Diario 5330 23.07.2018 | 14:19
Hosteltur: Noticias de turismo
Supuso una inversión de 1.000 millones de euros

El túnel del AVE que une España y Francia solicita concurso de acreedores

No logra un acuerdo para refinanciar la deuda de la infraestructura 18 julio, 2015

El túnel del AVE bajo los Pirineos que une España y Francia ha solicitado concurso voluntario de acreedores ante la imposibilidad de alcanzar un acuerdo para reestructurar su deuda ni con sus bancos acreedores ni con los gobiernos de ambos países, promotores de una infraestructura que supuso una inversión de 1.000 millones de euros.

ACS y la francesa Eiffage, las constructoras que en 2003 se adjudicaron el contrato de construcción y posterior explotación de este túnel, actualmente en servicio, presentaron ayer la solicitud de concurso ante el Juzgado de lo Mercantil de Girona, según informaron en un comunicado.

Se trata de un tramo de AVE de 44,4 kilómetros de longitud, de los que 8,3 kilómetros corresponden al túnel construido bajo los Pirineos. El proyecto supuso una inversión de 1.000 millones de euros, de los que unos 600 millones corresponden a financiación pública aportada por España, Francia y la UE.

TP Ferro, la sociedad constituida al 50% por ACS e Eiffage para ejecutar y explotar este túnel, ya había solicitado tutela de la Ley Concursal en marzo. Entonces se acogió al preconcurso y se dio un periodo de cuatro meses para reestructurar la deuda, vencida desde el pasado 31 de marzo.

La empresas reponsables del túnel, ACS e Eiffage, garantizan el servicio en las mejores condiciones mientras se resuelve esta situación. #shu#La empresas reponsables del túnel, ACS e Eiffage, garantizan el servicio en las mejores condiciones mientras se resuelve esta situación. Imagen Shutterstock

No obstante, el túnel se ve abocado ahora al concurso, "al no haber sido posible alcanzar en este tiempo un acuerdo sobre la deuda con los acreedores y con los gobiernos de España y Francia".

ACS e Eiffage manifiestan su confianza de que la solicitud de concurso "establezca un nuevo periodo de tiempo para conseguir dicho acuerdo".

"El objetivo sigue siendo alcanzar rápidamente un acuerdo con todas las partes implicadas en el proyecto que aporte una solución definitiva a la situación de precariedad actual y a la falta de sostenibilidad del modelo económico-financiero de la infraestructura", indican las empresas.

Continúa la explotación

Mientras tanto, las empresas aseguran haber dotado de medios al túnel para garantizar la continuidad de la explotación y que pueda seguir canalizando el tráfico de trenes entre España y Francia "con las mismas condiciones de seguridad, fluidez y regularidad".

El túnel del AVE entre Figueres (Girona) y Perpignan (Francia) es el primer tramo de ferrocarril de alta velocidad transfronterizo y una de las grandes obras mundiales de ingeniería civil.

La sociedad de ACS y Eiffage concesionaria de la infraestructura está en negociaciones sobre la deuda con sus acreedores desde 2013, con el fin de reestructurar la deuda sin recurso que contrató en 2005 para financiar la construcción.

El túnel se puso en servicio en diciembre de 2010.El túnel se puso en servicio en diciembre de 2010.

En virtud del sistema de financiación diseñado para la obra, las constructoras adelantaron gran parte de la inversión para su construcción, que posteriormente recuperarían cobrando un canon a los trenes durante el plazo de cincuenta años.

No obstante, el túnel se puso en servicio en diciembre de 2010, un año después de lo inicialmente previsto, y además no conectó directamente con el AVE Madrid-Barcelona-Figueres hasta varios años después.

Con motivo de estos retrasos, en 2009 el Gobierno ya concedió a TP Ferro una compensación de 108 millones de euros y extendió tres años más el plazo de explotación del túnel, con el fin de "garantizar el equilibrio económico" de la concesión.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios

Esta noticia no tiene comentarios.