AEDAVE considera que un turismo barato no es compatible con un país con un alto nivel de servicios como España

El presidente de la Asociación Empresarial de Agencias de Viajes (AEDAVE), José Manuel Maciñeiras dijo ayer, en declaraciones a EFE que "el turismo barato no es compatible con un país que tiene un alto nivel de servicios, como es España".

El presidente de la Asociación Empresarial de Agencias de Viajes (AEDAVE), José Manuel Maciñeiras dijo ayer, en declaraciones a EFE que "el turismo barato no es compatible con un país que tiene un alto nivel de servicios, como es España". Maciñeiras, no cree que el sector turístico español sufra "un problema grave" a pesar de las declaraciones "contradictorias y, a veces, catastrofistas" que se han producido este verano, y señaló que las cifras no deben compararse con las de países como Croacia o Egipto donde el turismo ha crecido mucho "pero partiendo de valores muy bajos". Este verano el turismo ha experimentado "una leve bajada", debido a una serie de factores como los cambios de tendencia que se han producido en la demanda, que ha afectado también a otros sectores "y no sólo al turismo". En su opinión, España no es cara "sino que cobra lo que da" y no puede competir por precio con países donde "los salarios son la décima parte y los servicios, calidad y seguridad, están a años luz de los que aquí se ofrecen". EVITAR LA "GUERRA DE TARIFAS". Maciñeiras cree necesario hacer un análisis "responsable y con calma" de la situación del sector pero teniendo en cuenta que "partimos de una situación fantástica, de un país con una marca extraordinaria, un concepto de destino seguro y con unos complementos importantísimos no explotados todavía". El presidente de AEDAVE señaló que los turoperadores "manejan masas de turistas" que durante los primeros años no necesitan más que "tumbarse en la playa", pero con el paso del tiempo los viajeros cambian sus necesidades, sus conocimientos, su capacidad económica y su experiencia, "por lo que requieren más, y ese más es lo que debemos darles". Añadió que España es "algo más que un país de playas y cocos" con posibilidades de realizar un turismo "más elaborado", enfocado a la salud, los deportes, los congresos o la cultura. A juicio de Maciñeiras, el turismo de sol y playa "es importantísimo" pero España no podrá competir en precio con países que ofrecen "una playa fantástica y un hotel con todo incluido y nada más" y añadió que el turista dispuesto a tener buena calidad, disfrutar de buenos transportes, seguridad e higiene, "tendrá que pagarlo". A este respecto, indicó que "habrá que dejar de pelear por ser el destino más barato y decirle a algunos turoperadores que a determinados precios es mejor que trabajen con otros países, con los que podemos coexistir, pero no entrar en una guerra de tarifas porque eso lleva a bajar la calidad". En su opinión debería fomentarse la instalación o la expansión de turoperadores españoles que operasen fuera de territorio español como Iberostar, Riu, Barceló, Sol Meliá, Marsans o viajes Iberia, entre otros grupos turísticos "capaces de crear un producto español que se pueda vender fuera". En este sentido, Maciñeiras recalcó la necesidad de modificar la política comercial de algunas zonas turísticas "donde no tenemos por qué tener excesiva o exclusiva dependencia del turismo barato de masas". Dijo que siempre existirá un segmento de mercado que opte por destinos baratos pero "España ha superado esa fase y debemos mantener un equilibrio entre precio y oferta". Realizar una promoción y planificación adecuadas así como un cambio de imagen para "poner en valor" el "enorme" potencial turístico español, "lleva tiempo", según Maciñeiras. Como consecuencia, durante algunos años pueda darse "cierto peligro" para quienes tengan las instalaciones más obsoletas o se ubiquen en zonas más degradadas, aunque "incluso con alguna bajada, el turismo seguirá siendo el principal generador de riqueza del país", añadió. Con respecto a las recientes declaraciones de la ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, acerca de la degradación de algunos destinos costeros, Maciñeiras dijo que "es posible que tenga razón en cuanto a zonas concretas". Sin embargo, el presidente de AEDAVE considera que las manifestaciones de la ministra "en un momento en que se está cuestionando el turismo de sol y playa, contribuyen a crear una cierta alarma innecesaria". 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.