Diario 5325 18.07.2018 | 03:26
Hosteltur: Noticias de turismo

España: La bajísima ocupación provoca el cierre de hoteles en pleno verano en Mallorca

9 julio, 2002
La escasa ocupación en los hoteles de la costa mallorquina ha provocado el cierre de varios de ellos, pero otros sopesan la posibilidad de no poder seguir funcionando a partir del mes de septiembre debido a que la situación empeorará aún más, según indicaron fuentes del sector.
La escasa ocupación en los hoteles de la costa mallorquina ha provocado el cierre de varios de ellos, pero otros sopesan la posibilidad de no poder seguir funcionando a partir del mes de septiembre debido a que la situación empeorará aún más, según indicaron fuentes del sector. El cierre de establecimientos se ha llevado a cabo en el norte de la isla, en el Levante, en el sur y en s´Arenal de Palma, en una época en que no sólo todos deberían estar operando, sino que lo habitual es que lo hagan con ocupaciones superiores al 90 por ciento durante las primeras dos semanas de julio, y con un 100 por ciento en las siguientes. En s´Arenal de Palma hay unos cuatro hoteles cerrados, según informó la asociación de la zona, y la patronal de Cala Rajada también ha registrado el cierre de varios pequeños establecimientos debido a que la ocupación no era suficiente para subsistir, y lo propio han comentado hoteleros de Cala Figuera respecto a lo sucedido en su área, donde "ni siquiera hay buena ocupación en los hoteles que están en garantía". En Sant Antoni de Eivissa hay actualmente 18 hoteles cerrados. La media de ocupación existente en las zonas más activas de la isla ronda el 60 por ciento, y en algunos casos, como Cala Rajada, apenas supera el 50 por ciento. Empresarios consultados por este diario han señalado que "los hoteles cerrados podrían reabrir dentro de dos semanas y, si no lo hacen, ya permanecerán cerrados durante toda la temporada". Los hoteleros se preocupan por el día a día, ya que agosto aún no está cerrado, pero observan con pavor el mes de septiembre, ya que las ventas son muy bajas. Empresarios de todas las zonas han coincidido en que el nivel de reservas actual llega a cubrir apenas el 25% ó 27% de sus plazas. Con el transcurso de los días, dichos porcentajes se incrementarán, pero se teme que no será suficiente para que la apertura de los hoteles sea rentable. Los industriales consultados creen que "muchos hoteles no podrán seguir abiertos en septiembre" y cerrarán tras la finalización de agosto. En todo caso, creen que buena parte de la planta hotelera no podrá abrir en octubre, y la práctica totalidad de la misma estará cerrada el 15 de octubre. La federación hotelera ha estudiado la marcha del sector de alojamiento y de la oferta complementaria durante la primera semana de julio y ha detectado descensos de la ocupación hotelera de 30 puntos, a lo que se añade la bajada de ingresos de la restauración del 50 por ciento, del alquiler de coches un 20 por ciento, al igual que la facturación de los taxis y la venta de excursiones, que también han bajado en 20 puntos durante este verano. Los empresarios turísticos creen que es hora de lanzar un plan de promoción de gran alcance porque, si bien entienden que esta temporada está perdida, esperan remontar la situación para el año próximo y, para ello, proponen no sólo la clásica publicidad de las islas, sino la puesta en marcha de planes que permitan la visita de agentes de viajes y periodistas a Balears. Un hotelero que manifestó su interés en este tipo de promoción es Jordi Cabrer, presidente de la hostelería de s´Arenal de Palma. "Hay que hacerles ver que son bienvenidos y que tenemos una infraestructura que funciona". Cabrer quiere que su asociación (una de las más potentes de Mallorca) participe en todo tipo de ferias para hacer propaganda de la zona. En septiembre asistirán a la feria cicloturista de Colonia (Alemania), a fin de atraer más deportistas. En noviembre estarán en todas las ferias europeas, como la londinense WTM, la presentación del catálogo de Thomas Cook y la de ITS-Rewe. Además, "tenemos que entrar en mercados como Chequia, a fin de tener una alternativa a los clásicos". Otros hoteleros, como el caso de Matías Barceló, de Cala d´Or, abogan por una "promoción positiva", consistente en destacar la oferta de calidad de la isla, y en mejorar el servicio que se da a los turistas a fin de que estos vean que son apreciados. Otros empresarios han indicado que "debe empezar una revolución" en este campo y han citado expresamente a la oferta complementaria como uno de los subsectores donde existe un mayor déficit en el trato que se da a los visitantes. Varios hoteleros consultados han manifestado que la conselleria de Turismo debe también hacer una aportación y diseñar este mismo verano un gran plan para iniciar la promoción de Balears. (M. M., Diario de Mallorca, 09/07/02)

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios

Esta noticia no tiene comentarios.