Diario 5385 25.09.2018 | 14:51
Hosteltur: Noticias de turismo
Cabo Cortés

Un complejo turístico en Baja California enfrenta a una empresa española con grupos ecologistas

El proyecto, cerca de un parque nacional, está valorado en 2.000 millones de dólares 21 mayo, 2011
  • La primera fase del desarrollo ocupará 465 hectáreas, tendrá 7 hoteles y 2.500 viviendas

La empresa constructora alicantina Hansa Urbana ha negado que el complejo turístico Cabo Cortés, que planea construir en el estado mexicano de Baja California Sur, vaya a afectar al arrecife coralino de Cabo Pulmo, ante las denuncias de varias organizaciones ecologistas. El proyecto preve la inversión de unos 2.000 millones de dólares.

Los grupos ecologistas consideran que las obras afectarán al arrecife, de unos 20.000 años de antigüedad y situado a 17 kilómetros del complejo en construcción.

Cabo Pulmo fue declarado en 1995 área natural protegida por las autoridades, y hoy es un parque nacional con 7.111 hectáreas, el 99 % de ellas en el mar.

A juicio del director de Cabo Cortés, Jesús Guilabert, la información difundida por los grupos Greenpeace, Wildcoast/Costa Salvaje, Niparajá, Pro Natura Noroeste, Comunidad y Diversidad y Amigos de Cabo Pulmo "busca desinformar y confundir a la opinión pública".

Explicó que el complejo, que construye la filial Hansa Baja Investments, ocupa parte de un terreno de 3.800 hectáreas, de las cuales 2.500 hectáreas serán de reserva ecológica y 1.300 estarán destinadas para el desarrollo.

Además, Guilabert dijo que el proyecto será levantado en cinco fases, que se completarán en 30 ó 40 años. Cabo Cortés "no va a aparecer de un día para otro", y "crecerá de manera ordenada", manifestó.

8.000 viviendas y 15 hoteles

El ejecutivo detalló que el plan prevé que en el lugar se construyan unos 8.000 condominios, 15 hoteles, una marina náutica y dos campos de golf de 18 hoyos, lo que dará empleo a unas 19.000 personas (8.000 directos y el resto indirectos).

La primera fase del desarrollo ocupará 465 hectáreas y tendrá 7 hoteles, 2.500 viviendas, la marina y uno de los dos campos de golf, lo que Hansa prevé construir en 10 años.

La Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) de Cabo Cortés fue aprobada por la secretaría de Medio Ambiente de México en septiembre de 2008.

Guilabert declaró que las viviendas y los hoteles se edificarán en la única cuenca sin salida al mar de la hacienda, por lo que las descargas de aguas negras irán a una planta de tratamiento de aguas residuales, que una vez tratadas se usarán para regar zonas verdes y campos de golf.

La firma española propuso un convenio a la Comisión Nacional de Áreas Nacional Protegidas (Conanp), el organismo encargado de cuidar Cabo Pulmo, por medio del cual promete entregar cada año 1 millón de pesos (60.000 euros) al parque natural durante 49 años para labores de cuidado y mantenimiento.

Un centenar de ONG pidieron el 14 de marzo pasado "salvar" Cabo Pulmo, y exigieron a las autoridades "que se cancele definitivamente la autorización del megadesarrollo turístico".

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.