Diario 2223 18.02.2020 | 15:32
Hosteltur: Noticias de turismo
Edición Latam. Impuesto del 30% a los gastos con tarjetas en el exterior

Ya rige en Argentina el polémico “dólar turista”

Este lunes por la tarde se publicó la ley que, entre otras cosas, busca “desestimular” la salida de dólares del país 24 diciembre, 2019
  • Desde el lunes rige en Argentina el polémico "dólar turista", que implica un recargo del 30% a los consumos con tarjeta en el exterior
  • Además de sufrir el impacto de la medida, las agencias de viajes emisivas serán agentes de percepción y liquidación del impuesto
  • La implementación de la norma está resultando caótica, ya que en sus primeros días de vigencia hay asuetos y feriados por las Fiestas

Finalmente, se publicó en el Boletín Oficial de la Argentina la nueva Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva y, como consecuencia, ya rige el impuesto del 30% a los consumos con tarjetas de crédito en el exterior, conocido como “dólar turista”, que busca “desestimular” la fuga de divisas.

Algunas cuantas horas después de lo previsto, finalmente se publicó en el Boletín Oficial de la Argentina la recién aprobada Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva, que fue impulsada por el presidente, Alberto Fernández, y ya rige en todo el territorio.

Se trata de un amplio y diverso paquete de medidas de emergencia económica que, entre otras muchas normativas, implementa un impuesto del 30% a los consumos con tarjetas en el exterior, con el objetivo de cerrar el grifo de divisas que pone en jaque los próximos vencimientos de deuda.

El Decreto 58/2019 que promulga la Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva

Aunque popularmente se lo conoce como “dólar turista”, lo cierto es que apenas en 25% de los montos estimados por el Banco Central de la República Argentina corresponden a viajes. El 70%, es decir, la enorme mayoría, se atribuye a gastos en el exterior realizados en territorio argentino, como el pago de Netflix, Spotify o compras en Amazon o los portales chinos.

Además, apenas el 35% de esa pequeña porción que corresponde a los viajes se debe al turismo vacacional, mientras que el 65% restante está relacionado al corporativo, al tráfico étnico, a viajes de estudio y a tratamientos médicos, entre otros.

Aunque la ley se publicó cerca de las 17 horas del lunes, algunos prestadores de servicios comenzaron a incluir el impuesto desde la mañana, lo que les valió diversas denuncias públicas de usuarios en redes sociales. Es que se había anunciado para primera hora de la mañana, y al menos los principales jugadores ya tenían sus plataformas listas.

La ley, además de incluir el impuesto, asigna a las agencias de viajes y compañías aéreas la obligación de actuar como agentes de percepción y liquidación, lo que forzó a prácticamente todas las empresas a generar sin demora la estructura para poder hacerlo.

El contexto no pudo ser peor para ello: la implementación debe estar hecha ya este martes 24 de diciembre, y no hace falta recordar las efemérides para comprender las dificultades. Sí se puede añadir que en la Argentina, además, hay asueto bancario y administrativo. Y la semana que viene es igual (por el Año Nuevo), sólo que con la alta de verano ya en marcha.

Yendo a las apreciaciones más subjetivas, en el sector se puede percibir la desazón por la medida. El turismo emisivo es la principal fuente de ingreso de al menos el 85% de las agencias argentinas, muchas de las cuales también se dedican a vender turismo interno y receptivo.

Por las distintas devaluaciones, la salida de argentinos al exterior venía en caída libre desde hace más de un año y medio, y ahora se espera que esa pérdida de pasajeros se profundice, al menos por un tiempo.

Esto se debe a que cuando se tomó una medida similar, entre 2013 y 2015 (la famosa percepción del 35%, que podía luego recuperarse en crédito fiscal), primero hubo una baja sustancial del emisivo, pero luego los pasajeros se acostumbraron al nuevo tipo de cambio y retomaron sus viajes fuera del país, ya que la creciente inflación tornaba cada vez menos competitivos a los destinos domésticos.

La Faevyt está trabajando para que el Ejecutivo le asigne a las agencias una alícuota difrenciada

La nueva ley dispone el cobro de este impuesto por cinco períodos fiscales, durante los cuales se necesitaría nuevamente del voto del Congreso para dar marcha atrás. Sin embargo, existe una posibilidad intermedia: obtener una alícuota diferenciada. Esto puede lograrse si el Poder Ejecutivo admite la propuesta de la Federación Argentina de Asociaciones de Empresas de Viajes y Turismo (Faevyt), que está siendo trabajada junto al nuevo ministro de Turismo y Deportes, Matías Lammens, según lo confirmó la propia entidad.

(Ver: Las agencias argentinas piden una alícuota diferenciada del “dólar turista”)


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.