La violencia del narcotráfico amenaza con ahuyentar al turismo de Acapulco

El legendario balneario mexicano de Acapulco, que en los años 50 del siglo pasado fue un centro favorito de estrellas de Hollywood, vive estos días un clima de violencia extrema que ha afectado incluso al turismo extranjero, y que ha dejado al menos 600 muertos en 2006.

Acapulco intenta recuperar su lustre de décadas pasadas, tal como comentó a este diario Mary Bertha Medina, presidenta de la Oficina de Convenciones y Visitantes de Acapulco, pero se está enfrentando en ese empeño al escollo que representa el narcotráfico, que ha desatado en 2006 una ola de violencia sin precedente en el balneario, que ha provocado al menos 600 muertes. Para contener la violencia, el gobierno federal envió en enero pasado tropas combinadas de policías y militares, que recibieron como respuesta esta semana una matanza de siete personas, cinco de ellas policías, una acción que las autoridades interpretan como una represalia a los operativos oficiales. Lo peor es que la violencia ha afectado ya a los turistas, pues dos canadienses fueron heridos de bala en la recepción de un hotel y días antes el también canadiense Adam de Prisco murió presuntamente golpeado por un empleado de un bar. El Gobierno de Canadá ofreció este viernes ayuda a México para mejorar la seguridad pública y colaborar en el esclarecimiento del caso de los turistas canadienses que han sido víctimas de la violencia. Pese al fuerte despliegue militar y policial en Acapulco y ante la escalada de violencia, el Gobierno del estado de Guerrero, al que pertenece Acapulco, ha asegurado que reforzará aún más la vigilancia en el balneario, "para proteger al turismo y contrarrestar la ola de violencia". El fiscal de Guerrero, Eduardo Murueta, declaró el viernes a la prensa que esta medida "busca evitar que se alejen los turistas, principalmente los que llegan del extranjero". En un intento por mejorar la imagen de Acapulco, el gobernador de Guerrero, Zeferino Torreblanca, afirmó hace dos días que la violencia no estaba afectando al turismo, tal como adelantó este diario. Pero su optimismo no es compartido por todo el sector. "Estos hechos han golpeado la imagen del balneario y amenazan con alejar a los veraneantes", reconocen empresarios del sector turístico, aunque ninguno se atreve dar pronósticos. El ministro Elizondo viaja a Acapulco La preocupación por el turismo en Acapulco trasciende las fronteras del estado y ha llegado al Gobierno federal. Fuentes del Ministerio mexicano de Turismo anunciaron que este sábado viajará al balneario el ministro Rodolfo Elizondo, "para reunirse con autoridades de la entidad y buscar estrategias que permitan mantener la tranquilidad y la afluencia de turistas", dicen las fuentes. "Hay gran preocupación por el desaliento de los visitantes extranjeros, particularmente los canadienses", comentó por su parte Elizondo, al referirse a la situación de violencia en Acapulco. Para las autoridades mexicanas, lograr la tranquilidad y la seguridad en Acapulco es vital si se tiene en cuenta que finales de este mes y principios de marzo, el balneario tendrá una gran actividad turística con el inicio de la llegada de los miles de "Spring breakers", jóvenes estadounidenses que, como es ya tradicional, llegan por estas fechas en plan de diversión a este centro turístico. Además, se desarrollará el Abierto Mexicano de Tenis y el Tianguis Turístico, la más importante feria del sector en México. José A. Tamargo (latinoamerica@hosteltur.com) 
Acapulco dentro.jpgAcapulco dentro.jpg

Acapulco dentro.jpgAcapulco dentro.jpg

Acapulco fuera.jpgAcapulco fuera.jpg

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.