La ecotasa balear puede devolver a la Costa Blanca turismo alemán

Las diversas informaciones negativas que se están sucediendo en Mallorca en los dos últimos años están provocando una recesión en el número de turistas. Varios touroperadores consultados por La Verdad manifiestan ya que la reciente aprobación de la ecotasa puede hacer que los visitantes alemanes busquen otros destinos porque «parece que ya no los queramos en Baleares», afirma Juan Cano Alías, representante de la empresa Tuy. Alicante puede convertirse en nuevo lugar de vacaciones debido a su clima, sus infraestructuras y su mejor relación calidad-precio.

Las diversas informaciones negativas que se están sucediendo en Mallorca en los dos últimos años están provocando una recesión en el número de turistas. Varios touroperadores consultados por La Verdad manifiestan ya que la reciente aprobación de la ecotasa puede hacer que los visitantes alemanes busquen otros destinos porque «parece que ya no los queramos en Baleares», afirma Juan Cano Alías, representante de la empresa Tuy. Alicante puede convertirse en nuevo lugar de vacaciones debido a su clima, sus infraestructuras y su mejor relación calidad-precio.«El año pasado descendió la ocupación hotelera en un 20% en Mallorca y este año continuará disminuyendo con la aprobación de la ecotasa». Mientras tanto, «el mercado alemán en Alicante crece poco a poco». Para Juan Cano Alías, director de comunicaciones del grupo touroperador internacional Tuy, lo más probable es que el turismo centroeuropeo aumente en la Costa Blanca a partir del 2002, año en que está previsto que entre en vigor el impuesto ecológico balear. «Muchos van a cambiar su lugar de vacaciones debido a este nuevo pago», asegura. La provincia alicantina es un firme candidato a convertirse en nuevo destino debido a la buena conexión aérea y a la existencia de «muchos germanos residentes en la zona». Si de aquí al año 2002 los tribunales no impugnan la ecotasa, Juan Cano Alías está convencido de que muchos turistas cambiarán su destino por otras zonas de la cuenca Mediterránea. Aunque la cantidad a pagar «sea el precio de una cerveza», el problema es que «desde hace dos años en Mallorca se está demonizando el turismo con informaciones negativas». El resultado es que «los alemanes puedan creer que ya no los queremos en la isla y dejen de venir». Hace años, el turismo alemán dejó de acudir a Benidorm debido a este tipo de «informaciones negativas» patentizadas en las restricciones de agua. Pero con el paso de los años, las cosas están cambiando. Cada día sale del aeropuerto de Düsseldorf un vuelo con destino al aeropuerto del Altet. En los últimos años, el touroperador Tuy ha aumentado el número de plazas de germanos en la Costa Blanca hasta alcanzar cerca de 4.000 camas en la provincia y entre 12.000 y 15.000 clientes. Además, la vida en la Costa Blanca es más barata que en las islas. Según Jan Guile, gerente de los touroperadores Thomson Holiday, «Alicante tiene mucha potencia turística, aunque hay que promocionar lugares fuera de Benidorm». Aunque ningún hotelero de la provincia pretende aprovecharse del mal ajeno, los representantes del sector en Alicante sí admiten que algunos turistas alemanes podrían cambiar Mallorca por otro lugar. Sin embargo, todavía es pronto para hacer augurios. Para José Verdú, representante de la Asociación Provincial de Directores de Hotel de Alicante, es probable que algún touroperador piense la posibilidad de aumentar los viajes a otros destinos. Según Andrés Guerrero, portavoz de las agencias de viaje en Benidorm , «existe la cierta posibilidad de que con la ecotasa balear cambien los desplazamientos a otras zonas españolas». Alfonso Marín, jefe de reservas del touroperador Jumbo Cosmos, es otro de los que considera que Alicante puede recibir más alemanes derivados del impuesto ecológico isleño. Sobre todo, compañías como L"Tour, dependientes de reservas de última hora en busca de los mejores precios. Este mes, el touroperador ha reservado plazas para cerca de 200 alemanes y 3.500 ingleses. En cuanto a la repercusión de la ecotasa en la afluencia de turistas de otra nacionalidad, Jan Guile asegura que «si hay un incremento del precio de las vacaciones, los británicos suelen buscar otro destino». La compañía aérea Hapag Lloyd cree que «aquellos que deseen cambiar de destino se irán a otro país». Juan Devesa, presidente de la Asociación de Hoteleros de Benidorm (Hosbec), confía en la buena relación calidad-precio de la Costa Blanca, aunque matiza «espero que nos vaya bien por nuestro propio trabajo y no por los males ajenos». (Artículo de I. Genovés publicado en el diario La Verdad el 23/04/01) 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.