Diario 5325 17.07.2018 | 19:43
Hosteltur: Noticias de turismo

España : Los hoteleros de la costa catalana prevén una bajada de la ocupación del 5 por ciento este verano

3 julio, 2002
El sector turístico catalán prevé una ligera disminución de la ocupación hotelera durante este verano en las costas catalanas, que giraría alrededor de un 5 por ciento. La razón es el aumento de las plazas y la recesión del mercado británico y alemán, según diversas fuentes consultadas por Europa Press. En agosto, sin embargo, los hoteleros catalanes esperan rozar la plena ocupación, como los años anteriores.
El sector turístico catalán prevé una ligera disminución de la ocupación hotelera durante este verano en las costas catalanas, que giraría alrededor de un 5 por ciento. La razón es el aumento de las plazas y la recesión del mercado británico y alemán, según diversas fuentes consultadas por Europa Press. En agosto, sin embargo, los hoteleros catalanes esperan rozar la plena ocupación, como los años anteriores. Según fuentes del sector, este año los turistas tienden a hacer las reservas a última hora, por lo que todavía es una incógnita qué sucederá en septiembre y cómo transcurrirá el conjunto de la temporada. Las bajadas se prevén sobre todo en la zona de la costa, mientras que en Lleida calculan que tendrán ocupaciones similares a las del año anterior y en Barcelona confían en el éxito del Año Gaudí. El director general de Turismo de Barcelona, Pere Duran, aseguró a Europa Press que "pensamos que este verano será mejor que el del año pasado, no hay ningún motivo para pensar lo contrario". "Hasta ahora conocemos las cifras de los cuatro primeros meses, en que se ha registrado un aumento del 6,6 por ciento en relación al mismo periodo de 2001", explicó. Duran subrayó que durante el verano "se notará" la celebración del Año Internacional Gaudí, "que está funcionando muy bien". El director general de Turismo de Barcelona recordó el éxito del turismo de congresos y convenciones en junio y julio con encuentros como los del Rotary, el congreso sobre el Sida y la reunión de programadors de Microsoft. En opinión de Duran, "todo esto hace pensar que tendremos un veramo mucho mejor que el del año 2001". El gerente de la Asociación de Hostelería de la Costa Brava, Martí Sabrià, explicó que "los hoteles pequeños y familiares irán bastante bien, mientras que el turismo masivo de grandes hoteles que trabajan con turoperadores se verá reducido". Según Sabrià, agosto será similar al año pasado y los establecimientos turísticos rozarán la plena ocupación, mientras que este mes estima una disminución del 3 o el 4 por ciento respecto a julio de 2001, en que registraron una ocupación del 92 por ciento. En su opinión, "los hoteleros confían en las compras de última hora y el turismo español, pero este año no será tan bueno como el año pasado". "Hasta mayo, los efectos del 11 de septiembre fueron beneficiosos porque se desvió turismo a Catalunya, tendremos que esperar a septiembre y octubre para ver como irá", agregó. El presidente de la Federación de Hostelería de Tarragona, Mateu Casal, señaló que en mayo y junio la ocupación bajó entre un 5 y un 6 por ciento y se situó en un 70 por ciento. Casal indicó que "no podemos decir exactamente cómo irá julio, agosto y septiembre porque hay mucha gente que se apunta a última hora". Según Casal, "si todo va bien desde mediados de julio y durante todo agosto estaremos a tope". Aún así, recordó que "este año existen más de 5.000 nuevas camas en la Costa Daurada, los problemas de ingleses, alemanes y rusos nos afectan bastante y las reservas no son lo suficientemente fluidas". "Todo dependerá de septiembre", añadió. El vicepresidente del Patronato de Turismo de Lleida, Lluís Segalas, hizo una valoración "positiva" sobre las previsiones para este verano porque se dará una "consolidación" del turismo de los últimos años. El Patronato de Lleida calcula obtener una ocupación del 75 por ciento en agosto y del 50 por ciento en julio y septiembre, cifras similares al verano anterior. Las zonas más visitadas serán las comarcas del Pirineo. Segalas dijo que "en el turismo de interior no esperamos una caída, como sucede en otros lugares, en Lleida no nos afectará porque los operadores especializados en turismo de sol y playa no son clientes potenciales para nosotros". Según la Federación Catalana de Campings, el turismo español se mantendrá, mientras que el turismo extranjero tenderá a la baja, sobre todo en el caso de Alemania y Gran Bretaña. Como contrapartida, aumentará el turismo de Bélgica y Holanda y los bungalows tendrán una ocupación del ciento por ciento en julio y agosto, igual que en temporadas anteriores. El presidente de la Asociación Turística de Apartamentos, Lluís Torrent, manifestó que este verano será "similar" al anterior y en agosto rozarán la plena ocupación, mientras que en las dos primeras semanas de julio "podría bajar un 5 por ciento".

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios

Esta noticia no tiene comentarios.