Diario 5328 20.07.2018 | 17:00
Hosteltur: Noticias de turismo

Presidente de Iberia advierte que las "inadecuadas" infraestructuras aéreas pueden llevar al "estrangulamiento" de las aerolíneas

21 mayo, 2001
El presidente de Iberia, Xabier de Irala, afirmó el viernes durante su intervención en el marco de la XII Conferencia Interparlamentaria del programa europeo de I+D+I Eureka, celebrada en el Congreso de los Diputados, que las "inadecuadas" infraestructuras en tierra y las restricciones en la gestión en el tráfico aéreo pueden llevar al "estrangulamiento" del sector.
El presidente de Iberia, Xabier de Irala, afirmó el viernes durante su intervención en el marco de la XII Conferencia Interparlamentaria del programa europeo de I+D+I Eureka, celebrada en el Congreso de los Diputados, que las "inadecuadas" infraestructuras en tierra y las restricciones en la gestión en el tráfico aéreo pueden llevar al "estrangulamiento" del sector. Según De Irala, "las autoridades deben entender que el estrangulamiento del sector podría llevar al retroceso de toda la economía, porque las aerolíneas son verdaderas locomotoras de las economías". En este sentido recalcó que desde la liberalización del sector a partir de los años '80, "las infraestructuras han ido por detrás de la demanda del mercado". Frente a la "tendencia a pensar de que no hay espacio en el aire", dijo el presidente de Iberia, "en el aire hay mucho espacio, casi infinito". En este sentido, expuso que Estados Unidos, con un espacio aéreo similar al europeo, gestionó 48.000 vuelos diarios en 1999, frente a los 25.000 vuelos que gestionó Europa. Por ello, emplazó a los diferentes Estados a "buscar soluciones" que optimicen el uso del espacio aéreo, porque de lo contrario se "retrasará" el desarrollo de un sector que es intensivo en mano de obra y generador de bienes y servicios "a todos los niveles". "Hemos eliminado las fronteras en el suelo y ahora debemos eliminarlas también en el aire", resaltó. Añadió que las retrasos aéreos cuestan 1,4 billones de pesetas (8.475 millones de euros/7.500 millones de dólares) anuales a un sector que obtuvo unos beneficios de 453.000 millones de pesetas (2.719 millones de euros/2.400 millones de dólares) en 2000. Para 2001, las aerolíneas integradas en IATA (Asociación Internacional de Transporte Aéreo) prevén reducir sus beneficios hasta los 358.625 millones de pesetas (2.147 millones de euros/1.900 millones de dólares) debido a incremento de costes y "a la desaceleración de algunos mercados". En este contexto, De Irala destacó la importancia del sector, indicando que emplea a 28 millones de personas en todo el mundo y genera 256,6 billones de pesetas (1,54 billones de euros/1,36 billones de dólares), lo que supone el 12 por ciento de la actividad económica mundial. Se espera que para 2010, se alcancen a los 10 millones de trabajadores en el sector aéreo y genere 339 billones de pesetas (2,04 billones de euros/1,8 billones de dólares), añadió. Las aerolíneas transportaron en todo el mundo1.600 millones de pasajeros en 2000 y el 40 por ciento de las mercancías exportadas el año pasado. Según las estimaciones de las constructoras aeronáuticas se fabricarán 850 nuevos aviones de más de 100 plazas en 2001, valorados en unos 9,9 billones de pesetas (60.000 millones de euros). Sobre este punto, De Irala destacó que tanto proyecto de 'superjumbo' de la constructora aeronáutica aeropea Airbus, con capacidad para más de 500 pasajeros, como el 'Sonic Cruiser' de la americana Boeing, representan "dos conceptos complementarios y compatibles" en la industria. Por otro lado, durante su intervención en la XII Conferencia Interparlamentaria del Proyecto Eureka, en el que participan 29 Estados más la Comisión Europea, De Irala destacó la "vocación transnacional del sector aéreo" y la necesidad de que las aerolíneas "piensen en alianzas más profundas que impliquen mayor compromiso". Tras citar algunas de las cooperaciones internacionales entre compañías aéreas (Oneworld -en la que está integrada Iberia-, SkyTeam, Star Alliance), De Irala insistió en que en la industria aérea es "difícil" formalizar intercambios de capital o realizar fusiones, debido a los problemas derivados de la unificación de escalafón de pilotos; la participaciones estatales directas o indirectas en algunas aerolíneas y las limitaciones de participación en el capital a las compañías extranjeras, como ocurre en Estados Unidos.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios

Esta noticia no tiene comentarios.