Diario 5405 18.10.2018 | 22:57
Hosteltur: Noticias de turismo

Los restaurantes malagueños subirán durante 2001 un 10 por ciento sus precios, aunque no los incrementarán en la Feria de Málaga

13 agosto, 2001
Los restaurantes y bares malagueños subirán durante todo el año 2001 un 10 por ciento sus precios, aunque este incremento de tarifas no se dejará notar en el periodo de la Feria de Málaga, según explicó a Europa Press el presidente de la Asociación de Empresarios de Hostelería de Málaga (Aehma), Rafael Prado.
Los restaurantes y bares malagueños subirán durante todo el año 2001 un 10 por ciento sus precios, aunque este incremento de tarifas no se dejará notar en el periodo de la Feria de Málaga, según explicó a Europa Press el presidente de la Asociación de Empresarios de Hostelería de Málaga (Aehma), Rafael Prado. Prado indicó que este subida aproximada del 10 por ciento la aplican los establecimientos cuando "lo creen conveniente", de modo que algunos de la capital optaron por incrementar sus tarifas en Semana Santa y otros lo harán a lo largo del año, en el momento en el que lo consideraron más interesante y "menos lesivo para su negocio". "Sólo un 15 por ciento de los establecimientos del centro histórico subirá sus precios coincidiendo con la Feria", indicó Prado. En cuanto a los platos preferido por los asistentes a la Feria de Día, que se celebra en el centro histórico de la capital, entre "se encuentran los fríos propios de la cocina mediterránea, como el gazpacho y la porra". Sin embargo, el "plato estrella" es el típico pescaíto frito malagueño. Los participantes en los festejos también suelen consumir de manera habitual platos que "no tienen nada de veraniegos", como los callos, las berzas y potajes, que "sientan la mar de bien y restituyen todas las fuerzas que se pierden bailando". El jamón y el queso, así como todo tipo de fiambres y la típica tortilla de patatas son otros alimentos bastante demandados por los visitantes al centro histórico. En cuanto a las bebidas, la cerveza, las bebidas refrescantes y, "muy especialmente", el vino de Málaga --del que se consumirán 200.000 litros durante los diez días de Feria-- son los elementos más pedidos. Los jóvenes son precisamente los que más demandan el vino dulce malagueño, pues "no están hechos al sabor de los vinos más amargos, se puede consumir frío y es fácilmente combinable con otras bebidas", explicó Prado.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.