considerar que el cliente elijo un hotel “low cost” solamente porque es más barato, ya que en bastantes casos, la elección vienen dada porque los hoteles que no son “low cost” cobran mucho más por prácticamente los mismos servicios, y nadie es tan tonto de pagar más por lo que es prácticamente igual, ni para tirar piedras contra su propio tejado, salvo el caso de los hoteleros, que se empeñan en vender por debajo de costes para poder llenar sus hoteles, sin ver que eso les lleva a la ruina, y se quedan tan contentos porque ellos, lo están haciendo bien, al fin y al cabo, la culpa de su ruina no es de que vendan por debajo de costes, es de la crisis, como prueba que haya tantas empresas hoteleras en suspensión de pagos o en práctica quiebra.

Claro esta que si con esa idea se quedan contentos, es posible que en la actualidad, con la cosa de los cambios sociales, para muchos, sea preferible arruinarse feliz, que ganar dinero contracorriente, dando buenos servicios a un precio razonable, con profesionales contentos y orgullosos del lugar donde trabajan, y clientes que pese a que determinados hoteles sean más caros, vuelven a los mismos, porque encuentran algo diferente a lo que les dan en la mayoría de hoteles más baratos.

Si no son capaces de darse cuenta de que los clientes que solo buscan precio, son clientes imposibles de fidelizar porque siempre van a ser clientes de quien venda más barato, y cuando los que más barato vendan, se arruinen, siempre aparecerá otro tan tonto como los anteriores, para arruinarse a continuación ofreciendo servicios “low cost”.

Señores hoteleros, no es lo mismo soportar los servicios mediocres de una línea aérea “low cost” en un viaje de tres a cinco horas, que para un vuelo transcontinental de diez horas en adelante, y el cliente que hace turismo, normalmente esta varios días en un hotel, en cuyo caso los servicios “low cost” mediocres hacen que los clientes no vuelvan.

Piensen en ello, intentando dar respuesta a la siguiente pregunta ¿Serían clientes de su propio hotel, con los servicios y los precios que cobran en el mismo?

00 Más comentarios del lector Responder

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.