Diario 5351 17.08.2018 | 01:24
Hosteltur: Noticias de turismo

Trasmediterránea espera alcanzar un beneficio neto de 2.500 millones de pesetas en 2001

29 junio, 2001
La naviera Trasmediterránea, incluida en las empresas públicas de privatización a corto plazo, prevé alcanzar un beneficio neto de 2.500 millones de pesetas (15,03 millones de euros) en el ejercicio 2001, lo que supondría un incremento del 23,5 por ciento, según informó ayer el presidente de la compañía, Miguel Ángel Fernández Villamandos.
La naviera Trasmediterránea, incluida en las empresas públicas de privatización a corto plazo, prevé alcanzar un beneficio neto de 2.500 millones de pesetas (15,03 millones de euros) en el ejercicio 2001, lo que supondría un incremento del 23,5 por ciento, según informó ayer el presidente de la compañía, Miguel Ángel Fernández Villamandos. Los ingresos podrían ascender a 50.000 millones de pesetas (300,5 millones de euros) en este año, en el que los resultados de enero a mayo (los de menor actividad) arrojaron unas pérdidas de 364 millones de pesetas (2,2 millones de euros), lo que supone "una mejora sustancial" frente a las pérdidas de 1.720 millones de pesetas (10,3 millones de euros) en el mismo período de 2000, un 80 por ciento menos. El responsable de la naviera explicó que prevén continuar con su estrategia de optimización de resultados y de rutas, y que, cumplida prácticamente la renovación de flota y cubierta la demanda de todas las líneas, la compañía se plantea la posibilidad de crecer en actividades horizontales con la apertura de nuevas rutas, aspecto que consideró más complicado por el "exceso de oferta"; o a través de actividades (verticales) relacionadas con el transporte naval como 'catering', servicios portuarios y agencia marítimas, entre otras. En relación a los planes de la compañía, Fernández Villamandos dijo, además, que la plantilla de la naviera, que consta de 1.408 trabajadores fijos y casi 350 eventuales contratados en períodos de mayor actividad (julio, agosto y septiembre), es la "adecuada". "Siempre se pueden hacer ajustes, pero no serían espectaculares, porque no hay necesidad de reducir el número de empleados, que está adaptado a los nuevos buques", indicó. Trasmediterránea incorporó 2 barcos a la línea Barcelona-Palma en 2000; mientras que en 2001, la naviera renovó 2 buques e incluyó 4 nuevos: el "Levante" en la ruta Cádiz-Canarias, "Alborán" en la ruta Algeciras-Ceuta y el "Sorolla" y el "Fortuny" en la ruta Barcelona-Valencia-Palma de Mallorca. Trasmediterránea consiguió un beneficio de 2.024 millones de pesetas (12,16 millones de euros) en 2000, lo que supone un incremento del 12,8 por ciento respeto al año anterior. Los ingresos ascendieron a 44.693 millones de pesetas (268,6 millones de euros), un 8,1 por ciento más. Durante este ejercicio, la naviera transportó a 3,3 millones de pasajeros, una cifra similar a la de 1999; 543.000 vehículos, un 8,8 por ciento más; y 3,9 millones de metros lineales de carga, que supone un incremento del 5 por ciento. Respecto a los resultados del Grupo Trasmediterránea, obtuvo unos beneficios de 2.280 millones de pesetas (13,7 millones de euros), un 20,5 por ciento más; y unos ingresos de explotación de 44.765 millones de pesetas (269 millones de euros), un 3,5 por ciento por encima de los de 1999. El Grupo Trasmediterránea incluye a las compañías Mallorquina y Agencia Schembri (participadas al 100 por 100 por la naviera), además de TCR, Creuers del Port de Barcelona, TPC, AMT, Asesores Turísticos del Estrecho, Spanish Cruise Line, Terpoval y Navicon. Todas reportaron beneficios excepto las tres últimas, que sufrieron péridas de 1, 22 y 214 millones de pesetas, respectivamente. En relación a la privatización de la compañía, Fernández Villamandos dijo que la naviera no conoce novedades o calendarios para su puesta en marcha, al tiempo que aseguró que aún no se ha iniciado el proceso ni contratación del estudio que deberá determinar la fórmula más adecuada. El Consejo de Ministros español aprobó el pasado 25 de mayo de 2001 el traspaso de 5,7 millones de acciones de Trasmediterránea (el 95,24 por ciento de capital) a la Sociedad Española de Partipaciones Industriales (SEPI) para emprender su proceso de privatización. La acción de la compañía a 31 de diciembre de 2000, se valoró en 8.057,89 millones de pesetas (48,43 de euros), según recoge la Memoria de la sociedad.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.