Diario 5353 19.08.2018 | 08:06
Hosteltur: Noticias de turismo
Por hosteltur-np-100, en Innovación

El Alcalde de Torremolinos alerta sobre el posible desvío del turismo si se limita el número de hoteles

31 octubre, 2003

Pedro Fernández Montes (PP), alcalde de Torremolinos, alertó ayer de un posible desvío de turistas de la Costa del Sol hacia otros lugares de España si se limita la construcción de establecimientos hoteleros en esta zona turística. Fernández Montes, que asistió ayer a la inauguración del "Foro de reflexión sobre el turismo en Andalucía", organizado por la Confederación de Empresarios (CEA), dijo que la Costa del Sol "no está saturada", y si la apuesta debe ser por la calidad, "no podemos tener moratorias encubiertas". "Si no se construyen los hoteles, se podrá derivar el turismo de la Costa del Sol a otros lugares de España que sí van a poder construir todo lo que quieran", afirmó. El alcalde defendió durante su discurso la competencia de los ayuntamientos para "decidir qué es lo mejor para sus municipios", y opinó que "a la hora de dictar leyes, habría que contar mucho con los ayuntamientos, a los que después de les exige seguridad y limpieza". "Somos una parte importante y decisiva" en el turismo, sostuvo el regidor, que considera que la Costa del sol ha llegado a un "sitio privilegiado" gracias al "esfuerzo y riesgo" de los empresarios y a la profesionalidad de los trabajadores. Recordó que se calcula que dos millones de personas en Europa "quieren venir a vivir" a la Costa del Sol, por lo que "habrá que pensar" en una primera línea de costa, y una segunda en los municipios del interior, ya que "el desarrollo que puede venir, no podemos rechazarlo", insistió. La Costa del Sol "sigue contando con valores básicos como el clima o la hospitalidad innata de los andaluces", pero "el peligro es creer que no tenemos retos y lo tenemos todo hecho", comentó. Para Fernández Montes, "si se ha triunfado en circunstancias difíciles, ahora que tenemos el reconocimiento no podemos tener miedo", si bien destacó la necesidad de "encauzar" el desarrollo para que "no haya saturación", de forma que el crecimiento turístico vaya acompañado de las infraestructuras necesarias. Por su parte, el viceconsejero andaluz de Turismo, Javier Aroca, recalcó durante su intervención la importancia de la calidad y sostenibilidad, y aseguró que "si el turismo no se desarrolla sobre estos dos pilares, no hay futuro". Por ello, defendió una "correcta ocupación del espacio", al tiempo que se dota a Andalucía de "buenas comunicaciones, transporte" y el tejido empresarial autóctono se hace "más potente". El turismo en Andalucía es "una política de Estado" y por ello exige un papel "fundamentado en el consenso y la concertación social", pues "no podemos permitir que esté sometido a crisis institucionales", dijo. El vicepresidente de la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA), José Manuel Ledesma, subrayó que el turismo se ha consolidado como la "primera industria" de la economía andaluza, e hizo hincapié sobre el "efecto de arrastre" que tiene de otros sectores. Sin embargo, "no vamos a caer en la complacencia de las bondades del sector turístico", dijo, y confió en que este foro, que cuenta con más de doscientos participantes, dé respuesta a los nuevos retos que presenta.