"La ecotasa es un impuesto puro y duro", afirma Juan José Güemes, Secretario General de Turismo de España

El Secretario General de Turismo de España, Juan José Güemes, en entrevista exclusiva concedida a la revista HOSTELTUR, considera que el impuesto turístico aprobado por el gobierno autonómico de Baleares, conocido como ecotasa, que entrará en vigor en enero de 2002, que no es una medida encaminada precísamente a proteger la ecología de las islas.

El Secretario General de Turismo de España, Juan José Güemes, en entrevista exclusiva concedida a la revista HOSTELTUR, considera que el impuesto turístico aprobado por el gobierno autonómico de Baleares, conocido como ecotasa, que entrará en vigor en enero de 2002, que no es una medida encaminada precísamente a proteger la ecología de las islas. "Considero que la llamada 'ecotasa' es un impuesto puro y duro y debería defenderse como tal. Al defenderlo como una 'ecotasa' se han puesto sobre la mesa -incluso se han exagerado- problemas medioambientales, problemas de infraestructuras,... lo que se ha conseguido es que en los mercados emisores tengan una percepción de Baleares como un territorio sumido en un gran desastre, cosa que no responde ni mucho menos a la realidad. También me temo que parece haberse trasladado a la sociedad Balear un rechazo hacia el turismo. En ese contexto, lo que a mí me han expresado los propios turoperadores, es que tienen la impresión de que se ha producido un deterioro importante de la imagen pública de Baleares. De hecho, nos han pedido expresamente que traslademos al Gobierno Balear la necesidad de que este debate se mantenga en unos términos de política local, procurando que tenga la menor trascendencia posible a los medios de comunicación extranjeros". Güemes no duda de las buenas intenciones de las autoridades baleares al proponer la ecotasa, no obstante expresa sus temores a que esta medida pueda, como ya está pasando, deteriorar la imagen turística de las islas. "No me cabe duda que el Gobierno Balear no ha buscado ese efecto de mala imagen, pero se lleva casi dos años hablando de esta medida, de los problemas que la justifican,... y eso no es bueno para Baleares. Construir una imagen pública positiva requiere mucho tiempo y esfuerzos por parte de las Instituciones y el empresariado, mientras que para dar una imagen negativa se tarda mucho menos". En otro orden de cosas y refiriéndose a la fuerte presencia de turismo alemán y británico en España, lo que marca una fuerte dependencia del país a ambos mercados, Güemes defiende la necesaria diversificación para romper esa dependencia y anuncia un plan estratégico en tal sentido. "Estamos trabajando ya en una estrategia de diversificación fuerte en Estados Unidos, también en Japón y, más a largo plazo, iniciamos la captación del mercado chino. Prevemos abrir una oficina de turismo en Pekín este año, sobre todo porque estamos ante un mercado importante donde estimamos, de acuerdo con los informes que tenemos, que hay unos 40 millones de turistas potenciales con un elevado poder adquisitivo y con una predisposición a viajar que va adquiriendo hábitos similares a los ciudadanos de países más próximos. Los mercados lejanos son mercados importantes pero, sobre todo, desde el punto de vista del turismo cultural, no son mercados con peso para otros productos. También nos dirigimos hacia otros mercados emergentes, como el de Europa del Este. Ya estamos en Rusia con asistencia a ferias y una Oficina de Turismo abierta desde hace dos años que funciona muy bien. Este año queremos abrir otra oficina en Varsovia para atender al mercado polaco que se está desarrollando extraordinariamente rápido y que se incorpora próximamente a la Unión Europea. Queremos estar ahí porque sabemos que España tiene una muy buena imagen entre los ciudadanos de Polonia, algo que debemos aprovechar desde el punto de vista turístico. Con la diversificación de mercados también diversificamos la oferta. Las motivaciones de estos turistas, que no dependen tanto de la climatología, contribuyen a atender otros objetivos de la política turística española, como es la desestacionalización". Entre los varios aspectos a los que se refirió en la larga entrevista concedida a HOSTELTUR no podía faltar, por supuesto, su valoración del comportamiento del turismo e España en los primeros meses de este año. "Los primeros meses del año 2001 de los que disponemos datos indican un comportamiento positivo, aunque tampoco se puede extrapolar a todo el año lo que ocurre en dos meses. Lo que nos indican los datos a nivel de reservas para lo que queda de invierno y la próxima temporada de verano es que está más bajo que en las mismas fechas del año anterior, pero al mismo tiempo se está recuperando en relación a las últimas semanas. Son datos que debemos interpretar con mucha cautela porque cada vez es más habitual que británicos y alemanes contraten sus paquetes más tarde. Esto se debe a las políticas de los turoperadores de altos precios-altos decuentos, lo que está habituando al consumidor a esperar la oferta conforme se va acercando la fecha de sus vacaciones. Lo que esperamos a día de hoy es que, si se dan las mismas condiciones que el año pasado, se mantenga el nivel global de entradas de turistas internacionales. Prevemos que se comporten razonablemente bien nuestros dos principales mercados de origen -Alemania y Gran Bretaña- con una única incertidumbre que se refiere a Baleares, especialmente en el mercado alemán. También hay que tener en cuenta los posibles efectos que pudiera tener una desaceleración del crecimiento en Europa que, evidentemente, afecta al mercado turístico en la medida de que se trata de un mercado muy sensible a los precios, poder adquisitivo, etc." (Para mayor información consultar la edición impresa del mes de mayo de HOSTELTUR.) 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.