Diario 5384 24.09.2018 | 20:01
Hosteltur: Noticias de turismo
Por hosteltur-np-100, en Innovación

Andalucía se promociona en Japón a través del flamenco

17 enero, 2006

Al comenzar una visita de dos días a Tokio, Plata subrayó la necesidad de utilizar con "más intensidad" el flamenco en Japón, porque "nos representa muy bien y causa buenos sentimientos respecto a España y Andalucía" en este país. Japón podría ser la sede de un Festival de Flamenco similar al que tiene lugar este mes en Nueva York y Canadá y, a tal efecto, el consejero andaluz se reunirá en esta visita con Yoko Komatsubara, bailaora condecorada por el Gobierno español por su labor de promoción del arte jondo en Oriente. En esa reunión, cuya carrera como bailaora comprende casi cuatro décadas, estará presente también el ex embajador en España y prominente hispanista nipón Eikichi Hayashiya. Tanto Komatsubara como Hayashiya fueron condecorados en agosto pasado por el presidente andaluz, Manuel Chaves, en el foro "Amigos de Andalucía", una iniciativa para encauzar la cooperación entre empresas e instituciones, y entre los ciudadanos andaluces y japoneses. Andalucía potenciará además la investigación turística en su oficina de promoción comercial en Tokio con el fin incorporar la "perspectiva andaluza" a la actividad que lleva a cabo Turespaña y conocer "cuál es la demanda real" de esa comunidad en Japón, dijo Plata. Puntualizó que la idea es "sumar" y no hacer una promoción turística aparte a la que se hace de España entre los japoneses. Andalucía está por delante de Madrid y Cataluña en visitas de japoneses y en los primeros diez meses de 2005 contabilizó 217.0666 pernoctaciones de ciudadanos nipones en hoteles de tres, cuatro y cinco estrellas. La gira de Plata por Oriente comenzó la semana pasada en China y se verá reforzada en fechas futuras por una misión de prospección a la India. La intención es elaborar con estas experiencias un "documento de Asia", al que se intentará dar "una dimensión temporal", según anotó el consejero. 

Más sobre Innovación