El Gobierno de Baleares pide calma al sector y niega que haya crisis en el turismo de las islas

El director general de Economía del Gobierno de Baleares, Antoni Monserrat, quien participó el jueves en las jornadas «Futur Alcúdia», que cada año se efectúan en este municipio de Mallorca, aprovechó la ocasión para pedir calma al sector turístico balear, en una jornada que se caracterizó por restar importancia al alarmismo que en el sector turístico español en general y balear en particular, han generado los atentados terroristas del 11 de septiembre en Estados Unidos.

El director general de Economía del Gobierno de Baleares, Antoni Monserrat, quien participó el jueves en las jornadas «Futur Alcúdia», que cada año se efectúan en este municipio de Mallorca, aprovechó la ocasión para pedir calma al sector turístico balear, en una jornada que se caracterizó por restar importancia al alarmismo que en el sector turístico español en general y balear en particular, han generado los atentados terroristas del 11 de septiembre en Estados Unidos.Para ejemplificar sus palabras, Monserrat mostró cifras que avalan que los atentados del 11 de septiembre no han supuesto una caída del sector turístico en Mallorca. «Nos encontramos en un ciclo turístico largo», comentó y añadió: «pero era un ciclo de crecimiento económico que antes del 11 de septiembre ya empezaba a mostrar síntomas de ralentización. Ahora hay que evitar que el 11 de septiembre represente una caída en barrena». Para Monserrat, el principal problema al que se enfrenta el turismo "es a las consecuencias de la psicología de masas, pero hasta el momento estas consecuencias no se han dejado sentir en demasía" y añadió que en julio las plantillas del sector del transporte aéreo se reducían en un 3.4% respecto a las mismas fechas de 2000, mientras que las plantillas del sector de la hostelería subían un 4%. Los últimos datos recogidos (30 de septiembre de 2001) revelan que las plantillas del sector aéreo decrecen un 3.5% respecto al pasado año, mientras que las de la hostelería han relentizado su crecimiento, ahora en un 1%. El directivo precisó que estos datos son muy similares a los que se manejaban en 1996, año que entonces fue considerado como una «buena temporada». Por su parte, los hoteleros que asistieron a las jornadas anuales «Futur Alcúdia» pusieron en duda la veracidad de estos datos y aseguran que la psicosis que han provocado los atentados están agravando las consecuencias de una mala temporada. En tal sentido, el vicepresidente de la Federación Hotelera de Baleares, Ignasi Esteve, afirma que los atentados terroristas está provocando han una congelación de las reservas. «La planta hotelera, que ya venía de un año que no era bueno, tendrá que adelantar el cierre de la temporada», aseguró Esteve. Según los hoteleros baleares, las reservas en el mercado alemán, el principal de la isla, habían bajado entre un 15 y un 20% entre los meses de febrero y julio de este año, situación que auguraba una mala temporada, "no obstante se recuperó entre el 20 de julio y el 8 de octubre, pero desde entonces ha habido una bajada importante de reservas", afirman fuentes de los hoteleros. Donde se pudo observar en estas jornadas de Alcúdia cierto rebrote de optimismo es por parte de los turoperadores, quienes aseguran que los europeos lo que realmente han hecho es "aplazar sus viajes, no suspenderlos" y por tal motivo consideran que las expectativas a largo plazo son buenas. Es más, Ignasi Esteve y Frank Laurich, portavoz de Preussag-TUI, quienes participaron en la mesa redonda que analizó las repercusiones de la crisis en el turismo balear, piensan y así lo afirmaron durante el debate, que la actual crisis motivada por los atentados terroristas en Estados Unidos, lejos de perjudicar a Baleares, terminará por beneficiarla. En tal sentido, Laurich comentó que "estas crisis generan un declive en la venta de viajes, pero luego la gente comienza a viajar nuevamente, porque sólo postergan su viaje. Eligen destinos que conocen como el caso de las islas y, en lo que respecta a los alemanes, nuestras encuestas indican que mantienen su interés en viajar". Esteve, por su parte apuntó que "el invierno será crudo, pero soy optimista para la próxima temporada alta. Creo que las islas serán uno de los destinos más beneficiados. Si es así, volveríamos a tener turistas prestados". Otros profesionales que intervinieron en el debate, como Xavier Roselló, manifestaron su preocupación por una tendencia alarmista que después de los atentados se ha hecho presente en el sector, "no se puede decir que la temporada haya sido catastrófica y las consecuencias del 11 de septiembre sólo son psicológicas. Pese a que las reservas hayan caído un 20 por ciento, no se puede asegurar que esto continúe, y no debemos crear más alarmismo". (HOSTELTUR) 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.