Diario 5429 15.11.2018 | 11:24
Hosteltur: Noticias de turismo

España: Renfe gana cuota al avión entre Madrid y Barcelona antes de usar la línea AVE

29 agosto, 2002
La pugna por el mercado de transporte en el corredor de más tráfico de España, el Madrid-Barcelona, se va a disparar con la apertura a finales de este mismo año del tramo Madrid-Lleida, que equivale a dos terceras partes de la nueva línea de alta velocidad.
La pugna por el mercado de transporte en el corredor de más tráfico de España, el Madrid-Barcelona, se va a disparar con la apertura a finales de este mismo año del tramo Madrid-Lleida, que equivale a dos terceras partes de la nueva línea de alta velocidad.La pugna por la ruta con más movilidad de España se convertirá en una guerra abierta desde finales de este año, fecha prevista para la puesta en servicio de dos tercios de la línea de alta velocidad Madrid-Barcelona, en concreto, el tramo Madrid-Lleida, 450 kilómetros de nuevo trazado que deberían permitir a los trenes circular a más de 300 kilómetros por hora. Desde ese momento, Renfe tiene previsto ofrecer servicios competitivos entre las dos mayores ciudades del país con un tiempo de viaje en el entorno de las cuatro horas. Dos años después espera ofrecer el verdadero servicio de alta velocidad entre Madrid y Barcelona, con un tiempo de viaje de dos horas y media. De momento, y antes de que se abra la nueva infraestructura, la pugna se ha empezado a decantar a favor del tren. En 2001 el número de viajeros de Renfe creció en esa ruta cuatro veces más que la suma de pasajeros de Iberia, Spanair y Air Europa, las tres aerolíneas que prestan servicio en el corredor, y que al mismo tiempo se encuentran inmersas en una dura pugna por arrebatarse mercado. Como consecuencia del mayor ritmo de crecimiento del tren, este modo de transporte ha arrebatado cuota de mercado al avión, 0,5 puntos básicos, y ha alcanzado el 12,4% del número de viajeros entre ambas ciudades que han utilizado los servicios de Renfe, Iberia, Air Europa y Spanair. En total, Renfe transportó 571.000 viajeros ese año, una cifra superior en el 6,3% a la del ejercicio 2000. Las tres aerolíneas movieron entre ambas capitales en 2001 un total de 4,031 millones de pasajeros, sólo el 1,5% más respecto al año 2000. Las cifras del sector aéreo reflejan sin duda el impacto del 11 de septiembre y la crisis de demanda del último trimestre, pero resulta chocante que el tren gane mercado cuando ofrece un servicio todavía poco competitivo. El convoy más rápido tarda seis horas y media, y las frecuencias diarias son escasas si se comparan con el avión, sólo cinco trenes diurnos y dos nocturnos (existe un tercero por la noche pero realmente es un tren que presta servicio entre Barcelona y Sevilla). Para atraer clientela, Renfe empezó a utilizar hace algo más de un año remolques Talgo de nueva generación, dotados con sistema de cambio de ancho de vía, que son los mismos que usará cuando se abra el tramo de alta velocidad Madrid-Lleida, de ancho internacional, y cuya prolongación hasta Barcelona será la actual línea de ancho Renfe. Además, la empresa pública renovó el servicio a bordo de los trenes, capaces de circular a 200 kilómetros por hora, en busca del viajero de negocios, y ha llevado a cabo una agresiva política comercial. La apertura en diciembre de esos dos tercios de la nueva línea de alta velocidad supondrá una revolución en el servicio ferroviario, y elevará las posibilidades de Renfe de arrebatar clientela al avión, sobre todo del segmento business, que es el verdadero caballo de batalla entre las operadoras en todas las rutas por su rentabilidad. Esta pelea es más dura en el Madrid-Barcelona, pues la proporción de este tipo de usuarios es alta. Aunque guarda su estrategia en el más absoluto secreto, Renfe prepara a partir de la puesta en servicio de la línea AVE hasta Lleida una fuerte ofensiva comercial en la ruta Madrid-Barcelona, que implica reducción de tiempos de viaje, mejora del servicio a bordo y del embarque y campañas promocionales. Las aerolíneas, por su parte, no se han quedado paradas. Iberia, que achaca su pérdida de cuota en 2001 a la huelga que los pilotos desarrollaron en verano y al recorte de la oferta tras los sucesos del 11-S, ha mejorado la gratificación con puntos Iberia Plus a los viajeros de la ruta y tiene en marcha una nueva tarjeta de pago y embarque en los aviones del Puente Aéreo. Spanair, por su parte, ha elevado sus frecuencias diarias, al igual que Air Europa, y ofrece una garantía de puntualidad si la causa del retraso es imputable a la compañía. Precisamente, la evolución del negocio del Puente Aéreo de Iberia fue comentada ayer por un analista de HypoVereinsbank, Uwe Weinreich, en declaraciones a la publicación en Internet Aviation Now. Según Weinreich, Iberia tiene expectativas de incrementar sus beneficios a corto y medio plazo, pero advirtió que la puesta en marcha del tren de alta velocidad entre Madrid y Barcelona 'puede ser motivo de preocupación'. Por otra parte, Iberia ha lanzado las primeras ofertas de otoño para viajar en España y Europa. (J. Ch., diario Cinco Días, 28/08/02)

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.