Diario 5326 18.07.2018 | 15:08
Hosteltur: Noticias de turismo

El post: Destinos y turoperadores... ¿por qué no?

17 diciembre, 2010
Se sigue criminalizando a los TTOO por sus actuaciones en las operativas que durante años han venido ejerciendo en los distintos destinos en los que su presencia fue omnipresente.
Asisto recientemente a análisis de expertos haciendo valoraciones entre los TTOO y las nuevas tecnologías, de cómo han cambiado los tiempos, modas, herramientas, procesos, etc. Algunos se empeñan en demostrar porque el modelo ha dejado de funcionar argumentándolo con mejor o peor acierto.

Podría compartir con algunos de estos expertos los motivos de la baja forma actual de los TTOO, que advierten que la situación actual se debe principalmente a la democratización de la información que es plural, gratuita y de fácil acceso, nada que objetar, es uno de los condicionantes para justificar, que el cliente ya puede saber de que se compone el paquete (conocido como elemento Opaco) cuando el TTOO lo creo para facilitar la compra del cliente (son interpretaciones).

Es cierto que el TTOO dominaba la cadena de distribución, porque unificaba todos los procesos asumiendo riesgos, pero daba una impresión de que oprimía al productor o facilitador de servicios, esta es una constante de insatisfacción en la parte prestataria.

Se pensó que el TTOO era el único en la cadena que generaba beneficios aprovechando el conocimiento y la información, tiene su parte de veracidad, pero a menudo se olvida de los riesgos, de la inversión, y el coste de distribución, si hacemos un sano ejercicio de auditoria, acerca de la calidad ofertada y la valoración percibida de los clientes, a menudo observamos que el cliente valora el paquete en líneas generales beneficiosas para sus intereses, y remarca en sus denuncias los servicios uno por uno en su valoración, que a menudo son insatisfactorios en transporte y alojamiento.

Con la irrupción de las nuevas tecnologías, todos los productores se creen entre la obligación y la necesidad de acceder directamente al cliente final, a ser posible con la mentalidad de coste cero (habitual con el TTOO), la experiencia demuestra que esto no es posible por mas gratuito que Internet pueda presentárselo.

Aparecen nuevas profesiones y consultoras para ayudar a penetrar en un mundo desconocido que ha irrumpido con celeridad, sin tiempo para el aprendizaje, sin la experiencia necesaria para comparar más allá de los fracasos diarios y las valoraciones del coste de esta reciente actividad.

Se disparan los costes por SEO, SEM además de tener que contratar expertos en Revenue, y externalizar servicios de control ofimática, todo esto ocurre sin valoraciones previas, causado por la desaparición de unos y la necesidad de otros.

Hay una posibilidad que desconozco si algunos ya lo han intentado, pero que es una formula que debería llevarnos a reflexionar, por un lado la necesidad de llenar establecimientos y la otra estar cerca de los mercados, pues bien, las habitaciones siguen disponibles y los mercados siguen esperando ofertas, mientras el TTOO busca su encaje en la sociedad, pero sigue manteniendo su notoriedad en el mercado.
Deberíamos ver como los productores de los destinos, son capaces de unirse en una estrategia común y plantear al TTOO una nueva modalidad en la interacción.

Deberían asumir el coste de la promoción y la distribución, aprovechando el conocimiento y la cercanía del TTOO en el mercado, ellos deberían aplicar políticas de Push ya que la del Pull (aplicada con anterioridad) esta en quiebra.

Cuando se haga esto, veremos como desaparece este distanciamiento entre lo que fue, y lo que se pretende ser a día de hoy, esta brecha que ha abierto la digitalización se ira cerrando a medida que unos y otros entiendan que ya no son enemigos, que aunando esfuerzos y costes, se alcanzara una relación distinta a la que estaban habituados y que verán como estos se traducen en negocio, siempre y cuando no desaparezca de la estrategia la orientación al cliente con servicios de alta calidad.

Probablemente esta estrategia entrara a formar parte de las nuevas relaciones entre los distribuidores turísticos tradicionales que han visto por unos momentos la irrupción de operadores poco o nada sensibilizados con la actividad, con el escaso valor que aporta ser conocedor de herramientas tecnológicas, pero lejos de ser expertos conocedores en la prestación de servicios turísticos, estamos frente a un examen importante, entre la experiencia del pasado y las valoraciones del presente, cuando estos dos parámetros sean comparables, estaremos en condiciones de hacer valoraciones quánticas de cual de los procesos es mas beneficioso para el cliente, el productor e intermediarios.

Antes esto era un dialogo de dos (TTOO y productor) el cliente pagaba la fiesta, ahora el cliente además de pagar la fiesta quiere estar en ella, deberán unos y otros aprender a compartir las Veladas, que comience la música.

Joan Gou
Puedes comentar este post aquí y en la Comunidad Hosteltur.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios

Esta noticia no tiene comentarios.