Diario 2206 26.01.2020 | 12:33
Hosteltur: Noticias de turismo
Edición Latam. Causaron “daños irreparables” en zona patrimonial

Perú enjuicia a activistas de Greenpeace que intervinieron las líneas de Nazca

El gobierno peruano no aceptó las disculpas de la organización ambientalista 11 diciembre, 2014

Alrededor de una docena de activistas de Greenpeace, entre los que se incluyen argentinos, chilenos y brasileños, causaron "daños irreparables" en un área de 1.600 metros cuadrados de la zona intangible de las Líneas de Nazca, a la que ingresaron el lunes para realizar una protesta ambientalista, afirmó la fiscalía de Perú en un comunicado.

El gobierno peruano rechazó las disculpas de la organización ambientalista Greenpeace por posibles daños que dejó la intervención que efectuaron en las milenarias líneas de Nazca. Las autoridades aseguraron que enjuiciarán e impedirán salir del país a los activistas que participaron en ella, que pueden ser penados hasta con ocho años de prisión por afectar el patrimonio.

La acción de Greenpeace fue realizada en la madrugada del lunes en violación de la ley, según las autoridades peruanas, y consistió en desplegar al lado del gigantesco geogfilo en forma de colibrí, hecho por los antiguos peruanos hace más de 2.000 años, letras de tela amarilla con el mensaje "Time for change: The future is renewable" (Tiempo de cambio: el futuro es renovable).

La zona, declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad, es un área donde está estrictamente prohibido cualquier tipo de intervención, dada la fragilidad que rodea las figuras.

Perú enjuicia a activistas de Greenpeace que intervinieron las líneas de Nazca

La fiscal Velia Begazo, de la Segunda Fiscalía Provincial de Nazca, abrió una investigación preliminar del caso tras recibir una denuncia presentada por el Ministerio de Cultura peruano.

Begazo inspeccionó la zona colindante a la figura arqueológica del Colibrí, acompañada por policías y expertos de Cultura, donde "se detectaron daños irreparables, en un área de 1.600 metros cuadrados".

Ante esto, la investigación preliminar busca determinar la identidad de los activistas que ingresaron en la zona intangible de Nazca, declarada patrimonio cultural de la humanidad. Según Greenpeace, en la acción intervinieron activistas de Alemania, Argentina, Austria, Brasil, Chile, España e Italia.

Los implicados, que al parecer son doce personas, "habrían incurrido en el delito contra el patrimonio cultural" que contempla penas de hasta 8 años de cárcel.

No aceptan disculpas

Tras la ola de críticas que recibió por su ingreso a la zona intangible, Greenpeace emitió un comunicado en el que ofreció disculpas "sin reserva alguna" por su acción, aunque la restringió a "cualquier ofensa moral que se haya causado al pueblo peruano".

"Lo lamentamos profundamente y somos plenamente conscientes de que nuestro mensaje no ha sido percibido como esperábamos. En lugar de transmitir un pedido de urgencia y esperanza a los líderes reunidos en la cumbre del clima de Naciones Unidas que se lleva a cabo en Lima, nuestro mensaje ha tenido un efecto muy distinto, siendo concebido como irrespetuoso y poco empático", señaló.

La organización aseguró que se reunió con representantes del Ministerio de Cultura para ofrecer sus "más sinceras disculpas a la autoridad competente" y aseguró que da "la bienvenida a una investigación independiente de las consecuencias" de su actividad.

"Una investigación en la que, por supuesto, vamos a cooperar", añadió antes de anunciar que el director ejecutivo de Greenpeace Internacional, Kumi Naidoo, llegará esta semana a Lima "para disculparse personalmente por la ofensa causada por la actividad, así como representar a la organización en cualquier discusión con las autoridades peruanas."

El mensaje de los ambientalistas junto al colibrí de Nazca: una intervención polémica.
El mensaje de los ambientalistas junto al colibrí de Nazca: una intervención polémica.

Sin embargo, el viceministro de Cultura de Perú, Luis Castillo, afirmó que las autoridades peruanas han rechazado las disculpas ofrecidas por Greenpeace, porque la organización no admite el daño causado al patrimonio histórico y cultural del país.

Perú ha señalado que los activistas ingresaron de manera "ilegal, inconsulta y premeditada" a "un área donde está estrictamente prohibido cualquier tipo de intervención, dada la fragilidad que rodea las figuras".

Los integrantes de la organización formaron con letras de color amarillo recortadas previamente un mensaje para tomar conciencia sobre el cambio climático al costado de la figura del Colibrí, uno de los geoglifos más representativos de las líneas de Nazca, que por su tamaño sólo se puede apreciar desde el aire.

El mensaje decía (¡Tiempo para el cambio! El futuro es renovable) estaba dirigido a los 10.300 participantes de 195 países que se encuentran reunidos en Lima con motivo de la vigésima cumbre de Naciones Unidas sobre el cambio climático (COP20).

En un mensaje publicado en Facebook, Greenpeace aseguró que su acción no causó ningún daño a los geoglifos porque usaron letras de tela para formar su mensaje y porque estuvieron asesorados por un arqueólogo.


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.