Diario 5326 18.07.2018 | 17:00
Hosteltur: Noticias de turismo
Por hosteltur-np-100, en Innovación

Decenas de pasajeros reclaman por pérdida de vuelos en la T-4

3 marzo, 2006

Las pantallas de salidas y llegadas registraron a lo largo de la mañana una decena de vuelos retrasados entre media hora y cuatro horas, de los aproximadamente treinta mostrados. Entre los viajeros que reclamaron ante Iberia había un grupo de unas veinte personas mayores que llegó a Barajas desde Alicante con una hora de retraso, por lo que perdieron el vuelo que tenían previsto tomar a mediodía hacia Oviedo, a donde volaron finalmente cuatro horas más tarde. También reclamaron varias de las personas del vuelo procedente de Santiago de Chile, que llegó a Barajas con cuatro horas de retraso, lo que hizo que varios viajeros perdieran sus conexiones a otros destinos. Fuentes de la compañía explicaron que el retraso se debió a que una pasajera entró en coma diabético poco después de despegar, por lo que el avión tuvo que parar en Brasilia (Brasil) para que fuera atendida. Una joven embarazada de siete meses denunció que no pudo viajar de Madrid a Mahón porque la desembarcaron del avión "porque supuestamente no había sitio para todos" y detalló que "la compañía me ofreció cambiar de clase, de turista a preferente, y cuando fui a sentarme en mi nuevo sitio me dijeron que ese asiento no era operativo y que tenía que bajarme del avión, mientras metieron en el mismo a dos personas que estaban en lista de espera, que sí volaron". Un matrimonio malagueño reclamó porque perdió su vuelo a Costa Rica en Barajas tras salir de Málaga con una hora de retraso. La mujer detalló que "a pesar de ese retraso, corrimos por toda la T-4 a pesar de tener sesenta años, y llegamos al avión de Costa Rica cinco minutos antes de que saliera, pero nos dijeron que las puertas ya estaban cerradas y no podíamos entrar". La compañía les indemnizó y les ofreció plaza en el vuelo del día siguiente, lo que para el matrimonio "no arregla mucho, porque mañana teníamos un excursión contratada que era la ilusión de nuestra vida". Otros pasajeros se quejaron "de los continuos cambios de puerta que sufren los vuelos, y de los que sólo se informa de ellos por megafonía, lo que hace que muchos pasajeros lleguen a embarcar de milagro". Pusieron como ejemplo los tres cambios de puerta que sufrió el vuelo de las 12,15 con destino a Ginebra, hasta que finalmente se informó de que el avión tenía una avería. La compañía explicó que "hubo varios avisos de puerta falsos, por un error", debido a que el avión en el que debía viajar el pasaje tuvo una avería y fue reemplazado por otro que no estaba en el edifico satélite, donde estaban los pasajeros, sino en el central. Eso provocó "una confusión" que se solucionó trasladando a los pasajeros en autobús hasta el avión. 

Más sobre Innovación