Diario 5822 20.02.2020 | 05:42
Hosteltur: Noticias de turismo
Por Daniel Cabeza Perez, en Intermediación

La Costa Brava

14 septiembre, 2018 (10:56:11)

La Costa Brava, un enclave paradisíaco en el noreste de España.

Mucha gente que, tenido la suerte de visitarla, te dice y te defiende que es el caribe español. La verdad es que no les falta razón. La Costa Brava es el litoral catalán que va desde Tosa de Mar hasta Portbou, en la frontera francesa. En verano, se puede cruzar de punta a punta andando por el “Camí de Ronda” y acampando en alguna sus maravillosas calitas o playas.

Imagen nota de prensa Hosteltur

Ver salir el sol en ellas, recién levantados, mientras nos damos un baño en sus cristalinas aguas, os acercará a lo que el ser humano ha entendido y buscado siempre como el paraíso. Una auténtica gozada que de las que nos proporciona la naturaleza de vez en cuando.

Cadaqués, Port de la Selva, l’Estartit, l’Escala, Begur, Tamariu, Palamós, Platja D’aro, S’agaró… Todos estos son los pueblos que conforman su litoral y que van a cautivar vuestro corazón, al mismo tiempo que os hipnotizan los sentidos. Si buscas tranquilidad, encontrarás las playas más solitarias y más bonitas del país. Algunas de ellas todavía se mantienen sin edificios ni casas alrededor, como la Platja de Castell, que es la playa virgen más grande de Cataluña.

Imagen nota de prensa Hosteltur

En Begur o Tamariu encontraréis las calitas de Aigua Blava y Agua Gelida, con unas aguas tan cristalinas que os dará la sensación de estar en otras latitudes más tropicales. Si lo que buscáis es fiesta y diversión, os queda Platja d’Aro o la famosa localidad de Lloret de Mar, dos poblaciones llenas de discotecas, bares y turistas de todas las partes del mundo.

Imagen nota de prensa Hosteltur

Su gastronomía, la más envidiada de toda Cataluña, está llena de productos de primera y esto se respira y se siente por todos lados. Las gambas de Palamós; las anchoas de la Escala; los erizos de mar, tan característicos de la zona; sus envidiados y apreciados pulpitos; sin duda, uno de los mejores sitios del mundo para comer arroz negro; el pescadito frito de roca, único y sabroso como pocos; o las espardeñas, ese gran marisco desconocido para muchos. Una auténtica experiencia vital, gastronómica y sensorial.

Podréis hacer submarinismo, navegar con un barco de vela, hacer running por la montaña o por la playa… En definitiva, es un lugar para ir a descansar y a disfrutar de la vida como es debido. Es ideal para personas con un carácter hedonista.

Imagen nota de prensa Hosteltur

A nuestro parecer, uno de los enclaves más bonitos y particulares del mundo. Sus lugareños, gente muy acogedora y que está acostumbrada a vivir del turismo y a tratarlo bien. No es un sitio especialmente caro si lo comparamos con otros sitios turísticos del mundo.

Recomendamos visitarlo en junio o en septiembre, puesto que en julio o agosto cuadriplica su población y es un poco más estresante todo. En cambio, a finales de la primavera o principios de otoño, no hay mucha gente y ya hace mucho calor. Es ideal.

¡Es uno de esos sitios que hay que visitar una vez en la vida!

Más sobre Intermediación

Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.