Lufthansa prevé recortar su plantilla entre 6.000 y 7.500 empleados al no alcanzar un acuerdo con los sindicatos

La aerolínea alemana Lufthansa se plantea la posibilidad de recortar su plantilla entre 6.000 y 7.500 empleados al no haber alcanzado un acuerdo con los sindicatos sobre reducciones de costes de personal, según informa el miembro de la junta directiva y director de Operaciones de la aerolínea, Wolfgang Mayrhuber, en un comunicado de prensa distribuido ayer.

La aerolínea alemana Lufthansa se plantea la posibilidad de recortar su plantilla entre 6.000 y 7.500 empleados al no haber alcanzado un acuerdo con los sindicatos sobre reducciones de costes de personal, según informa el miembro de la junta directiva y director de Operaciones de la aerolínea, Wolfgang Mayrhuber, en un comunicado de prensa distribuido ayer. Sin un acuerdo sobre las reducciones de costes,"deberíamos suprimir entre una cuarta y quinta parte de los puestos de trabajo en las actividades de transporte de pasajeros", declaró Mayrhuber, quien añadió que la situación de la compañía "es todavía más dramática de lo que pensábamos hace unas semanas y cada vez es más crítica". El director de Operaciones de Lufthansa señaló que "el volumen de pasajeros de Lufthansa en algunas regiones ha descendido en más de un 30 por ciento y los ingresos en un 20 por ciento". Asimismo, explicó que la facturación semanal desde el 11 de septiembre ha bajado cerca de 8.319 millones de pesetas (50 millones de euros). "Como respuesta a esta drástica situación del mercado, Lufthansa ya ha adoptado medidas para hacer frente a los cambios en el sector aéreo retirando de servicio un total de 28 aviones" comentó Mayrhuber, quien agregó que 51 vuelos de largo recorrido y 244 de medio y corto recorrido han sido suprimidos de los horarios de vuelo y en total se han cancelado 16 rutas. Por otro lado, dentro del plan de ajuste se ha congelado la contratación de nuevos empleados, se han frenado las inversiones y se ha diseñado un paquete de medidas de ahorro. "La junta directiva de la compañía tiene la intención de alcanzar soluciones socialmente compatibles, en cooperación con los sindicatos", afirmó. En este sentido, el director de Lufthansa, Juergen Weber, anunció la semana pasada la introducción de una semana laboral de cuatro días en algunas áreas de la compañía, que supondría un descenso en la renta de los empleados, pero les permitiría mantener su empleo. Asimismo, la junta directiva ya está en conversaciones con representantes de los empleados y sindicatos. Asimismo, Wolfgang Mayrhuber señaló ayer en Berlín que "la seguridad es la mayor prioridad para Lufthansa" por lo que la compañía ha comenzado a instalar en su flota puertas de cabina reforzadas para incrementar los ya altos estándares de seguridad de la compañía. "Todos los aviones de Lufthansa serán equipados con las nuevas puertas en los próximos tres meses", comentó. En este sentido, Mayrhuber añadió que "la mejora de nuestros procesos y los chequeos internos era una práctica habitual en nuestra compañía, incluso antes del 11 de septiembre". Asimismo, explicó que después de los atentados, la aerolínea reaccionó inmediatamente ante la nueva situación de seguridad". Como primera medida, la compañía alemana ha aumentado las revisiones de equipajes, ha incorporado agentes de seguridad en sus vuelos y somete a su personal a controles adicionales. Mayrhuber, que hizo énfasis en el liderazgo de los estándares de seguridad en Alemania, citó como ejemplo el cuidado especial que se tiene en que cada equipaje corresponda a un determinado pasajero. "Nuestro objetivo es conseguir que la regulación internacional sobre seguridad alcance los estándares que prevalecen en Alemania", explicó. En este momento, con la crítica situación que afronta toda la industria de la aviación, Lufthansa no puede absorber más cargas tributarias, dijo Mayrhuber, dando por sentado que el debate en la Unión Europea acerca de un impuesto sobre el combustible ha sido suprimido de las agendas. "Ya hay suficientes aerolíneas que apenas pueden pagar sus facturas de combustible ni hacer frente al aumento de las cargas derivadas de la seguridad adicional en los aeropuertos", subrayó Mayrhuber, quien señaló que "los peligros no proceden de un medio de transporte como el avión sino que se está haciendo un mal uso de los aviones para atacar nuestro sistema y al Estado" La protección contra el terrorismo es en primer lugar y de manera prioritaria responsabilidad del Estado", quiso aclarar Mayrhuber, quien a la vez puntualizó que se está manteniendo un diálogo "muy constructivo" con el Gobierno federal. (HOSTELTUR) 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.