Diario 5485 21.01.2019 | 06:18
Hosteltur: Noticias de turismo
Tendencias

Realidad virtual, aumentada y mixta para el turismo MICE: pros y contras

Google, Facebook, Samsung y Microsoft están invirtiendo grandes sumas en esta tecnología 12 diciembre, 2018
  • Las gafas de realidad virtual crean un mundo a nuestro alrededor pero nos aíslan del entorno físico que nos rodea
  • La realidad aumentada permite proyectar imágenes y datos en pantallas de smartphones y gafas especiales
  • La realidad mixta, todavía en desarrollo, abre todo un nuevo mundo de posibilidades en entornos hiper-reales

Grandes compañías como Google, Facebook, Samsung y Microsoft están invirtiendo miles de millones de dólares en el desarrollo de la realidad virtual, la realidad aumentada y la realidad mixta "de modo que pronto comenzaremos a ver esos diseños aplicados en el turismo de reuniones", según apuntó el experto en tecnologías Corbin Ball en la feria IBTM de Barcelona. Sin embargo, no es oro todo lo que reluce con estas innovaciones.

Realidad virtual

Las gafas de realidad virtual que ya se usan en centenares de video-juegos han comenzado a usarse también en el turismo de congresos y convenciones.

Por ejemplo, estos dispositivos son usados en ferias como la IBTM para mostrar los espectaculares paisajes de un parque natural donde una empresa está pensando organizar un viaje de incentivos.

O también para mostrar cómo son por dentro las habitaciones de un hotel, una sala de reuniones...

"La oficina de turismo de British Columbia, o las cadenas hoteleras Shangri-La y Marriott ya usan la tecnología, que puede ser muy efectiva cuando vendes algo tan complejo y caro como una reunión para decenas, centenares o miles de participantes", explica Corbin Ball.

Otra aplicación de realidad virtual permitirá la asistencia virtual a eventos en directo (conciertos, conferencias, partidos de la NBA) que en realidad se estarán celebrando a miles de kilómetros de distancia, "aunque esto tardará algo más en llegar al mercado", indica.

Limitaciones de la realidad virtual

No obstante, la realidad virtual presenta aún una serie de limitaciones e inconvenientes técnicos.

"Para comenzar, es un mercado fragmentado, con diferentes tipos de tecnología y dispositivos que a menudo no son compatibles entre sí", explica Corbin Ball.

Otro inconveniente es el precio de las gafas de realidad virtual. Aunque existen modelos de cartón que se venden por 5 euros, los más sofisticados llegan a costar 1.500 euros.

Por otra parte, "las proyecciones de realidad virtual no son un vídeo convencional, sino un nuevo medio, por tanto hay que ir probando todavía cómo funciona mejor y sus potencialidades".

Además, el uso de esta tecnología puede ser algo lento cuando se trata de mostrar algo a muchas personas y se dispone de un número limitado de gafas especiales. "Tras cada uso es necesario limpiar las gafas, ajustar controles y la gente tiene que acabar haciendo cola para probarlo".

Quizá la principal limitación de la realidad virtual sea que nos aísla del mundo físico, para proyectar ante nosotros un entorno generado por ordenador.

Como sistema de entretenimiento, la realidad virtual está funcionando muy bien en la industria de los video-juegos, pero el exigente sector MICE demanda una mayor interacción con el entorno y las personas.

Realidad Aumentada

La realidad aumentada permite proyectar datos e imágenes sobre las cosas que vemos a través de un dispositivo como las Google Glass o la pantalla de nuestro smartphone, como por ejemplo en el videojuego Pokemon Go.

Según explica este experto, la realidad aumentada que ya está disponible en el mercado a través de aplicaciones para smartphones y tablets presenta varias ventajas: "Se puede usar fácilmente en reuniones de grupos, funciona sin problemas y los modernos móviles de hoy en día están preparados para esta tecnología".

"Sin embargo, las Google Glass fracasaron, quizá porque tenían un aspecto algo estrafalario y a la gente le daba apuro usarlas, y su precio además era muy elevado", explica Corn Ball.

No obstante, añade, los nuevos modelos de gafas de realidad aumentada que están apareciendo en el mercado "parecen ya gafas normales", lo que podría ayudar a popularizar su uso, dependiendo del precio con el que lleguen al mercado.

Realidad mixta

Otro dispositivo que ha creado muchas expectivas son las gafas holográficas. Cuando el usuario las lleva puestas, puede ver hologramas a su alrededor: mapas, objetos, etc. De esta manera, se crea un nuevo entorno o "realidad mixta".

Según vaticina Corbin Ball, las tecnologías de realidad aumentada y de realidad mixta tendrán más aplicaciones y viabilidad en el turismo de reuniones, dado que no aíslan al usuario (a diferencia de la realidad virtual) sino que aprovechan el entorno.

"Por ejemplo, podremos ver un plato en tres dimensiones frente a nosotros en la mesa del restaurante cuando consultemos la carta; ver cómo aparece una jirafa o una ballena en mitad de una sala de reuniones; cómo se crean mapas, infografías 3D, etc, ante nosotros; ver a alguien en el escenario como si realmente estuviera ahí, etc".

No obstante, también hay inconvenientes. "La tecnología de realidad mixta también está fragmentada y presenta problemas de incompatibilidades; los precios de las gafas-auriculares va de los 2.300 a 3.500 euros; y al tratatarse de un nuevo medio, todavía se están investigando sus posibles usos".

En el mundo de la realidad mixta, la tecnología que está siendo desarrollada por la compañía Magic Leap (en la que participan varios gigantes tecnológicos) también está creando muchas expectativas, tal como muestra el siguiente vídeo.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.