Diario 5327 20.07.2018 | 07:10
Hosteltur: Noticias de turismo

La Comisión Europea plantea objeciones a la alianza entre Lufthansa y Austrian Airlines

16 mayo, 2001
La Comisión Europea, con sede en Bruselas, ha enviado un pliego de cargos a la aerolínea alemana Lufthansa y a la austriaca Austrian Airlines, socias de la alianza Star Alliance, en el que el organismo comunitario advierte que su acuerdo de cooperación "en su forma actual, eliminaría la competencia en muchas rutas entre Austria y Alemania".
La Comisión Europea, con sede en Bruselas, ha enviado un pliego de cargos a la aerolínea alemana Lufthansa y a la austriaca Austrian Airlines, socias de la alianza Star Alliance, en el que el organismo comunitario advierte que su acuerdo de cooperación "en su forma actual, eliminaría la competencia en muchas rutas entre Austria y Alemania". Bruselas teme que esta situación impida a los consumidores elegir una línea aérea alternativa, y genere, por tanto, un aumento de los precios en estas rutas. Las compañías tienen dos meses de plazo para responder a las objeciones de la Comisión. Si no presentan argumentos convincentes, el Ejecutivo comunitario no autorizará la alianza. Los servicios del comisario europeo de Competencia, Mario Monti, están estudiando también una alianza similar entre Austrian Airlines y la escandinava SAS, que también pertenece a Star Alliance, aunque esta investigación está en una fase anterior. La Comisión considera que, en la práctica totalidad de las 33 rutas directas entre Austria y Alemania, las dos aerolíneas cuentan con una cuota de mercado conjunta en el tráfico aéreo de pasajeros del 100 por cien y sólo hay una competencia limitada de medios de transporte alternativos, como el transporte por carretera y ferroviario. Además, a pesar de que se ha liberalizado el mercado comunitario del transporte aéreo, Bruselas cree que hay elevadas barreras de entrada, tales como la escasez de franjas horarias en los principales aeropuertos. La gran frecuencia de vuelos de las partes y la fusión de sus programas de fidelización de clientes, impiden que otras compañías aéreas puedan acceder al mercado, añadió la Comisión. En diciembre de 1999, Austrian Airlines y Lufthansa pidieron a Bruselas una exención de las normas europeas de competencia para su acuerdo de cooperación, con el que pretendían crear un sistema integrado de tráfico aéreo basado en una estrecha cooperación en sus actividades comerciales, operativas y de marketing. El acuerdo sobre la red abarca el transporte de pasajeros, el mantenimiento, las instalaciones aeroportuarias y los servicios en tierra. Las partes han acordado coordinar los precios y calendarios de todos sus vuelos a escala mundial. El acuerdo de cooperación mundial también incluye el acceso recíproco a sus programas de fidelización de clientes, la utilización de códigos compartidos --venta de plazas en los vuelos de ambos--, la armonización de los niveles de servicio y la integración del procesamiento de datos. La integración del tráfico bilateral entre Austria y Alemania va más allá, mediante la creación de una empresa en participación que compartirá tanto los beneficios como las pérdidas. Desde julio de 2000, la Comisión ha recibido "numerosas quejas de particulares y clientes empresariales" en las que se denunciaban los precios muy elevados del transporte aéreo entre Austria y Alemania. El sector turístico austríaco también se ha quejado de que los altos precios de este mercado tienen efecto negativo sobre Viena como destino turístico. El 4 de octubre de 2000, la Comisión informó a las líneas aéreas, mediante una "carta de dudas fundadas", de que no podía concederles una exención de las normas de competencia comunitarias. Desde entonces, las empresas han examinado, conjuntamente con los servicios de la Comisión, la posibilidad de que accedan al mercado otras compañías aéreas en rutas entre Austria y Alemania. Hasta ahora, no se ha encontrado ninguna solución satisfactoria. Ahora, Bruselas ha pasado a la siguiente fase de la investigación, con el envío de un pliego de cargos. En él se informa a las partes con todo detalle de las objeciones de la Comisión, y las empresas disponen de dos meses para responder. Entretanto, continuarán las discusiones entre los servicios de la Comisión y las empresas para encontrar una solución.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios

Esta noticia no tiene comentarios.